General

Hoja de ruta llena de baches, peajes y desvíos

Jul 25 2003

Análisis de Peter Hirschberg

JERUSALEN, jul (IPS) Israel y Palestina pisan el freno
mientras transitan por la «hoja de ruta», plan de la comunidad
internacional para la paz en Medio Oriente. El impulso inicial
parece haberse desvanecido.

Las recriminaciones cruzadas de los últimos tres años parecen
agravarse, aunque la tregua se mantiene. Cada una de las partes,
convencida de la validez de sus reivindicaciones, espera que la
otra dé el próximo paso.

Los palestinos quieren que el gobierno conservador de Ariel
Sharon libere a gran cantidad de miembros de organizaciones
armadas presos en cárceles israelíes y que retire las tropas de
Cisjordania.

Mientras, los israelíes insisten en que la Autoridad Nacional
Palestina (ANP) acabe con la actividad de los militantes armados.

El bloqueo amenaza con empantanar la última iniciativa
internacional para la paz en la región, la hoja de ruta formulada
por el denominado Cuarteto, instancia de mediación encabezada por
Estados Unidos e integrada también por la Organización de las
Naciones Unidas, la Unión Europea y Rusia.

Por esa razón, el presidente estadounidense George W. Bush
convocó al primer ministro palestino Mahmoud Abbas (más conocido
como Abu Mazen) y a Sharon a participar en una ronda de
negociaciones en Washington a partir de este viernes.

Todo indica que, si el diálogo no logra un nuevo aliento, la
reunión marcará el comienzo de la decadencia del proceso.

«Sharon quiere imponerse», dijo a IPS el legislador palestino,
ex jefe de negociadores y ex ministro Saeb Erekat. «Dios nos ayude
si Abu Mazen vuelve de Washington con las manos vacías. Aquí se
está armando una gigantesca olla a presión. Es esencial obtener un
cronograma claro y completo para implementar la hoja de ruta.»

Pero el canciller israelí Silvan Shalom insistió en que la
pelota está en la cancha palestina. «Es tiempo de que cumplan con
sus obligaciones de desmantelar la infraestructura del terror y
detener las incitaciones» a la violencia, dijo.

Sharon, que cuenta con ministros de línea dura antiárabe
connotados por su escepticismo, tiene amplio respaldo de la
ciudadanía israelí.

Abu Mazen no puede decir lo mismo respecto de sus compatriotas:
los palestinos están desencantados con su figura, pues, afirman,
no ha logrado arrancar concesiones concretas de Israel. Eso lo
deja bajo una gran presión.

El gobernante árabe ya solicitó a su par israelí la liberación
de una cantidad «significativa» de los 6.500 palestinos presos.
Hasta ahora, Israel ha liberado a 400.

Abu Mazen tampoco logró que Sharon mantuviera el ritmo de la
retirada de tropas de Cisjordania, así como el del
desmantelamiento de asentamientos judíos y de los puestos de
control militar en las rutas en los territorios ocupados.

Los políticos palestinos afirman que han cumplido con gran
parte de sus compromisos a través de la tregua acordada entre las
organizaciones armadas el 29 de junio. Desde esa fecha, la
violencia se redujo dramáticamente. Pero los palestinos recibieron
poco a cambio, advierten sus dirigentes.

«Se supone que Sharon congelaría los asentamientos. No lo hizo.
Se supone que ordenaría la retirada de tropas a las posiciones que
tenían en las vísperas de la intifada (insurgencia popular
palestina contra la ocupación) iniciada en septiembre de 2000. No
lo hizo. Se supone que levantaría los cierres de ruta. No lo
hizo», lamentó Erekat.

Abu Mazen transmitirá esas demandas a Bush, y le pedirá que
presione a Sharon para que levante la prohibición de viajar
impuesta al presidente Yasser Arafat. El primer ministro palestino
recibió críticas por haber accedido a viajar a Washington mientras
Arafat permanece confinado en la ciudad de Ramalá.

Hasta ahora, la estrategia de Abu Mazen ha consistido en
ignorar las críticas del público y del partido Al Fatah, que
lidera Arafat y del que el propio primer ministro es uno de sus
fundadores. Así, se concentra en tratar de que Bush presione a
Sharon para que el gobierno israelí haga concesiones.

La apuesta es alta. Si la estrategia resulta exitosa, Abu Mazen
cree que ganará respaldo popular y que los diversos partidos
políticos no tendrán más opción que apoyarlo. Pero si vuelve de
Washington con poco para mostrar, su periodo como jefe de gobierno
de la ANP podría acortarse.

«Si no se registran avances en Washington, estamos seguros de
que Abbas afrontará una difícil situación, tanto por parte del
pueblo palestino como del Consejo Legislativo», dijo el ministro
de Información Nabil Amr.

El gobierno estadounidense desea apuntalar a Abu Mazen, pues
pretende que su figura sea un contrapeso efectivo ante la de
Arafat, a quien desea marginar.

Pero la mayoría de los palestinos ven a Abu Mazen como un
dirigente impuesto por Estados Unidos. Arafat sólo accedió a la
creación del cargo de primer ministro bajo una intensa presión de
Washington. Un abrazo entre Abu Mazen y Bush en Washington
consolidaría esa impresión.

«Si usted quiere fortalecer a Abu Mazen, señor Bush, logre que
Israel libere prisioneros, congele asentamientos y levante los
cortes de ruta», afirmó Erekat.

Al parecer, Bush solicitará a Sharon que detenga la
construcción de una valla de seguridad a lo largo de la línea que
separa el territorio israelí de Cisjordania, y le advertirá que,
de persistir con las obras, las negociaciones se resentirán pues
habrá una frontera prefigurada.

Por su parte, Sharon pedirá a Bush que presione a la ANP para
que desmantele las organizaciones radicales armadas. El gobierno
israelí cree que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas), la
Jihad Islámica y las Brigadas de Mártires Al Aqsa usan la tregua
unilateral de tres meses para reorganizarse.

Pero «reprimir a Hamas, la Jihad y otras organizaciones
palestinas no es para nada una opción», sostuvo Abu Mazen, que
prefiere el diálogo con los grupos radicales más que el
enfrentamiento, pues teme que eso origine una guerra civil.

Por otra parte, el primer ministro considera que los ataques
israelíes debilitaron a las fuerzas de seguridad palestinas como
para que se hagan cargo de combatir a las organizaciones
radicales.

*****

+ Autoridad Nacional Palestina, en árabe y en inglés
(http://www.pna.org/)

+ Gobierno de Israel, en hebreo y en inglés
(http://www.info.gov.il/)

(FIN/IPS)
—————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan».
Roberto Savio