General

¿Qué pasaría si de repente la Opep se cambia al euro?

May 21 2003

Por Paul Harris

Hay muchas razones para la obsesión de George Bush hacia Bagdad. En
otros artículos que he escrito para Yellow Times. org, hice alusión
a la no tan obvia razón contra Irak, sino a la guerra de Bush contra
Europa.

De hecho, yo creo que es la razón principal de su fijación contra Irak.
Siempre que una nación decide ir a la guerra, se hacen planes sobre
quién ganará y quién perderá; nadie va a la guerra esperando perder,
pero no siempre el blanco obvio de la agresión es el verdadero motivo
de la guerra.

A veces no se trata de lo que esperas ganar de una guerra sino, más
bien, lo que otro pierde; y no tiene por qué ser tu enemigo declarado
quien esperas que cargará con las pérdidas.

En este caso, la víctima esperada por Bush es la economía europea,
la cual es robusta y probablemente se haga más fuerte en el futuro
cercano.

La entrada de Gran Bretaña en euro es inevitable; Escandinavia se
unirá más temprano que tarde. Ya, incluso en esos países, habrá
10 nuevas naciones miembros en Mayo de 2004, lo cual inflará el PIB
de la Unión Europea a cerca de $9.6 trillones, con 450 millones de
personas, en contraste con $10.5 trillones y 280 millones
de personas en los EEUU. Esto representa un bloque formidable de
competencia para los EEUU, pero la situación es mucho más compleja de
lo que revelan estos números y mucho de ello depende para el futuro
de Irak.

Yo he escrito antes, como muchos otros, que esta guerra se debe al
petróleo. Seguro que hay otras razones, pero el petróleo es la fuerza
que más la impulsó. No de la manera que podría esperarse, sin embargo.
No es tanto que se crea que hay enormes reservas de petróleo sin
explotar en Irak y que no han sido explotadas debido a lo anticuado
de su tecnología; no es tanto el deseo de Norteamérica de poner sus
sucias manos sobre ese petróleo. Es más bien por las sucias manos que
los norteamericanos quieren mantener alejadas de él.

Lo que precipitó todo esto no fue el 11 de Septiembre, ni un repentino
darse cuenta de que Sadam seguía siendo un tipo repugnante, ni el cambio
de liderazgo en USA. Lo que precipitó esto fue lo que hizo Irak el 6 de
Noviembre de 2000 al cambiarse al euro como la moneda con la cual hacer
sus transacciones petroleras. En el momento del cambio pudo parecer tonto
que Irak estuviera renunciando a tal cantidad de ganancias petroleras
para hacer una declaración política.

Pero esta declaración política se hizo, y la depreciación constante del
dólar contra el euro desde entonces significa que Irak ha obtenido buenas
ganancias al cambiar sus reservas y su divisa para hacer transacciones.

El euro ha ganado cerca del 17% sobre el dólar desde ese momento, lo que
también se debe aplicar a los $10 billones que están en el fondo de reserva
de las Naciones Unidas «petróleo por comida» de Irak. La pregunta que surge,
y la que se hizo George Bush, es: ¿Qué pasaría si la OPEP, de repente, se
cambia al euro? En una palabra, se arma la gorda.

Al final de la Segunda Guerra Mundial se llegó a un acuerdo en la
conferencia de Bretton Woods que fijó el valor del oro a $35 la onza y
esto se convirtió en el Standard internacional con el cual se medían las
divisas.

Pero en 1.971 Richard Nixon sacó el dólar del patrón oro y desde entonces
el dólar ha sido el instrumento monetario global más importante, y sólo
USA puede producirlo. El dólar, ahora una moneda sin respaldo, está alto a
pesar del déficit récord de cuenta corriente y el estatus de USA como la
principal nación deudora. La deuda de USA, el 4 de Abril de 2002, era
de $6.021 trillones contra un PIB de $9 trillones.

El comercio entre las naciones se ha convertido en un ciclo en el cual
USA produce dólares y el resto del mundo produce lo que los dólares
pueden comprar. Las naciones ya no comercian para lograr ventajas
comparativas, sino más bien para lograr los dólares que necesitan
para el servicio en dólares de sus deudas externas; y para acumular
dólares como reserva, a fin de mantener el valor de cambio de sus divisas domésticas.

En un esfuerzo por prevenir ataques especulativos, y potenciales ataques perjudiciales a sus divisas, los bancos centrales de estas naciones deben
adquirir y mantener reservas de dólares equivalentes a su propia moneda
circulante.

Este fenómeno — conocido como «la hegemonía del dólar» — es creado con la peculiaridad de que las mercancías críticas, principalmente el petróleo, se denominan en dólares. Todo el mundo acepta dólares porque los dólares pueden
comprar petróleo.

La realidad es que la fuerza del dólar desde 1945 reside en ser la
divisa internacional para las transacciones petroleras globales
(es decir, «petro-dólar»). USA imprime cientos de billones de éstos
sin respaldo alguno; «petrodólares» que son entonces usados por las
naciones para comprar petróleo y energía de los productores de la
OPEP (excepto actualmente Irak y en cierto grado Venezuela).

Estos petrodólares son reciclados por la OPEP nuevamente hacia USA,
vía letras del tesoro u otros activos denominados en dólares, tales
como acciones, bienes inmuebles, etc. El reciclaje de petrodólares es
el precio que USA ha extraído desde 1973 de los países productores de
petróleo por su tolerancia al cártel exportador de petróleo.

Las reservas de dólares deben ser invertidas en activos norteamericanos,
lo cual produce un excedente en cuentas de capital para la economía de
USA. A pesar del pobre funcionamiento del mercado durante el año pasado,
el valor de las reservas norteamericanas está todavía un 25% más alto y
el comercio un 56% por encima de su valor comparado con los mercados
emergentes.

El excedente de las cuentas de capital financia el déficit comercial.
Puesto que USA imprime los petrodólares, ellos controlan el flujo de
petróleo, y punto.

Como el petróleo se paga en dólares y el dólar es la única divisa para
negociar el petróleo, se puede llegar a la conclusión de que USA posee
el petróleo del mundo gratis.

Entonces, ¿qué pasaría si la OPEP como grupo decidiera empezar a negociar
petróleo en euros? Explosión económica. Las naciones consumidoras de
petróleo tendrían que hacer salir sus dólares de las reservas de sus
bancos centrales y reemplazarlos por euros. El valor del dólar se vendría
abajo y las consecuencias serían las que podrían esperarse de cualquier
colapso de divisa e inflación masiva (piénsese en Argentina, por ejemplo);
los fondos extranjeros podrían salir atropelladamente del mercado de
valores norteamericano, y habría una huida de los bancos de los activos
en dólares como la de 1930; el déficit presupuestario se incumpliría, y
así sucesivamente.

Y esto sólo en USA. Japón sería golpeado duramente a causa de su total
dependencia del petróleo extranjero y su increíble sensibilidad al dólar estadounidense.

Si la economía de Japón cae, caería también la de muchos otros países,
especialmente los Estados Unidos, en un efecto dominó.

Este es el efecto potencial de un «repentino» cambio a euros. Un cambio
más gradual podría ser manejable, pero aun esto cambiaría el balance
financiero y político del mundo. Dado el tamaño del mercado europeo, su
población, su necesidad de petróleo (Europa importa más petróleo que USA),
podría rápidamente el euro convertirse de hecho en la moneda Standard
para el mundo.

Existen algunas buenas razones para que la OPEP como grupo empiece a
valorar el petróleo en euros. Hay pocas dudas para que puedan disfrutar
con la oportunidad de hacer una declaración política después de tantos
años de tener que rebajarse ante USA, pero hay sólidas razones económicas
también.

El poderoso dólar ha reinado supremo desde 1945, y en los últimos años
ha ganado aún más terreno con la dominación económica de USA. A finales de
los 90, más de las cuatro quintas partes de las transacciones en moneda
extranjera, y la mitad de todas las exportaciones mundiales, fueron hechas
en dólares.

El objetivo de la guerra de Bush contra Irak, por supuesto, es asegurarse
el control de estos campos petroleros y revertir su valor a dólares,
para luego incrementar exponencialmente la producción y así forzar los
precios a bajar.

Finalmente el objetivo de la guerra de Bush es amenazar con tomar
acciones significativas contra cualquiera de los productores de petróleo
que pudieran cambiarse al euro.

A largo plazo, no es realmente Sadam el objetivo, es el euro y, por
supuesto, Europa. USA no va a cruzarse de brazos tranquilamente y dejar
a esos advenedizos europeos tomar las riendas de su destino y mucho menos de
las finanzas del mundo. Por supuesto, todo depende de que el loco plan de
Bush, no se convierta en el desencadenante de una Tercera Guerra Mundial,
como puede suceder.(fin/ON)

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio