General

Goa: gran oferta de pasaportes portugueses

Feb 16 2004

por Mario de Queiroz

LISBOA, feb (IPS) El vicecanciller a cargo de las comunidades lusitanas,
José Cesario, pensó que sus ojos le jugaban una mala pasada al leer un
inmenso cartel al costado de la ruta, entre el aeropuerto y el centro de la
occidental ciudad india de Goa, que ofrecía uno de los productos más
populares del lugar: el pasaporte portugués.

«¿Está preocupado con el futuro y desea mantener abiertas opciones para
su familia? Aproveche el beneficio de la nacionalidad portuguesa, que está
disponible para todas las personas originarias de Goa», expresa la
publicidad que se repite en Diu y Damão, las otras dos ciudades
occidentales que formaban el Estado Portugués de India (EPI) hasta fines de
1961.

Con frecuencia indios con derecho a nacionalidad portuguesa por haber
nacido antes del retiro de Portugal del enclave solicitan el pasaporte para
después venderlo por una suma irrisoria a redes de delincuentes que lo
comercializa a alto precio no sólo entre compatriotas de otras regiones
sino también entre nacionales de pases con gentilicio de rasgos físicos
similares, en especial de Pakistán, Sri Lanka y Bangladesh.

El proceso legal completo en India y ante las autoridades portuguesas
cuesta 682 dólares. Las mafias, venden los documentos falsos obtenidos una
vez cumplido el tramite anterior por sumas que van de 1.240 a 1.860
dólares, según datos divulgados a comienzos de este mes por el diputado
portugués nacido en Goa, Narana Coissoró.

El viaje de Cesario a los antiguos enclaves lusitanos en India se
realizó a fines del año pasado y, pese a todos los esfuerzos realizados por
la Policía Judicial (PJ) y al empeño del Registro Civil, donde se
encuentran bajo investigación 11.221 pedidos de pasaporte, las autoridades
portuguesas reconocen que el negocio continúa.

Cesario admitió que «la nacionalidad portuguesa se transformó en un
lucrativo negocio», para las redes de delincuentes especializados en
falsificación de documentos y tráfico ilegal de emigrantes hacia la Unión
Europea (UE), a la cual tienen acceso por ser este país uno de los 15
integrantes del bloque.

Consultada por la analista internacional Ana Cristina Pereira, del
diario Publico de Lisboa, la abogada del ex EPI Teresa Colaço explicó que
«ya hay menos carteles en las calles, pero continúan saliendo avisos
cotidianos en los periódicos» de Goa, Diu y Damão.

Tras la integración de Portugal a la Comunidad Económica Europea,
actual UE, en 1986, los pedidos de nacionalidad lusitana subieron
notoriamente, alcanzando su máximo entre 2000 y 2003, hasta duplicarse
respecto de la década y media anterior.

El inicio del nuevo siglo, marcó el número de casos de «usurpación de
identidad», con cada vez más personas «que se decían titulares de un nombre
que ya había pedido su nacionalidad portuguesa», reveló la comisaria
Conceição de Jacinto, jefe del Departamento de Falsificación de Documentos
de la PJ.

Cálculos de la PJ ubican en 15.000 los indios que pidieron la
nacionalidad portuguesa en los consulados desde 1994, pero «menos de la
mitad tienen como base documentos auténticos», aseguran las autoridades.

Entre los portadores de pasaportes lusos adulterados –diferentes de
los falsos porque el documento es auténtico pero no así los datos que
contiene– se cuentan los de los presuntos terroristas indios Abu Salem y
Masood Azad, capturados en Lisboa en 2002, sin que ninguno de los dos
tuviese ninguna relación directa o familiar con el EPI.

La ley portuguesa establece que «los ciudadanos nacidos en el antiguo
EPI antes del 19 de diciembre de 1961 tienen derecho a la nacionalidad
portuguesa».

En esa fecha, el gobernador del EPI, general Antonio Vassalo e Silva
ordenó la rendición de las guarniciones militares portuguesas que defendían
las fronteras, cercadas por el ejercito indio enviado por el entonces
primer ministro, Jahawarlal Nehru.

A pesar de que los ingleses se habían retirado 15 años antes de India,
Antonio de Oliveira e Salazar, el dictador que gobernó Portugal de 1926 a
1974 y sostenía que su país era «el farol del cristianismo en el oriente»,
cuando se vio amenazado por el inmenso ejército de Nehru advirtió a Vassalo
e Silva que «solo podían regresar a la metrópoli portugueses muertos en
combate o vencedores».

El comienzo de la noche del 19 de diciembre de 1961, cuando el general
lusitano vencido entrega su espada al triunfante colega indio, es
considerado el momento formal que marca el fin del largo ciclo colonial
europeo en el vasto país asiático, iniciado en 1498 con el arribo de la
flota portuguesa del almirante Vasco da Gama y que más tarde se expandió
con posesiones inglesas, francesas y holandesas.

La ley actual, «asume que en esa época, los ciudadanos de Goa, Diu y
Damão fueron forzados a adoptar la nacionalidad india, por lo que hasta
hoy, les ofrece la posibilidad de rescatar su viejo estatuto nacional de
portugués, lo que se extiende hasta la tercera generación», explicó a IPS
el abogado José de Castro.

Los casos de India en 1961 y de Timor Oriental en 1975 «son muy
diferentes al de la pacífica salida de Brasil hace ya casi dos siglos, de
Africa (Angola, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Mozambique y Santo Tomé y
Príncipe) entre 1974 y 1975 y de Macao en 1999, donde no hubo una invasión».

«Al ser invadido por países tan grandes y poderosos como India e
Indonesia (en el caso de Timor), Portugal tuvo muy poco tiempo para
retirarse» y en la desbandada, «los funcionarios no cuidaron de los
documentos, fueron mal conservados o extraviados y muchos de ellos son hoy
ilegibles, lo que favorece la falsificación de las redes de traficantes»,
señaló De Castro.

Cesario reconoce, por su parte, que la situación de venta de pasaportes
adulterados llegó a tal punto, que «ya recibimos algunas protestas
oficiales de Gran Bretaña», que cuenta con 942.000 residentes indios, es
decir un tercio del total de los que viven en la UE.

El caso de Portugal es diferente a los de Holanda, con 200.000
residentes, Alemania con 100.000 y Francia, que cuenta con una comunidad de
55.000 inmigrantes, debido a que sólo 5.000 de los 65.000 indios residentes
en el país no tienen nacionalidad lusa.

Según estadísticas del Alto Comisario de la Diáspora India, el
portugués es la primera lengua de 90 por ciento de ellos. Pese a que la
mitad no son de religión católica, la principal fe profesada por los 20
millones de personas que habitan zonas de India otrora colonizadas por
Portugal, que además del ex EPI, incluye Mumbai, Conchin y Calicut.

Las adulteraciones preocupan en especial a inmigrantes con situación
regularizada o a los de nacionalidad portuguesa, que nada tienen que ver
con el oscuro negocio de la falsificación de identidades.

«Las autoridades comienzan a mirar con desconfianza a todos los que
tenemos rasgos físicos indios y la gran mayoría, como en mi caso, somos de
nacionalidad portuguesa, comentó a IPS Joao Fernándes, un comerciante que
actúa como dirigente informal de la comunidad de Diu.
*****
+ Gobierno de Portugal, en portugués (http://www.portugal.gov.pt/Portal/PT)

(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio