General

Consumidores de todos los paises, uníos!

Oct 20 2003

Consumidores pero no consumistas

por Mario de Queiroz

LISBOA, oct (IPS) Un grito de guerra sin cuartel contra la
globalización descontrolada y a las agresiones al equilibrio
ecológico del planeta fue lanzado el viernes 17 en la capital
portuguesa, al finalizar el XVII Congreso Mundial de Consumidores.

Para los 600 delegados de 115 países del mundo que forman parte
de Consumidores Internacional (CI, o IC por sus siglas en inglés),
otro poder es posible, con base en lo que su presidente saliente,
Louise Sylvan, describió como «forma activa para combatir los
poderes que perfilan nuestras vidas».

Sylvan afirmó que CI cuenta con integrantes de todas las
culturas y religiones del planeta, y que «en un mundo ideal, todos
los países del mundo deberían contar con un movimiento de los
consumidores fuerte, creíble y con experiencia», aunque reconoció
que eso «es un objetivo difícil de lograr».

Los participantes, procedentes de los cinco continentes,
dialogaron toda esta semana y coincidieron en señalar como sus
principales enemigos comunes a la globalización sin ética y el
neoliberalismo económico extremo, que acarrean serias agresiones
ambientales.

La nueva presidenta de CI, la brasileña Marinella Lazzarini,
sostuvo que será necesario introducir algunos cambios
organizativos, «tales como la descentralización de las grandes
campañas», al existir diferencias regionales en los grandes temas
futuros de la defensa del consumidor.

Citó a modo de ejemplo las cuestiones de la seguridad
alimentaria, el agua potable para todos, los servicios públicos,
el consumo sustentable y los organismos genéticamente modificados,
problemas cuya dimensión y gravedad varía de región a región, y de
país a país.

Para la activista uruguaya Anabel Cruz, «la pobreza y el acceso
al consumo son los mayores desafíos que afronta América Latina»,
una opinión compartida por el keniata Samuel Ochieng, quien añadió
que «la globalización hizo surgir consumidores muy vulnerables, lo
que se convirtió en un enorme problema en Africa».

En Asia, «los problemas no son diferentes, sólo que tal vez más
agudos, debido al ‘efecto demostración’ de los países más ricos de
la región, como Japón, Singapur o Malasia y las zonas francas
chinas de Hong Kong y Macao», comentó la filipina Soledad García.

La británica Sheila McKechnie y el holandés Felix Cohen
apuntaron además que el neoliberalismo también ha provocado
mayores desequilibrios dentro de los países industrializados.

Cohen recordó que ya existe «una enorme cantidad de pobres en
las sociedades desarrolladas», y McKechnie añadió que «las
poblaciones afrontan gravísimos problemas con la globalización
neoliberal, y esto es válido tanto para Gran Bretaña como para el
resto del mundo».

Esas inquietudes fueron interpretadas en la asamblea plenaria
por Mario Soares, ex presidente (1986-1996) y líder histórico del
socialismo democrático de Portugal, invitado especial al congreso.

La globalización en sí «es una buena cosa, que resulta de que
el mundo se ha convertido en una ‘casa común’, con un destino en
lo esencial, igual para todos los seres humanos», pero la visión
del mundo como un mercado sólo ha favorecido a los países más
ricos, opinó el político luso, presidente del Consejo Directivo de
IPS.

Esta «no es una visión universal», ya que «el mundo
subdesarrollado continúa viviendo con sus rutinas, sus
limitaciones, su tiempo propio», y el movimiento de consumidores
«deberá asumir la contradicción efectiva que hoy existe entre
países ricos y pobres, que ha ido agudizándose con la
globalización de las economías», sostuvo.

Según Soares, la globalización está «en una fase perversa, de
capitalismo financiero y especulativo, sin rostro, sin
responsables directos, que tiene como único objetivo el lucro por
el lucro».

Es «una globalización depredadora, un instrumento de dominación
del imperio del capital, o hasta la americanización (en alusión a
Estados Unidos) de la economía mundial», pese a que la Unión
Europea (UE) tiene también «sus pesadas responsabilidades»,
aseveró.

Cuando Estados Unidos comenzó a teorizar sobre «la llamada
‘nueva economía’, se suponía que la globalización disminuiría la
brecha entre países pobres y ricos, entre regiones y personas»,
apuntó el ex presidente portugués.

«Fue eso lo que prometieron, pero no fue eso lo que ocurrió,
sino que se produjo la concentración vertiginosa de capital en las
grandes multinacionales, con presupuestos muy superiores a la
mayoría de los Estados, y el fenómeno de fusión de empresas agravó
la pobreza en el mundo y la concentración de capital», enfatizó.

Soares concluyó que tal fue el origen del «recrudecimiento de
los conflictos sociales y la incomprensión de las diversas
comunidades étnicas y religiosas en relación con Occidente, así
como la indiferencia ante las gravísimas agresiones ecológicas a
que está sujeto nuestro planeta».

Consultado por IPS tras ser largamente ovacionado, sostuvo que
«el comercio no es todo», y mencionó a modo de ejemplo que «el
agua potable, esencial para la vida, no puede ser considerada una
mera mercadería», y tampoco «los océanos y sus riquezas, las
grandes áreas forestales o la salud de los ciudadanos».

Por otra parte, fustigó «el poder de las grandes
multinacionales, que internacionalizan también la comunicación
social, sujeta al dominio de grupos económicos en un proceso de
concentración acelerada, cuestionando las reglas democráticas
fundamentales».

El ex mandatario hizo especial hincapié en la defensa «de los
equilibrios ecológicos del planeta, absolutamente esenciales para
la supervivencia de la humanidad», y en la necesidad de «reglas
que eviten y disciplinen los abusos que incontroladamente son
introducidos, sobre todo por los grandes devastadores de la
naturaleza, que son los países ricos».

También advirtió acerca de la fuerte presión de las
multinacionales sobre la UE, donde pronosticó que será necesaria
«la defensa de los espacios públicos» para evitar la destrucción
«de aquello que tanto nos enorgullece, el modelo social europeo».

Ese modelo, opuesto al estadounidense, «asegura la protección
ante el desempleo, la enfermedad y la vejez, dando a todos un
mínimo de bienestar y de auxilio», aseveró Soares.

Eso «implica también la lucha contra la exclusión social, y el
respeto por la dignidad de los inmigrantes, cuyos derechos y
deberes deben ser iguales» a los de todos los ciudadanos de la UE,
concluyó. (FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio