General

Conservadores antiimperialistas

Oct 17 2003

por Jim Lobe

WASHINGTON, oct (IPS) Expertos en relaciones internacionales y
ex funcionarios de Estados Unidos de un abanico ideológico que va
de la derecha a la centroizquierda se unieron esta semana contra
lo que denominan la política imperial de George W. Bush.

Los participantes de la Coalición por una Política Exterior
Realista acusaron al gobierno de Bush de enfilar en «una dirección
peligrosa, hacia el imperio», en una postura que, aseguran, nunca
fue aceptada por el público estadounidense.

La intención de los 44 firmantes de la carta constitutiva de la
coalición, titulada «Los peligros del imperio», es desafiar las
opiniones unilateralistas y belicistas que han predominado en los
medios masivos de comunicación desde los atentados que dejaron
3.000 muertos el 11 de septiembre de 2001.

Entre los firmantes derechistas figuran el ex asesor del ex
presidente Ronald Reagan, Doug Bandow, hoy en el conservador
Instituto Cato, el director de la revista The American
Conservative, Scott McConnel, y el experto Alan Tonelson, de la
Fundación Educativa del Consejo Empresarial e Industrial.

Más al centro del espectro participan Steven Clemons, de la New
America Foundation, el ex senador y ex candidato presidencial del
opositor Partido Demócrata Gary Hart y el profesor de Relaciones
Internacionales de la Universidad de Harvard Stephen Walt.

Entre los centroizquierdistas se cuentan el ex asesor del ex
presidente Bill Clinton Charles Kupchan, hoy en el académico
Consejo de Relaciones Exteriores, y el analista internacional
Kenneth Sharpe, del Swarthmore College de Filadelfia.

Estos expertos se dedicarán a celebrar foros y conferencias en
todo el país, publicar estudios y artículos de prensa y a
enfrentarse con los micrófonos de la radio y la televisión para
representar el punto de vista «antiimperialista».

«Somos un grupo variopinto de académicos y analistas de todo el
espectro político que creemos que el avance hacia el imperio debe
ser frenado de inmediato», indica la carta constitutiva de la
Coalición.

«Estamos unidos en nuestro deseo de cambiar la política de
seguridad nacional estadounidense hacia medidas realistas y
sustentables, con el fin de proteger intereses vitales del país de
forma consistente con nuestros valores», agrega el documento
conocido el jueves.

«El tiempo para el debate es ahora», pues las políticas
imperiales «pueden ganar impulso con rapidez, con nuevas
intervenciones que azucen nuevos riesgos», advierte.

El lanzamiento de la coalición, cuya lista de miembros no está
cerrada, se registró mientras arrecia la preocupación en el
Congreso legislativo y en el público por las consecuencias de la
invasión estadounidense de Iraq, lanzada el 20 de marzo.

El Congreso discute el pedido de Bush de 87.000 millones de
dólares que se sumarían el año próximo a las operaciones militares
y a la reconstrucción de Iraq y de Afganistán.

Se prevé que la solicitud sea aprobada con modificaciones
apenas menores, pero ya dio origen a inocultadas muestras de
insatisfacción incluso entre legisladores del gobernante Partido
Republicano, que temen que los militares se empantanen en Iraq.

Por otra parte, un nuevo proyecto de ley antiterrorista
presentado por el gobierno es cuestionado por numerosos
legisladores que lo consideran violatorio de los derechos
constitucionales.

Las firmas encuestadoras consideran que la aprobación popular
del público a la política exterior de Bush continúa en una vía
levemente descendente, luego de estabilizarse tras una estrepitosa
caída registrada en el verano boreal.

Los integrantes de la coalición aspiran a reclutar nuevos
integrantes entre expertos y analistas que puedan contribuir a
darle marco al debate en los medios de comunicación. «Por fin
estamos logrando actuar juntos», dijo el experto en relaciones
internacionales Christopher Preble, del Instituto Cato.

Uno de los principales blancos de esta inédita alianza serán
los «neoconservadores», el ala más derechista del gobierno de
Bush, en especial los que rodean al vicepresidente Dick Cheney y
al secretario (ministro) de Defensa Donald Rumsfeld.

La corriente neoconservadora, que tiene origen en demócratas
que abandonaron ese partido porque apoyaban la guerra de Vietnam,
proponen nuevas acciones, bélicas o de otro carácter, contra
Siria, Irán y Corea del Norte, así como el establecimiento de un
dominio militar estadounidense a nivel mundial en el largo plazo.

«Funcionarios del gobierno de Bush rechazan públicamente los
términos ‘imperio’ e ‘imperialismo’, pero la fiebre del imperio
parece haber tomado tanto a la derecha como a la izquierda»,
indicó Preble.

En ese sentido, el neoconservador Max Boot sostuvo hace poco
que «el destino de Estados Unidos es patrullar el mundo», recordó
Preble.

A pesar de las variadas filosofías políticas y de relaciones
exteriores presentes en la coalición, todos sus integrantes
aceptan el principio básico de que perseguir el dominio militar
del mundo será, al fin y al cabo, contraproducente.

«Podemos esperar, y lo estamos viendo ahora, múltiples
equilibrios de poder en contra nuestra. Los pueblos se resisten al
dominio, sin importar cuán benigno sea éste», indica el documento
«Los peligros del imperio».

«El imperio es problemático porque subvierte las libertades de
los ciudadanos a nivel nacional, mientras frustra la voluntad de
los pueblos extranjeros. Una estrategia imperial amenaza con
envolver a Estados Unidos en una especie de guerras innecesarias y
sin recompensa», agrega el texto.

Una estrategia imperial también «amenaza con debilitarnos como
nación, desangrando la economía y elevando nuestros presupuestos
militar y federal», indica.

McConnell advirtió: «Estamos más aislados de la opinión general
de la humanidad que en ningún otro momento de la historia.»

El icono conservador británico Edmund Burke temía acertadamente
a comienzos del siglo XIX que el dominio de Londres sobre el
planeta despertaría oposición mundial y originaría costos que, a
la larga, no podrían solventarse. McConnell dijo coincidir, a
comienzos del siglo XXI, con ese punto de vista.

*****
+Coalición por una Política Exterior Realista, en inglés
(http://www.realisticforeignpolicy.org)

(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio