General

Para que dietas? Coma hamburguesas!

Ene 28 2004

por Katherine Stapp

NUEVA YORK, ene (IPS) Para Estados Unidos, la comercialización masiva
de comida chatarra no aumenta el riesgo de obesidad. Expertos y activistas
señalan que son los mismos argumentos de esa industria, pero Washington
sostiene que es pura coincidencia.

Según el gobierno estadounidense, la Estrategia Global sobre Dieta,
Actividad Física y Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que
recomienda limitar el consumo de grasas saturadas, sal y azúcar, se basa en
pruebas equívocas y no pone suficiente énfasis en la responsabilidad personal.

Entre otras recomendaciones para combatir la epidemia mundial de obesidad,
la OMC sugirió a los gobiernos crear nuevos impuestos para desalentar la
producción de alimentos poco saludables y limitar la publicidad de esos
alimentos cuando están dirigidos a los niños.

Grupos de consumidores y científicos de la OMS, cuya junta ejecutiva se
reunió el martes en Ginebra para discutir pautas sobre dieta y ejercicio
para los gobiernos nacionales, afirmaron que las objeciones de Washington
tienden a proteger los intereses de su industria alimenticia y no la salud
pública.

«Es significativo que la industria del azúcar y las bebidas refrescantes,
con el apoyo del gobierno de Estados Unidos, también se haya resistido a
las conclusiones de un informe anterior de la OMS, basado en consultas
científicas en 1990, que hizo recomendaciones similares para prevenir
enfermedades crónicas relacionadas con la dieta «, señaló Kaare Norum,
presidente del grupo de trabajo que emitió las pautas.

En una carta dirigida al secretario de Salud y Servicios Humanos de
Estados Unidos, Tommy Thompson, Norum expresó «grave preocupación porque el
documento presentado por el gobierno estadounidense parece apuntar contra
la Estrategia Global sobre Dieta, Actividad Física y Salud».

El documento aludido por Norum es una carta que William Steiger, asistente
especial del secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos,
envió a principios de este mes al director general de la OMC, Jong Wook Lee.

En la carta, Steiger declara que su gobierno «está a favor de pautas que se
concentren en una dieta total, promuevan la idea de que todos los alimentos
pueden formar parte de una dieta saludable y balanceada, y aliente la
responsabilidad personal para elegir una dieta que conduzca al equilibrio
energético individual, el control del peso y la salud».

Esos argumentos ôretrógrados y falsos», afirmó Julian Edwards, director
general del grupo Consumers International.

ôEl informe de la OMS brinda un fuerte marco científico basado en un
análisis cuidadoso hecho por una gama de expertos. La evidencia es
aplastante: los altos niveles de azúcar, sal y grasas en los alimentos son
un factor importante en la obesidad y, por lo tanto, en las enfermedades
asociadas con ella», subrayó.

Edwards señaló que los consumidores tienen derecho a contar con buena
información y a ser protegidos contra la publicidad engañosa de parte de
fabricantes y comerciantes. ôEl bien público, no el beneficio corporativo,
debería primar en las normativas y políticas gubernamentales», añadió.

Estados Unidos negó enfáticamente cualquier influencia de la industria, y
arguyó que simplemente «promueve la idea de que todos los alimentos pueden
formar parte de una dieta saludable y equilibrada».

Nadie discute que la obesidad sea un grave problema de salud extendido por
todo el mundo.

En Estados Unidos, el país con mayor índice de obesidad después de Samoa,
hay casi el doble de niños y niñas y el triple de adolescentes con
sobrepeso que hace dos décadas. En Gran Bretaña, uno de cada cinco niños en
edad escolar tiene sobrepeso, y uno de cada 20 es obeso.

En cualquier día dado en Estados Unidos, un cuarto de la población adulta
visita un restaurante de comida rápida. Más de la mitad de la población no
hace suficiente ejercicio.

Unas 300.000 muertes al año en este país están asociadas con la obesidad.
Un resultado macabro de esta tendencia es la creciente demanda de ataúdes
«de tres plazas», para personas de hasta 318 kilos de peso.

Pero este problema no se limita a los países industrializados. Según la
OMS, la cantidad de adultos obesos aumentó a 300 millones en todo el mundo,
y más de 115 millones de ellos viven en países en desarrollo.

Mientras, la producción mundial de azúcar se duplicó en los últimos 50 años
y sigue en aumento, en particular en el Sur en desarrollo. Cada persona
consume en promedio 21 kilos de azúcar por año.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentación (FAO) advirtió que algunos problemas que afectan a las
personas desnutridas también afectan a las obesas, como la anemia y la
deficiencia de vitamina A, que puede causar ceguera en menores de cinco años.

El exceso de grasa en el organismo puede ser causa de enfermedades
cardiovasculares, cáncer, hipertensión arterial, diabetes, artritis e
infertilidad femenina.

Pero según Steiger, «ningún dato sustenta que la comercialización masiva de
alimentos de alto valor energético o comida rápida aumente el riesgo de
obesidad».

La Academia Estadounidense de Pediatría no opina lo mismo. En un reciente
estudio, concluyó que «la comida rápida… aumenta el riesgo de obesidad
infantil» y recomendó quitar las máquinas expendedoras de refrescos de las
escuelas, una medida que varios estados del país están considerando.

Steiger también arremetió contra la recomendación de limitar la propaganda
de alimentos y refrescos para niños.

«En los niños existe una relación constante entre la televisión y la
obesidad, pero no está nada claro que la publicidad televisiva sea la
mediadora en esa relación», afirmó el funcionario.

Sin embargo, según el grupo Worldwatch Institute, los niños estadounidenses
son bombardeados con 40.000 avisos de televisión por año, y la mitad de
ellos promueven alimentos y bebidas nocivos para la salud.

David Porter, portavoz de la OMS, aclaró que su agencia no promueve la
prohibición de la propaganda de comida chatarra, sino que sugiere a los
gobiernos trabajar junto con grupos de consumidores e industrias para
desarrollar «formas apropiadas» de vender alimentos para niños.

La Estrategia Global de la OMS no será oficial hasta que sea aprobada por
los países miembros en la próxima reunión del organismo, en mayo.

Aunque la versión preliminar ha recabado amplio apoyo internacional, la
junta ejecutiva de la OMS aceptó el martes dar más tiempo a Estados Unidos
para que piense su decisión final.
*****
+Estrategia Global de la OMS, en
inglés (http://www.who.int/hpr/global.strategy.shtml)
+Comentarios de Estados Unidos sobre estrategia de la OMS, en inglés
(http://www.commercialalert.org/bushadmincomment.pdf)

(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio