General

EE UU, GB, Israel: peligrosos precedentes

Jul 16 2003

Robert Fisk

Hace unos días las fuerzas estadunidenses en Bagdad llevaron 17 toneladas de escombros y polvo a la zona militar secreta del aeropuerto de Bagdad para ser enviadas por vía aérea a Estados Unidos. Ningún periodista informó sobre esta macabra operación, aunque supiera de ella. Los escombros provenían del lugar donde la fuerza aérea invasora cometió una atrocidad, al finalizar el bombardeo de Irak.
Los estadunidenses creían que Saddam Hussein se escondía en el suburbio Mansour y, por tanto, a pesar de saber que era una zona atestada de civiles -la operación no estaría «exenta de riesgos», dijo después uno de los voceros de los invasores, y eso fue lo más cerca que llegó de reconocer que constituyó una grave violación de las convenciones de Ginebra- arrojaron bombas «devastadoras de fortalezas» sobre las casas. Mataron 26 civiles, entre ellos muchos niños.

Pero, ¿dónde estaba Saddam? Un indicio de lo desesperados que están los estadunidenses es que, pasados dos meses de que ocuparon Bagdad, se pusieron a remover los escombros de Mansour. Allá en Estados Unidos pondrán a los científicos a rastrear indicios del DNA de Hussein en esa tierra.

No estoy seguro de que estos precedentes permitan a otros cometer crímenes de guerra en el futuro, o de si la repetición de un hecho permite a otros justificar precedentes pasados. Pero, ¿acaso lo ocurrido en Mansour no le recuerda al lector la pequeña operación de Ariel Sharon en Gaza, hace unos meses, cuando ordenó a un piloto israelí arrojar una bomba masiva sobre un populoso barrio de Gaza, la cual demolió un edificio, mató a un oficial de Hamas y -por esa extraña y hermosa simetría que tienen tales atrocidades- mató a 16 civiles palestinos, entre ellos muchos niños?

En su momento condenamos el asesinato de inocentes cometido por Sharon, que para él fue «un gran éxito». ¿Cómo podríamos hacer lo mismo ahora cuando callamos so-bre nuestros propios crímenes en Mansour?

¿Queremos criticar a los soldados israe-líes por matar brutalmente a balazos a quienes les lanzan piedras en Cisjordania y Ga-za? Bueno, pues mejor pensémoslo bien ahora que los estadunidenses hacen lo mis-mo. Cuando soldados mataron a 16 manifestantes iraquíes en Fallujah, poco después del llamado «fin» de la guerra en Irak, desencadenaron una intifada en ese país. Ahora la matanza de inocentes por fuerzas estadunidenses es cosa de todos los días, y sus «investigaciones oficiales» de los incidentes son tan de tercera categoría (y tan predecibles sus resultados) como la versión israelí.

¿Alguien pretende exigir que se ponga fin a la tortura de prisioneros palestinos en el notorio centro de interrogatorios Complejo Ruso, en el centro de Jerusalén? Ya no tiene mucho caso. Con la muerte de tres prisioneros por golpes o torturas a manos de interrogadores estadunidenses en la prisión de Bagram, en Afganistán, y el escándalo de Guantánamo con sus prisioneros atados, drogados y encapuchados, sus tribunales de pacotilla y sus probables cámaras de muerte podemos olvidarnos de las golpizas israelíes.

Con cuánta vehemencia expresamos nuestra repulsa cuando la indisciplinada soldadesca israelí saqueó y cometió toda clase de atropellos en los hogares palestinos de Ramallah, el año pasado -y oficiales israelíes reconocieron ante mí que tal cosa ocurrió-, pero ya no podemos quejarnos. Porque ahora sabemos que la indisciplinada soldadesca estadunidense (de la tercera di-visión de infantería, para ser exactos) se entregó al pillaje durante los días posteriores a la captura del aeropuerto de Bagdad, robando alcohol, perfumes, cigarrillos y joyas de las tiendas exentas de impuestos, y dejando en el cascarón cinco aviones Boeing de Iraqi Airways (tres 727, un 737 y un Jumbo). Loor a la revista Time -quién lo hubiera dicho- por dar a conocer este hecho. Pero, por favor, no más críticas a los venales soldados israelíes.

Los europeos manifestaron a coro su indignación por el asesinato israelí de palestinos «prófugos», repulsiva práctica que a Tel Aviv y a la BBC les gusta llamar «eliminación selectiva». Pero ahora que Estados Unidos alardea abiertamente de la misma táctica vil -atacando autos en Yemen, convoyes en Irak, aldeas en Afganistán (¿y a quién, por cierto, mataron en su reciente ataque a un convoy, cerca de la frontera con Siria?)-, debemos guardar silencio.

El año pasado los israelíes elaboraron un «informe» a partir de documentos capturados a los palestinos para «probar» que Arafat dirigía actos «terroristas» contra Israel. Los documentos, mal traducidos y alterados, no probaban nada por el estilo. Pero después del mendaz «informe» de Tony Blair anterior a la guerra de Irak, ¿quiénes somos nosotros para criticar a Israel por sus mentiras?

¿Y cómo podríamos volver a protestar por la flagrante violación israelí de la resolución 242 de Naciones Unidas y por su ocupación del territorio palestino, cuando Estados Unidos ocupa todo el antiguo territorio de Irak después de invadir ilegalmente el país, matando miles de sus civiles, apoderándose de sus campos petroleros y sin siquiera haber podido capturar al criminal dictador que sometió brutalmente a su pueblo (para no hablar de las armas de destrucción masiva que no existen)?

Sí, los precedentes son algo peligroso. Pensemos en el suceso emblemático más importante que ha ocurrido en la vida de muchos de nuestros lectores. Una construcción colosal, símbolo del poderío de una nación, fue destruida por «terroristas». De inmediato, el presidente de esa nación firmó un decreto para «proteger al pueblo y al Estado», que estatuía detenciones en masa y el derecho a imponer «restricciones a la libertad personal… y violaciones a la privacidad de las comunicaciones telefónicas (…) y postales y órdenes para catear casas (…)» Luego el gobierno dijo tener «pruebas» de que los «terroristas» cometerían ataques en el territorio del país, dirigidos a destruir «edificios gubernamentales, museos (…) e instalaciones esenciales», que se cometerían actos terroristas contra las personas, contra la propiedad privada y contra la vida y la integridad física de «pobladores pacíficos (…)» Esta legislación permitió al gobernante electo de esa nación embarcarse en una serie de crueles ocupaciones, y al terminar la segunda de ellas anunció que llegaban «no como tiranos, sino como libertadores».

El edificio público destruido por los «terroristas» era el Reichstag, la «legislación de emergencia» que abolió las garantías individuales fue firmada por Hindenburg, la «prueba» de la conjura terrorista fue proporcionada por el gobierno prusiano. El gobernante electo que afirmó estar «liberando» a Austria fue Adolfo Hitler.

Un monstruoso paralelismo, por supuesto: repulsivo, extraño, fuera de toda proporción histórica. Bueno, esperemos que así sea.

© The Independent

———————————————————————————
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan».
Roberto Savio