General

Velo islámico, ¿derecho o estigma?

Dic 23 2003

por Julio Godoy

PARIS, 22 dic (IPS)– Miles de musulmanas se manifestaron en Francia contra
la prohibición de lucir símbolos religiosos en las escuelas, un proyecto
que, de aprobarse, agravará el sentimiento de segregación de las minorías,
según expertos en educación.

El presidente Jacques Chirac, principal promotor de la ley, pronosticó
la semana pasada que el parlamento la aprobará en los próximos meses.

El domingo, unas 3.000 mujeres se manifestaron en París para
reivindicar su derecho a utilizar velo. Unos cinco millones de los casi 60
millones de habitantes de Francia profesan la fe islámica, la mayoría de
ellos originarios de Africa septentrional.

La norma prohibirá «todo símbolo religioso ostensible», entre ellos el
velo que el Islam impone a las mujeres, crucifijos de gran tamaño y la kipá
o yarmulke, la pequeña gorra obligatoria para los varones según la religión
judía, dijo Chirac. El turbante sikh también integraría la lista.

Tres sindicatos de profesores advirtieron que la norma «estigmatizaría
a parte de la población francesa».

Signos religiosos «discretos», como pequeños crucifijos, estrellas de
David o representaciones de la mano de Fátima, hija del profeta musulmán
Mahoma, serían permitidos pues portarlos no constituiría un intento
proselitista, según Chirac.

«La ley propuesta no ayuda a los profesores a hacer frente a los
conflictos en las escuelas», dijo el líder de la Federación de Sindicatos
Unidos (FSU), Gerard Aschieri.

La ley francesa garantiza la neutralidad del estado en materia
religiosa, recordó Aschieri. «La escuela debe ser un laboratorio de
democracia, no un lugar donde primen prohibiciones dirigidas contra un
sector de la sociedad», afirmó el sindicalista.

El debate sobre el velo islámico comenzó ya en 1989, cuando dos niñas
comenzaron a asistir a su escuela con esa prenda. El Consejo de Estado
–órgano equivalente a una corte constitucional– sentenció entonces que
podrían lucirlo en tanto no intentaran convertir a sus compañeros.

La controversia llegó a su punto culminante en septiembre de este año,
luego de la expulsión de dos niñas de una escuela pública por lucir velos y
túnicas musulmanas.

La prohibición fue recomendada este mes por una Comisión de Reflexión
sobre los Principios de Aplicación de Laicidad, integrada por 20 expertos
designados por Chirac, entre ellos el filósofo Régis Debray, el sociólogo
Alain Touraine y el ex eurodiputado Bernard Stasi.

«Francia se define desde la revolución de 1789 como un Estado
centralizado cuyos ciudadanos deben relegar su origen étnico o sus
convicciones religiosas al plano privado», dijo a IPS la profesora de
Ciencias Políticas de la Universidad de la Sorbona Hélène Miard-Delacroix.

«El debate francés sobre neutralidad del Estado en materia religiosa,
sobre la unidad de la república y sobre el rechazo de la identidad étnica
de los ciudadanos es único en el mundo», agregó Miard-Delacroix.

Un grupo de educadores sostuvo en una carta al diario Le Monde que la
sociedad está dividida en «tribus étnicas y clanes de identidad, de credos
y de creencias». «Por desgracia, Dios ha regresado. En la Francia actual,
cada comunidad se encierra en sí misma», agregaron.

Los intentos de integración de los inmigrantes fracasaron, advirtieron
los profesores. «Los jóvenes esperaron demasiado tiempo que la nación
atienda sus expectativas de emancipación social, promoción a través de la
educación y del empleo y acceso a la vivienda, la cultura y el ocio», dijeron.

La religión «se convirtió en una alternativa», pues «las esperanzas
desilusionadas alientan los dogmas y los credos. La religión es, otra vez,
el nuevo opio de la periferia de nuestras ciudades», indicaron.

Para el investigador de la Alta Escuela de Estudios Sociales de París
Emile Poulat, la ley propuesta por Chirac, de ser aprobada, «se volvería
obsoleta rápidamente, porque la creatividad de los jóvenes hallaría modos
para eludirla».

El debate recuerda la controversia desatada por el uso de las
minifaldas en los centros de enseñanza hace 40 años, dijo Poulat. «Aquella
discusión parece ahora ridícula, y lo mismo sucederá con la de ahora», agregó.

Entre sus argumentos para apoyar la prohibición, Chirac dijo que
«nuestra batalla por los valores de la república francesa es también por
los derechos de las mujeres y por la equidad» de género.

Pero «en este debate hemos descubierto que, finalmente, los hombres
están preocupados por los derechos femeninos», ironizó la vicepresidenta de
la Liga Francesa de Derechos Humanos, Nicole Savy.

Líderes musulmanes exhortaron a la comunidad árabe a reaccionar ante el
proyecto de ley «con sabiduría». «Las leyes francesas son nuestras leyes.
Nuestra comunidad debe afronar esta nueva situación con serenidad y con
calma», dijo Dalil Boubakeur, dirigente islámico de París.

Pero muchos inmigrantes de origen árabe acusan a Chirac de dejarlos a
un lado.

«El gobierno no puede resolver los problemas económicos y sociales,
pero está decidido a aprobar leyes prohibiendo el velo», dijo el mesero de
un café popular entre inmigrantes argelinos. (FIN/IPS
——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio