General

HRW teme tortura de prisioneros chinos

Nov 28 2003

De Guantánamo a China
por Jim Lobe

WASHINGTON, nov (IPS) Es muy probable que los separatistas uigures de
China hoy presos en la base naval estadounidense en Guantánamo, Cuba,
sufran tortura si son entregados a Beijing, advirtió la organización de
derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

Más de una docena de integrantes del grupo étnico uigur, comunidad del
extremo occidental de China de origen turcomano y mayoritariamente
musulmana, están prisioneros en Guantánamo, tras ser capturados en
Afganistán hace dos años.

Son sospechosos de pertenecer a la organización terrorista Al Qaeda o
al movimiento islámico Talibán, gobernante en Afganistán hasta que fue
depuesto en diciembre de 2001 tras la invasión encabezada por Estados Unidos.

Los uigures podrían sufrir torturas y ejecución en China, cuyo gobierno
procura reprimir el nacionalismo uigur, advirtió HRW, organización con sede
en Nueva York.

«Estados Unidos no debe ni siquiera considerar el retorno de los
uigures a China. Cualquier garantía que den los chinos de que no
maltratarán a los detenidos no valdrá ni siquiera el papel en que esté
escrita», dijo el director de la División Asia de HRW, Brad Adams.

«Sería virtualmente imposible para Estados Unidos impedir el maltrato
de los detenidos una vez que éstos caigan en el abismal sistema carcelario
chino», agregó Adams.

Unas 660 nacionales de más de 20 países, supuestos miembros de Al Qaeda
y de Talibán, se encuentran en Guantánamo en carácter de «combatientes
ilegales», condición que los priva de los derechos previstos para los
prisioneros de guerra en las convenciones de Ginebra.

La mayoría de ellos fueron capturados durante la breve guerra en
Afganistán hace dos años, y tampoco gozan de los derechos garantizados por
la constitución estadounidense.

El secretario (ministro) de Defensa, Donald Rumsfeld, afirmó que los
detenidos podrían permanecer allí mientras continúe la guerra contra el
terrorismo declarada por Estados Unidos tras los atentados que el 11 de
septiembre dejaron 3.000 muertos en Nueva York y en Washington.

La situación de los prisioneros originó gran controversia en todo el
mundo. Gobiernos, organizaciones de derechos humanos y expertos en Derecho
criticaron al gobierno de George W. Bush por negar a los detenidos el
estatuto de prisioneros de guerra y el derecho al debido proceso.

El mes pasado, en una infrecuente crítica pública, el Comité
Internacional de la Cruz Roja, organización a cargo de velar por el
cumplimiento de las convenciones de Ginebra, calificó las detenciones de
«inaceptables»

El juez Johan Steyn, integrante del principal tribunal británico,
consideró esta semana que las condiciones de detención en Guantánamo son
«monstruosas».

La negativa de Washington a permitir que los prisioneros soliciten ante
la justicia estadounidense una reconsideración de su situación representa
«una ruptura de los patrones mínimos de la ley internacional», agregó.

La Corte Suprema de Justicia estadounidense decidió este mes atender
una demanda que pone en cuestión la versión oficial, según la cual los
detenidos no gozan de los derechos constitucionales básicos porque
Guantánamo no puede ser considerado territorio nacional.

De todos modos, los alegatos no se pronunciarán antes del año próximo,
y el fallo no se dictará antes del tercer trimestre del año próximo.

Unos 88 detenidos, la mayoría afganos y pakistaníes, fueron
discretamente devueltos a sus países de origen, 84 en libertad y el resto a
Arabia Saudita, donde permanecen presos, informó la agencia de noticias
estadounidense Associated Press.

La agencia indicó que, según fuentes oficiales, varias docenas de
detenidos podrían ser entregados a sus países, con la condición de que se
los mantenga presos y en interrogatorio permanente.

Entre ellos figuran los uigures. Según Estados Unidos, éstos se
encontraban en Afganistán para recibir entrenamiento militar con miras a su
participación en la lucha por la independencia de su territorio.

El enfrentamiento entre los uigures y el gobierno de China tuvo en la
década pasada episodios de violencia.

Sospechosos de separatismo han sido torturados, e incluso ejecutados
luego de juicios que carecieron de garantías para el debido proceso, según
HRW y la organización Amnistía Internacional, así como para el Departamento
de Estado (cancillería) estadounidense.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura, ratificada por
Estados Unidos en 1994, prohíbe a los gobiernos entregar individuos a
países donde existen indicios firmes de que las autoridades cometen
violaciones de derechos humanos.

*****
+Informe de Human Rights Watch, en inglés
(http://www.hrw.org/press/2003/11/us112603.htm)

(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio