General

Occidentales de la UE temen al desempleo

Dic 29 2003

por Sanja Romic

BRUSELAS, 29 dic (IPS) Los europeos occidentales dudan de los beneficios
prometidos por las autoridades de la Unión Europea (UE) a raíz de la
ampliación del bloque regional de 15 a 25 miembros el año próximo, en
especial en materia de empleo.

En particular, los europeos occidentales se sienten amenazados porque
hasta cinco millones más de trabajadores de Europa central y oriental
buscarán una vida mejor en Europa occidental a partir de 2004, cuando
Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta,
Polonia y República Checa se incorporen a la UE.

«Ampliada a veinticinco países, la Unión Europea será el mayor bloque
comercial del mundo y constituirá un mercado único de 500 millones de
ciudadanos», promete la Comisión Europea en el sitio web del bloque.

«En los nuevos Estados miembros, las perspectivas de crecimiento
económico aumentarán y se garantizarán las libertades básicas y los
derechos fundamentales. Los Estados miembros actuales se beneficiarán de
esta nueva prosperidad, pero la principal ventaja para todos es la
expansión general… de la paz y la seguridad a largo plazo», agrega.

La fecha establecida para la próxima ampliación histórica es el 1 de
mayo de 2004, a tiempo para que los nuevos Estados miembros participen en
las elecciones de junio al Parlamento Europeo.

El índice promedio de desempleo en los actuales 15 países miembros de
la UE se sitúa en 8,8 por ciento, frente a 10,41 de los nuevos integrantes.
Entre éstos, el desempleo más alto se registra en Polonia, con 20,2 por
ciento, y el más bajo en Chipre, con 5,15 por ciento.

La Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE) y la Organización
Internacional para la Migración estiman que entre tres y cinco millones de
personas de los 10 nuevos países miembros se trasladarán a los actuales 15
países miembros.

Las principales fuentes de migrantes entre los nuevos miembros serán
Polonia, Eslovaquia, Lituania y Letonia. Se estima que mano de obra barata
de esos países estará en oferta a partir de 2004.

Los gobiernos e instituciones de Bruselas parecen convencidos de que la
economía y los servicios sociales mejorarán, pero los ciudadanos de Europa
occidental son pesimistas.

El pesimismo se relaciona, por un lado, con el temor a la
sobreexpansión, y por otro, con medidas ya tomadas. Según una encuesta de
Eurobarómetro, la entidad de la UE encargada de estudios de opinión
pública, 89 por ciento de los europeos creen que la adopción del euro como
moneda del bloque provocó inflación.

En cuanto a la ampliación, el porcentaje de apoyo se mantiene estable
en 47 por ciento, revelan los resultados preliminares de una encuesta
realizada por Eurobarómetro en los 15 países miembros en octubre y
noviembre de 2003.

La nueva presidencia del Consejo Europeo, que ocupará por seis meses a
partir de enero el canciller irlandés Bryan Cowen, prometió mejorar la
calidad de vida de los europeos, impulsando «el crecimiento económico, el
empleo, la prosperidad y la seguridad».

Según Cowen, las prioridades serán el crecimiento y la reforma
estructural, la inversión en capital humano, la innovación para alcanzar la
meta de destinar tres por ciento del producto interno bruto a la
investigación y desarrollo para 2010, y la promoción de la competitividad,
concentrada en el sector de los servicios.

El primer ministro de Dinamarca, Poul Nyrup Rasmussen, publicó una
estrategia integral para crear cinco millones de empleos, impulsar el
crecimiento económico y proteger el ambiente.

El documento propone más de 30 nuevas políticas que abarcan, entre
otros elementos, la tributación y la administración pública. También
destaca la necesidad de aumentar la inversión en investigación y educación
superior, y de reducir la pobreza a la mitad.

El plan de Rasmussen se basa en la Estrategia de Lisboa para renovar a
la UE en el plano económico, social y ambiental, acordada en marzo de 2000
en la capital de Portugal.

«Los líderes de la UE deben dar nuevo ímpetu a las ambiciones acordadas
en Lisboa» porque es «la forma más integral de enfrentar los desafíos
económicos, demográficos, laborales y ambientales para al canzar el
desarrollo sostenible», exhortó Rasmussen.

La «fórmula mágica» alternativa para promover el crecimiento y la
creación de empleo en el primer trimestre de 2004 es la Acción Europea para
el Crecimiento, un programa adoptado este mes en la cumbre de Bruselas. El
programa abarca 29 proyectos por un costo de 77.200 millones de dólares en
los próximos tres años.

Los proyectos incluirán la construcción de vías y túneles ferroviarios
para trenes de alta velocidad, redes de telecomunicaciones y energía, y
también investigación, innovación y desarrollo.
*****
+Unión Europea – Ampliación (http://europa.eu.int/pol/enlarg/overview_es.htm)
(FIN/IPS/
——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio