General

ADMs sólo para algunos

Feb 13 2004

Yo prolifero, tú no
por Thalif Deen

NACIONES UNIDAS, feb (IPS) El llamado de Estados Unidos a la comunidad
internacional para evitar la proliferación de armas de destrucción masiva
es esencialmente hipócrita, coincidieron académicos, analistas militares y
pacifistas estadounidenses.

«El presidente George W. Bush parece decidido a escribir un nuevo capítulo
en la grotesca saga de la política nuclear estadounidense: ‘Haz lo que yo
digo, mas no lo que yo hago’ «, dijo a IPS Norman Solomon, director
ejecutivo del Institute for Public Accuracy, un instituto de análisis
políticos con sede en Washington.

Solomon respondió así al anuncio de Bush el miércoles, ante la Universidad
Nacional de Defensa, de que su gobierno se propone limitar el número de
países autorizados para producir combustible nuclear, en un supuesto
esfuerzo por restringir la proliferación de armas de destrucción masiva.

«Estados Unidos no permitirá que terroristas y gobiernos peligrosos lo
amenacen con las armas más peligrosas del mundo», declaró el mandatario.

Bush citó como ejemplos a Irán y Corea del Norte y se refirió extensamente
al caso del científico pakistaní Abdul Qadeer Khan, acusado de transferir
ilegalmente tecnología nuclear a esos dos países y a Libia.

A lo largo de la era nuclear, «Estados Unidos se ha arrogado el papel de
‘Dios nuclear’, determinando qué países tienen el derecho sagrado de poseer
armas atómicas y qué países cometerían un terrible pecado al adquirir esas
armas», sostuvo Solomon.

«Pero ni la única superpotencia del mundo puede obligar a todos los países
a obedecer los designios de Washington», expresó el analista, coautor del
libro «Killing our Own: the Disaster of America’s Experience with Atomic
Radiation» (Matando a los nuestros: El desastre de la experiencia de
Estados Unidos con la radiación atómica).

Actualmente hay cinco potencias nucleares declaradas, que son los cinco
miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la Organización de las
Naciones Unidas (ONU): Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, China y Rusia.

India, Pakistán e Israel también poseen armas atómicas, y Washington cree
que Corea del Norte también logró desarrollar esas armas.

Bush lanzó la guerra contra Iraq en marzo de 2003 con el argumento de que
el régimen de Saddam Hussein tenía armas nucleares, químicas y biológicas,
pero las fuerzas invasoras no encontraron ninguna. Washington también acusó
a Siria e Irán de desarrollar ese tipo de armas, pero ambos gobiernos lo
negaron.

La semana pasada, Khan, considerado el creador del programa nuclear
pakistaní, confesó haber transferido información nuclear a Libia. En
diciembre, el presidente libio Muammar Gadafi había anunciado el
desmantelamiento de su programa de armas atómicas.

«La administración de Bush es hipócrita al criticar a otros países por la
proliferación nuclear mientras continúa desarrollando sus propias armas
nucleares», opinó Natalie Goldring, directora ejecutiva de programas sobre
seguridad mundial y desarme de la Universidad de Maryland.

«Prevenir la proliferación de armas nucleares es un asunto vital de
seguridad nacional. Pero el gobierno de Bush perdió credibilidad al
emprender nuevos programas de armas nucleares y tratar de reanudar las
pruebas atómicas», dijo a IPS.

Para Francis Boyle, profesor de derecho internacional de la Facultad de
Leyes de la Universidad de Illinois, la hipocresía de Bush en cuanto a la
no proliferación nuclear no podría ser más evidente.

Estados Unidos, dijo, se retiró del Tratado de No Proliferación Nuclear de
1996 y ya está en «infracción material» de ese acuerdo, que prohíbe la
realización de pruebas nucleares y por el que «cada parte se compromete a
promover negociaciones de buena fe sobre medidas conducentes al cese de la
carrera nuclear y a más largo plazo al desarme nuclear».

Solomon y Boyle, autor del libro «The Criminality of Nuclear Deterrence»
(La criminalidad de la disuasión nuclear), también apuntaron hacia la doble
moral de Estados Unidos respecto de las armas nucleares en Medio Oriente,
señalando la diferencia entre las políticas de Washington hacia los países
árabes y hacia Israel.

«En Medio Oriente, el gran elefante nuclear es Israel, y Bush se niega a
reconocerlo como un problema», dijo Solomon.

Estados Unidos no puede explicar razonablemente «por qué Israel tiene
derecho a poseer unas 200 ojivas nucleares pero ningún otro país de Medio
Oriente puede intentar adquirir tecnología nuclear», agregó.

Además, Washington «violó sus propias obligaciones en virtud del Tratado de
No Proliferación, no sólo por no promover el desarme nuclear, sino por
seguir desarrollando armas atómicas aún más avanzadas, incluidas las
‘rompe-bunkers’ «, sostuvo el analista.

Las armas «rompe-bunkers» son cabezas nucleares que pueden cavar
profundamente en la tierra, incluso a través de la roca, y destruir
refugios o centros de comando subterráneos.

El desarrollo de esas ojivas «refleja el interés del Pentágono
(Departamento de Defensa) en utilizar armas nucleares para combate», señaló
Solomon.

*****
+Institute for Public Accuracy, en inglés (http://www.accuracy.org/)
+Universidad de Maryland, en inglés (http://www.umd.edu/)

(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio