General

Ataques a Soldados

Nov 14 2003

Un pánico espeso como la sangre
Análisis de Jim Lobe

WASHINGTON, nov(IPS) – El gobierno de Estados Unidos da muestras de
creciente vergüenza y pánico ante la ráfaga incesante de malas noticias
procedentes de Iraq.

Los inesperados cónclaves en la Casa Blanca de L. Paul Bremer, procónsul
de Estados Unidos en Bagdad, y la filtración a la prensa de un informe
pesimista de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) sobre el estado de la
opinión pública iraquí dejaron en evidencia el desequilibrio reinante en
Washington.

La noticia de que al menos 15 soldados italianos y otras 10 personas
murieron este miércoles en un ataque suicida en un cuartel de la hasta
entonces pacífica ciudad meridional de Nasiriya sólo subrayó en Washington
la sensación de que la resistencia iraquí está creciendo y saliéndose de
madre.

«Es una situación dura», dijo Bremer, jefe de la Autoridad Provisional
de Coalición este miércoles en la Casa Blanca.

«Dije repetidas veces durante seis meses, tanto en público como en
privado, que soy optimista y tengo plena confianza en nuestros logros en
Iraq, pero afrontamos días difíciles, como hoy», añadió.

Cuando un periodista le formuló una pregunta sobre el informe de la
CIA, que destaca la creciente desilusión iraquí con la ocupación
estadounidense, Bremer contestó: «Creo que la situación del público iraquí
es, francamente, difícil de cuantificar.» Fue una respuesta inuualmente
insegura viniendo de este funcionario.

Cada vez más iraquíes creen que la ocupación puede ser derrotada y
apoyan a los insurgentes, según el informe del jefe de estación de la CIA en
Bagdad publicado por el diario The Philadelphia Inquirer.

El documento fue entregado a altos funcionarios el lunes, pero parte de
sus conclusiones fueron seleccionadas y filtradas a varios periodistas, en
un intento, según The Philadelphia Inquirer, de «asegurarse de que el
mensaje llegue a (el presidente George W.) Bush».

La fuente del periódico manifestó frustración hacia el ala más
conservadora del gobierno, incluido el vicepresidente Dick Cheney y las
autoridades civiles del Departamento (ministerio) de Defensa, cuyas
declaraciones de optimismo alimentaron los análisis más sombríos en la Casa
Blanca.

Según el documento publicado por el diario, en Iraq reina un elevado
escepticismo acerca de las intenciones reales de Estados Unidos, estimación
corroborada por la empresa encuestadora Gallup en Bagdad.

Por otra parte, el Consejo de Gobierno, integrado por iraquíes a los
que designó la Autoridad Provisoria de la Coalición, carece virtualmente de
apoyo popular, agregó el jefe de la misión de la CIA.

El informe advierte también que aumentan las fricciones entre los
ocupantes y la comunidad chiita musulmana, tanto en Bagdad como en el sur
iraquí, y que la situación podría desembocar en hostilidades abiertas. Esa
eventualidad constituye la peor pesadilla de Washington desde la invasión
lanzada el 20 de marzo.

Los chiitas constituyen al menos 60 por ciento de la población iraquí,
mientras la zona de predominio sunita, en el centro del país, es el
principal foco de los «terroristas» del partido secular y socialista Baath,
leales al depuesto presidente Saddam Hussein, que se desvaneció ante la
invasión.

El informe de la CIA fue anterior al ataque contra los italianos de
este miércoles y del incidente en que un soldado estadounidense mató el
domingo de un disparo al alcalde del distrito chiita bagdadí de Sadr,
designado por Washington.

El gobierno de Bush describió la visita de dos días de Bremer a
Washington como rutinaria, pero las meras circunstancias que la rodearon
eximen de mayores explicaciones.

Por asistir a cónclaves en la capital estadounidense, Bremer debió
cancelar una largamente planificada reunión en Bagdad con el primer ministro
polaco Leszek Miller, quien desafió a la opinión pública de su país al
contribuir a la ocupación con más tropas que ningún otro, excepto Estados
Unidos y Gran Bretaña.

Un soldado polaco murió en un atentado iraquí la semana pasada.

Bremer se reunió el martes y este miércoles con Bush, Cheney y otros
altos funcionarios. Los principales asuntos de la agenda fueron cómo
responder a la creciente frecuencia y letalidad de los ataques y cómo
acelerar la transición hacia la entrega de la soberanía a un gobierno
iraquí.

En el frente militar, el promedio diario de ataques contra las fuerzas
de ocupación supera hoy los 30, más del doble que hace tres meses, con más
de 40 soldados estadounidenses muertos en las pasadas dos semanas, informó
el comandante de las fuerzas del país norteamericano en el terreno, general
Ricardo Sanchez.

Al parecer, las fuerzas estadounidenses decidieron responder a la
creciente resistencia con tácticas mucho más agresivas, lo que quedó de
manifiesto el domingo, con un bombardeo aéreo sin precedentes sobre
escondites y arsenales cerca de Tikrit, ciudad natal y bastión político de
Saddam Hussein.

También este miércoles, las dos docenas de explosiones escuchadas en la
noche bagdadí fueron, según informaron las fuerzas de ocupación, ataques
contra supuestos refugios guerrilleros.

Pero una mayor agresividad puede ser contraproducente, según el informe
de la CIA. También lo advirtió el fin de semana en una columna para el
diario The New York Times el encargado de la asistencia estadounidense a la
guerrilla que luchó en los años 80 contra la ocupación soviética en
Afganistán, Milton Bearden.

«Por cada mujaidín (combatiente islámico) muerto o atrapado por los
soviéticos en Afganistán, quizás media docena de miembros de su familia
tomaban las armas para vengarse. Por desgracia, la misma norma probablemente
se aplique en Iraq», escribió Bearden.

El frente político es tan resbaloso como el militar. El gobierno de
Bush pretende acelerar el proceso para poner un «rostro iraquí» en el
gobierno del país árabe, pero Bremer parece haber perdido la confianza en
Consejo de Gobierno Interino, e incluso en el favorito de Cheney, Ahmed
Chalabi.

El 15 de diciembre vence el plazo para que el Consejo eleve al Consejo
de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un plan de
elaboración de una nueva constitución, pero no parece haber tomado el asunto
con seriedad.

Y Washington teme que eso dilate aun más sus planes de instalar un
gobierno elegido en las urnas antes de las elecciones presidenciales
estadounidenses de noviembre de 2004.

Para colmo, no aparece un candidato obvio para que encabece sin
necesidad de elecciones un gobierno provisional, como sí surgió tras el
derrocamiento en Afganistán del régimen islámico de Talibán en la figura del
presidente Hamid Karzai.

El gobierno de Bush también podría aceptar la propuesta de las
autoridades chiitas de la ciudad de Najaf, que llamaron a elecciones para
una convención constitucional.

Pero esa posibilidad originaría problemas en la población sunita, pues,
seguramente, los chiitas dominarían ese proceso.

*****
+Iraq en transición – Cobertura especial de IPS
(http://ipsnoticias.net/iraq/index.asp)

(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio