General

Citibank crea importante precedente ambientalista

Ene 26 2004

por Jim Lobe

WASHINGTON, ene (IPS) Todo el mundo corporativo se verá obligado a teñirse
de verde al igual que el Citigroup, la mayor institución financiera privada
del planeta, según Rainforest Action Network (RAN), la organización que con
éxito presionó a la firma durante dos años.

La nueva política ambiental del Citi, cuya matriz está radicada en
Estados Unidos, se aplicará al financiamiento de proyectos que podrían
tener impacto sobre ecosistemas delicados y áreas indígenas o en el clima
mundial.

Estas líneas constituyen un avance desde los Principios Equator,
acuerdo por el cual el Citigroup y otros 17 grandes bancos internacionales
asumieron en abril la política ambiental de la Corporación Financiera
Internacional (CFI), rama del Banco Mundial dedicada al sector privado.

Además del Citi, adhirieron a los Principios Equator ABN Amro,
Barclay’s y WestLB, cuyas operaciones combinadas abarcaron proyectos por
15.000 millones de dólares, según el diario británico Financial Times.

Los criterios del CFI han sido hasta ahora más estrictos que los del
sector bancario privado y que los de la mayoría de las agencias
gubernamentales de crédito a las exportaciones del Norte industrial, que
financian grandes proyectos de infraestructura en el exterior.

Pero «el Citigroup articuló las políticas ambientales más fuertes que
haya establecido institución financiera privada alguna en todo el mundo»,
dijo el director ejecutivo de RAN, Michael Brune.

Durante dos años, RAN patrocinó boicots de consumidores y coloridas
protestas para persuadir a Citigroup de que dejara de financiar proyectos
que destruyen el ambiente.

«Este momento marca un mojón del movimiento mundial para detener el
recalentamiento planetario y la deforestación», agregó RAN en una declaración.

Otras organizaciones se congratularon por los anuncios, pero
enfatizando que están esperando a ver cómo el Citigroup aplicará su nueva
política.

«Estos compromisos hacen del Citi el líder claro en materia ambiental
entre los bancos de inversión estadounidenses», dijo Michelle Chan-Fishel,
experta en inversiones de la filial estadounidense se Amigos de la Tierra
Internacional.

«Pero contenemos nuestro aplauso hasta ver cómo se trasladarán estas
políticas a la práctica», agregó.

Entre los principios más drásticos anunciados por el Citi figura la
adopción del concepto de «zonas de no ir», que implicará abstenerse de
financiar proyectos de tala en selvas tropicales. Es la primera corporación
financiera estadounidense que adopta tal política.

Además, el Citi se comprometió a realizar mayores estudios de
«diligencia» para proyectos en «zonas de alto cuidado», ecosistemas de
particular vulnerabilidad o con elevada biodiversidad o valor para la
conservación de especies.

Por otra parte, aseguró que implementará nuevas prácticas de crédito en
relación con áreas indígenas para garantizar los derechos de la población
nativa, sus modos de vida y su integridad cultural, y que no prestará
dinero a empresas que cometan ilegalidades.

En relación con el cambio climático, el Citi anunció que informará
sobre las emisiones de gases invernadero en los proyectos energéticos que
financie y, al mismo tiempo, que aumentará sus inversiones en iniciativas
que apliquen fuentes de energía renovables.

En ese sentido, sostuvo que en breve ofrecerá en Estados Unidos
hipotecas sobre viviendas en que se apliquen criterios de energía eficaces.

RAN sostuvo que estas medidas «elevan el rasero» para el resto del
sector financiero, y envió cartas a 10 de los bancos de inversión más
destructores del ambiente, según sus criterios, a los que denominó «los
liquidadores».

En esas cartas, los conminó a imitar el ejemplo del Citi o sucumbir
ante el desafío.

«Un banco no es suficiente. No salvaremos a las selvas tropicales hasta
que nos desembaracemos de la más avanzada arma de destrucción masiva: la
desestabilización climática y los bancos que financian a las corporaciones
que la causan», dijo Brune.

Entre los bancos que recibieron la carta este mes figuran el nuevo
gigante estadounidense, originado por la fusión del JPMorgan y Chase
Manhattan, el Bank of America, Fleet Boston Financial, Wells Fargo, Goldman
Sachs, John Hancock, Wachovia, US Bancorp y Sun Trust.

«Son los rezagados de Wall Street, solicitantes de crédito que liquidan
los bienes naturales más valiosos de la tierra para obtener beneficios
cortoplacistas a un costo largoplacista para el mundo», según RAN.

«Muchos de los principales competidores del Citi se han quedado muy
atrás. Hasta donde sabemos, JPMorgan Chase no tiene una política ambiental
en general, para no hablar de un sistema de manejo de riesgos ambientales»,
advirtió Chan-Fischel.

Pero la experta recordó que el Citigroup es el principal financista del
controvertido oleoducto Baku-Tbilisi-Ceyhan, que llevará petróleo de
Azerbaiyán a la costa mediterránea de Turquía.

Se prevé que el proyecto se firme el mes próximo, en lo que se
convertirá en la primera gran prueba de la seriedad del compromiso del
Citi, agregó.

*****
+Rainforest Action Network, en inglés (http://www.ran.org/)
+Citigroup (http://www.citigroup.com/)

(FIN/IPS

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio