General

LA MAYOR CATASTROFE QUIMICA DE LA HISTORIA CONTINUA

Dic 17 2003

Por: GREENPEACE – Agencias (Fecha publicación:05/12/2003)

Durante la noche del 2 al 3 de diciembre de 1984 se produjo un escape
de 40 toneladas de gases letales en la fábrica de pesticidas de la Union
Carbide Corporation en Bhopal, India, que se puede categorizar como la
Mayor catástrofe química de la historia. Los gases, que se escaparon de uno de
los tanques durante las operaciones rutinarias de mantenimiento, incluían
isocianato de metilo y cianuro de hidrógeno entre otras sustancias
tóxicas.

Se calcula que, al tercer día del desastre, habían muerto unas
8.000 personas por exposición directa a los gases. Lamentablemente, la
noche del desastre fue sólo el comienzo de una tragedia que aún no ha llegado a
su fin. La multinacional Union Carbide abandonó la fábrica, dejando atrás
grandes cantidades de sustancias peligrosas y, al pueblo de Bhopal, un suministro
de agua contaminada y un legado tóxico que todavía hoy le causa daños.

Union Carbide intentó declinar la responsabilidad por las vidas
que se cobró el desastre y pagó una indemnización totalmente inadecuada al
gobierno de India. Actualmente, aproximadamente 520.000 de las personas
expuestas a los gases pueden tener sustancias tóxicas en su flujo
sanguíneo y los hijos de los afectados se enfrentan a las secuelas de este legado
tóxico. Los más de 150.000 enfermos crónicos que sobrevivieron a la
catástrofe siguen necesitando tratamiento médico.

La catástrofe

La noche de la catástrofe, seis de las medidas de seguridad
diseñadas para prevenir un escape de gas no funcionaron bien, fueron
desconectadas o resultaron inadecuadas. Además, se
desconectó la sirena de alarma.

Los gases quemaron los ojos y las vías respiratorias de la
gente, se introdujeron en su corriente sanguínea y dañaron prácticamente
todos sus sistemas corporales. Muchos murieron en sus camas, otros
salieron a trompicones de sus casas, ciegos y ahogándose, y murieron en la calle.
Muchos otros murieron después de llegar a un hospital o a un centro
de socorro. Los efectos inmediatos de la inhalación fueron vómitos e
irritación de los ojos, la nariz y la garganta, y muchas de las muertes se produjeron
por insuficiencia respiratoria. En algunos casos, los gases tóxicos
provocaron que los pulmones se llenasen de líquidos; en otros, el ahogo se
produjo por obstrucción de los bronquios. Muchos de los que sobrevivieron
aquel primer día sufrieron daños en las funciones respiratorias. Estudios
posteriores de los supervivientes también han encontrado problemas
neurológicos, incluyendo dolores de cabeza, problemas de equilibrio,
depresión, fatiga, irritabilidad y daños en los sistemas musculoesquelético,
reproductivo e inmunológico.

Las compañías Union Carbide y Dow Chemical se fusionan en 1999,
Union Carbide y la multinacional Dow Chemical
anunciaron su intención de fusionarse. Al comprar Union Carbide por un
total de 9.300 millones de dólares (10.319 millones de euros aproximadamente),
Dow Chemical se convirtió en la compañía química más importante del mundo. Dow
no sólo compró los activos de Union Carbide, también adquirió sus obligaciones.
Aún así, se ha negado a aceptar responsabilidades morales por las operaciones de Union Carbide en Bhopal. Mientras se intenta probar la responsabilidad legal de la multinacional en
los tribunales estadounidenses, el pueblo de Bhopal continúa sufriendo las
secuelas de la catástrofe y la exposición a tóxicos en las instalaciones
industriales abandonadas.

Según Dow, las dos empresas han sumado unos ingresos anuales
de más de 24.000 millones de dólares (26.172 millones de euros aproximadamente)
y un activo de más de 30.000 millones de dólares (32.715 millones de euros).
En noviembre de 2000, durante su primera conferencia de prensa, el nuevo
presidente del consejo de administración de Dow, Michael D. Parker, elogió
la acción de Union Carbide en Bhopal: ‘Por supuesto, somos plenamente
conscientes del asunto de Bhopal y del hecho de que ese particular
incidente se asocia con Union Carbide, pero Union Carbide ha hecho todo lo necesario
para ofrecer los programas de seguridad, salud y medioambiente adecuados’.

Después del accidente de Bhopal se endurecieron las normativas
de seguridad química y medioambiental de muchos países. En los Estados
Unidos, se aprobó la legislación sobre el derecho a la información y la
industria química desarrolló códigos de prácticas como el de Cuidado
Responsable. Como afirmaba Sam Smolik, el vicepresidente de Dow para el
medioambiente, la salud y la seguridad, en un discurso reciente: ‘la
horrible tragedia de Bhopal, ocurrida en 1984, ha servido para despertar a
toda la industria’. Pero las reformas todavía no han ido todo lo lejos que
debían, y han beneficiado poco a la gente más afectada por el desastre,
cuya reclamación de una indemnización adecuada y de una limpieza del lugar
sigue siendo ignorada.

Justicia para Bhopal

Se pidió a Union Carbide que indemnizara a los afectados de
Bhopal por la pérdida de su capacidad para trabajar. Después de cinco años
de lucha legal, el gobierno indio aceptó un acuerdo extrajudicial por 470
millones de dólares (unos 512,5 millones de euros), que se firmó en
febrero de 1989. Éste había de ser la resolución definitiva de toda
responsabilidad civil. La indemnización media por daños personales fue de entre 370 y 533
dólares (entre 403 y 581 euros) por persona, escasamente el dinero
necesario para cubrir los gastos médicos de cinco años. Muchos de los afectados y de
sus hijos estarán enfermos toda su vida.

Las organizaciones locales de supervivientes calculan que
continúan muriendo entre 10 y 15 personas cada mes como consecuencia de
enfermedades relacionadas con la exposición a gases tóxicos. Desde 1984 se
han iniciado más de 140 causas civiles en los tribunales federales de los
Estados Unidos a favor de las víctimas y de los supervivientes, en un
intento de obtener una indemnización apropiada para ellos. Todos estos
casos siguen pendientes.

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio