General

Conclusiones sobre Declaracion de la Cumbre Iberoamericana

Nov 21 2003

Declaración latinoamericana cuestiona a Estados Unidos

En Santa Cruz, Bolivia, se denuncian políticas de los organismos financieros internacionales

Eduardo Silva Maturana
Especial para La Opinión

noviembre de 2003

SANTA CRUZ, Bolivia.— La Cumbre Iberoamericana le dio la espalda a los Estados Unidos al aprobar una declaración final en la que, de manera puntual y precisa, reclama la participación del Estado en la economía, rechaza la injerencia extranjera en asuntos internos, demanda la aplicación de políticas antidroga concertadas y pide el cese del bloqueo a Cuba.

Si bien los más de 40 puntos de la Declaración de Santa Cruz pueden quedar en buenas intenciones, las conclusiones a las cuales arribaron los jefes de Estado representan un giro en la posición adoptada por los países iberoamericanos en relación con las dos cumbres precedentes (Perú y República Dominicana).

La “Declaración de Santa Cruz? aprobada por los jefes de Estado y de Gobierno de los 21 países iberoamericanos reunidos en la XII Cumbre Iberoamericana, realizada en la ciudad oriental boliviana de Santa Cruz, se registró casi un mes después de que Bolivia fuese escenario de una poderosa convulsión social que concluyó con la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quien fugó a los Estados Unidos en la noche del viernes 17 de octubre.

Este encuentro de mandatarios iberoamericanos, al cual no asistió por tercera vez consecutiva el presidente cubano Fidel Castro y en el cual por primera vez participaron otros cinco —Carlos Mesa, Néstor Kirchner, Nicanor Duarte, Luiz Inacio da Silva “Lula? y Lucio Gutiérrez—, se da en un contexto político de fortalecimiento de las tendencias antineoliberales.

Hasta 1998, sólo Cuba se pronunciaba contra el modelo de libre mercado y por la revalorización del papel del Estado. Ahora, con gobiernos nada o mínimamente proclives a los mandatos estadounidenses, según el caso, se alinean en esa posición Venezuela, Brasil y Argentina, y la administración boliviana de Carlos Mesa, quien se ha mostrado receptivo a la señal enviada por el movimiento social en octubre pesado.

Las conclusiones de la XIII Cumbre Iberoamericana, no cabe duda, se enmarcan en el objetivo de plasmar en la realidad el lema de la cita internacional: “La inclusión social, motor del desarrollo de la Comunidad Iberoamericana?.

Si bien “la exclusión social es un problema de carácter estructural con profundas raíces históricas, económicas y culturales cuya superación demanda una profunda transformación de nuestras sociedades, afectadas por la desigualdad en la distribución de la riqueza?, según reza la Declaración de Santa Cruz, los jefes de Estado dieron señales de que es posible tomar algunas medidas en el corto plazo.

Así se insiste en la necesidad de aplicar políticas públicas dirigidas a disminuir la pobreza e incrementar el grado de participación ciudadana de todos los sectores excluidos de la población en el diseño de las políticas sociales, la toma de decisiones y el control y la fiscalización sobre los recursos financieros destinados a dar cumplimiento a estas políticas, de manera que sean ellos los actores de su propio y pleno desarrollo.

Así, se subraya, se podrá propiciar acceso a la tierra, a las fuentes de trabajo, a una mejor calidad de vida, a la educación, la salud, la vivienda y otros servicios básicos.

En esa misma línea se proclama la defensa de los derechos y de la identidad propia de las culturas originarias de América, afro descendientes y de otras procedencias, así como su plena integración en la vida nacional, basada en el ejercicio de sus culturas y sus derechos ciudadanos.

La “Declaración de Santa Cruz? también expresa un cuestionamiento a las recetas con las que los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo han atendido a la mayor parte de los países iberoamericanos y que no han podido evitar el agravamiento de la crisis económica.

A contramarcha de la concepción neoliberal que, en diversos grados y modalidades, caracterizó al accionar de los distintos estados latinoamericanos en los últimos 20 años, la “Declaración de Santa Cruz? reivindica el papel del Estado en la economía y en la resolución de la pobreza, el atraso y la exclusión social.

Sin necesidad de mención específica, la declaración iberoamericana también se mostró crítica de las condiciones con las cuales Estados Unidos pretende ejecutar un tratado hemisférico de libre comercio (ALCA) a partir del año 2005, y más bien expresó su aprecio por “el tratamiento constructivo del tema en las negociaciones entre América Latina y la Unión Europea?.

Igualmente, sin aludir directamente pero en una clara referencia a la intervención de los Estados Unidos en Afganistán e Irak, la Cumbre Iberoamericana se expresó contraria al uso de la fuerza en las relaciones internacionales y se pronunció favorablemente a respetar el principio de la no intervención y a la integridad territorial.

Si el cuestionamiento al modelo de no intervención estatal ya representa una poderosa señal a los países altamente desarrollados, no menos fuerte representa la posición que la Cumbre Iberoamericana aprobó respecto de la situación de Cuba que desde hace más de 40 años enfrenta un bloqueo estadounidense.

Finalmente, la “Declaración de Santa Cruz? también expresa el firme compromiso de los países iberoamericanos de luchar contra las drogas y todas las formas de terrorismo.

En el caso del terrorismo se señala la decisión de reforzar las legislaciones nacionales y la cooperación internacional para prevenir, reprimir, combatir y sancionar, donde quiera que se produzcan, todos los actos terroristas.

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio