General

Desigual acceso a las tecnologías de la información

Dic 3 2003

UNIR FUERZAS PARA COMBATIR EL APARTHEID GLOBAL

Por Anuradha Vittachi (*)

OXFORD, nov (IPS) – Los grandes avances tecnológicos en materia de
información y de comunicación nos ofrecen una oportunidad histórica para
crear un nuevo mundo de responsabilidad mutua y solidaridad humana, aunque
ello sólo podrá hacerse realidad cuando la mayoría de la población
mundial tenga la oportunidad de acceder de modo justo y equitativo a los
medios de comunicación de masas.

Asi como los pájaros cantan, los seres humanos hablan, porque la
necesidad de comunicarse entre ellos es fundamental para la supervivencia
de su especie. De ese modo hacemos conscientes nuestros invisibles lazos de
relacionamiento. Como dijo ya John Donne en el siglo XVII «ningún hombre es
una isla y la muerte de cualquier persona me afecta porque yo formo parte
del género humano».

Muchos de los que estamos comprometidos en iniciativas para ampliar el
acceso a las tecnologías de la información y de la comunicación,
sin embargo, no prestamos atención a tan idealistas propósitos.
En lugar de ello, además de referirnos de pasada a la necesidad de
otorgarle más poderes y de fortalecer a la comunidad y de
mascullar algunos conceptos sobre sueños y valores, lo que debemos hacer
concretamente es concentrarnos en el logro de beneficios
prácticos en el sector de la distribución de la comunicación
sobre todo en temas como el cuidado de la salud, la educación, la
tecnología agrícola, los precios del mercado y tratar de que esa
información compartida por todos sea la que haga la verdadera diferencia,
en vez de ser un mero acto de reparto.

Las repercusiones del hecho de que muchos millones de nosotros seamos
capaces de compartir instantáneamente nuestros pensamientos con otros
millones de seres humanos pueden ser impresionantes. ¿Cuál será el
efecto de este nuevo y asombroso poder de la comunicación? ¿Y qué
pasará con quienes queden fuera del círculo encantado de la
comunicabilidad? Estas son interrogantes importantes, en cuanto la
creación y/o el mantenimiento de nuestra identidad personal depende
del ambiente con el cual nosotros interactuamos. El psicólogo
Chris Robertson lo explica de manera más suscinta: la identidad es
interactiva. Si alguien niega que las personas se ven tan afectadas por
sus interacciones debería tener en consideración lo siguiente: ¿Qué hacen
los torturadores cuando quieren destruir el sentido de identidad de sus
víctimas para enloquecerlas? Las aislan.

Los torturadores y sus víctimas integran sólo una minúscula parte de
los habitantes de la tierra. Pero cientos de millones de otras personas que
son dejadas incomunicadas se ven forzadas a sufrir los perjuicios de la
desconexión con muchos de sus semejantes. Millones de jóvenes padres
sufren graves depresiones cuando el nacimiento de un hijo los hunde en el
aislamiento social. En lugar del incremento de los vínculos con los demás
que ellos esperaban, de hecho se encuentran a merced de pequeños y llorones
atormentadores que berrean inexplicablemente toda la noche.

Unos pocos dichosos padres tienen acceso a una solución parcial gracias
a las tecnologías de la información y de la comunicación: ellos
hallan una nueva comunidad con la que conectarse, la de los grupos «on
line» de apoyo a los padres. Cecilia García, Directora Ejecutiva de
«Connect for Kids» (www.connectforkids.org), explica que su grupo
ofrece a las personas un sentido de relacionamiento, conexión
y responsabilidad mutua para el bienestar de sus hijos y de ellas
mismas.

Por ello, si yo pudiera añadir algo a las Metas para el Desarrollo del
Milenio agregaría la de conseguir el acceso a los Medios de Comunicación
para Todos para el 2015. Un primer paso es hacer que los ciudadanos
consumidores tengan un más amplio acceso al contenido de la información
seleccionada y difundida por los profesionales de los medios. Pero
la verdadera revolución de las comunicaciones sólo llegará cuando
suficientes ciudadanos puedan hacer la inicial selección de ese
contenido informativo. O sea cuando tengan la opción de convertirse en
productores de los medios, cuando puedan «hablar con» así como
«escuchar a», mientras que los periodistas jugarían el papel de
facilitadores de esa intercomunicación. La Era de los Medios del Pueblo
comenzará cuando la Sociedad de la Información sea reemplazada por la
Sociedad de la Comunicación.

Una imagen viene a mi mente. Es la de una desnutrida joven mujer
parándose temblorosamente junto a su choza en un barrio marginal de
Ahmedabad, India, mientras sostenía delicadamente en sus manos a un niño
tan pequeño y débil que su llanto era apenas audible.

Ese niño es el miembro más joven de la que antes fue una floreciente
comunidad tribal en el bosque de Rajasthan. La comunidad no fue
capaz de probar sus derechos de posesión de la tierra en la que habitaba
desde antiguo ante autoridades ansiosas de hacerse de la madera del bosque.
Sus habitantes sólo pudieron explicar en su propio lenguaje su derecho a
vivir allí en pacífica sinergia con su ambiente, como lo habían hecho sus
antepasados desde hacía siglos. Pero eso no fue suficiente para los
burócratas locales ni sus protestas fueron escuchadas por otros habitantes
del mundo que podían haber apoyado la justa causa de la comunidad.

Miles de otras comunidades como esta de Rajasthan que tampoco
pueden hacerse oir, están destrozadas y dispersas en barrios marginales de
las ciudades, donde viven en condiciones descriptas por una de las mujeres
de una ex comunidad tribal como de muertos en vida.

Las palabras de esa gente proporcionan mucho más que información. Ellas
son comunicaciones que expresan las tragedias soportadas injustificadamente
y que nos recuerdan nuestra responsabilidad mutua y la urgente necesidad de
una mayor conexión entre todos los seres humanos.

Cuando la Era de los Medios del Pueblo alboree no tendremos más
excusas para seguir ignorando lo que está realmente sucediendo en el mundo.
No tendremos más excusas para el apartheid global. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Anuradha Vittachi, directora de OneWorld International Foundation
y especialista en temas de justicia global.

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio