General

Mexico quiere votos de hispanohablantes en EEUU

Feb 10 2004

por Diego Cevallos

MEXICO, feb (IPS) La importancia del voto de los inmigrantes de origen
mexicano en Estados Unidos creció como espuma en los últimos 10 años, y
pesa mucho en las elecciones presidenciales en ese país, pero también puede
pesar en las de México.

De los 38,8 millones de personas con raíces en América Latina que viven
en Estados Unidos, 25,4 millones son de origen mexicano. De ellos, 9,9
millones nacieron en México.

En las elecciones presidenciales estadounidenses de 2000, cuando fue
electo el actual presidente George W. Bush, unos 7,5 millones de los
llamados «latinos» se registraron para votar, y 5,9 millones finalmente lo
hicieron.

·Eso determina que los migrantes mexicanos sean «un imán para muchos
políticos de México y Estados Unidos, por su creciente influencia y poder
político», dijo a IPS el investigador Fabián Cáceres, de la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM).

Bush y un grupo de legisladores presentaron en enero sendas iniciativas
para regularizar la situación de los inmigrantes y otorgarles beneficios
especiales, lo que observadores vincularon al interés por captar votos
«latinos» en las elecciones presidenciales de noviembre.

El gobierno mexicano inició el mismo mes una serie de consultas con
miras a preparar un proyecto de ley que permita el voto de emigrantes desde
Estados Unidos en las próximas elecciones presidenciales que se realizarán
en 2006.

Si ese proyecto prospera, los electores que no viven en México podrían
ser de 15 a 20 por ciento del total de votantes.

Funcionarios del gobierno mexicano realizaron a fines de enero un
recorrido por 10 ciudades de Estados Unidos con alta población inmigrante
para promover esa iniciativa, y mantuvieron reuniones con las
organizaciones que representan a la comunidad con raíces en México.

El posible voto en México de emigrantes desde el extranjero comenzó a
discutirse en 1998, cuando el estatal Instituto Federal Electoral designó
una comisión para estudiar el tema.

Hoy, el gobierno y los legisladores afirman estar listos para preparar
un proyecto de ley al respecto, que estaría redactado a mediados de año, a
más tardar.

Durante los años 90, la población de origen latinoamericano en edad de
votar aumentó 25 por ciento en Estados Unidos, hasta llegar a más de 20
millones.

Según el «Almanaque de la política latina 2002-2004», auspiciado por la
Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados de Estados
Unidos, en cada uno de los estados de ese país hay comunidades latinas que
ejercen creciente influencia política.

No fue casualidad que Bush hablara español en parte de la campaña
política que lo llevó a ganar la presidencia por el Partido Republicano en
2000. Lo mismo hacen ahora varios de los precandidatos que aspiran a la
postulación presidencial del Partido Demócrata.

El presidente y los dos grandes partidos estadounidenses lanzaron en
enero planes para regularizar la actividad laboral de millones de
inmigrantes que no tienen sus documentos en regla, y hacer menos peligroso
el ingreso y trabajo de extranjeros en Estados Unidos.

Las propuestas fueron recibidas en México con aplausos, pero también
con cierto escepticismo, por quienes las consideraron meras promesas de
campaña electoral.

«Está por verse si efectivamente los proyectos sobre migración
aterrizan en hechos concretos. o si quedan atrapados en la feria de ofertas
electorales», señaló Cáceres.

Las próximas elecciones presidenciales mexicanas están aún lejos, pero
los periplos de líderes políticos locales a Estados Unidos se multiplican.
En esos viajes, la prioridad es mantener reuniones con grupos de migrantes.

«Los migrantes llegarán a estar en el fiel de la balanza en el futuro
político de México y de Estados Unidos, eso ya nadie lo niega», sostuvo el
investigador de la UNAM.

El número de mexicanos de nacimiento en Estados Unidos creció más de
100 por ciento en la última década, de 4,3 a 9,9 millones en el periodo
1993-2003, según cálculos de la Oficina de Censos de ese país.

Esos casi 10 millones son potenciales votantes de la próxima elección
presidencial en México.

Actualmente, la mitad de los mexicanos de nacimiento que viven en
Estados Unidos no cuentan con documentos de residencia, y la mayoría de
ellos trabajan en el campo, en fábricas y en el sector de la construcción.

En 2003, los emigrantes mexicanos, que en su gran mayoría residen en
Estados Unidos, enviaron a su país de origen remesas que sumaron la cifra
sin precedentes de 12.038 millones de dólares, la más alta que recibe por
ese concepto cualquier país en el mundo.

«Los inmigrantes, que antes eran despreciados y minimizados, ocupan hoy
las primeras planas y ningún político medianamente enterado puede dejar de
verlo, tanto en Estados Unidos como en México», apuntó Cáceres.
(FIN/IPS/dc/mp/pr ip/04)

= 02090939 ORP005
NNNN
ZCZC ORP004
QD SERVESP
ROMAIPS
MEXICO-EEUU: Inmigrantes, ese apetecido voto

por Diego Cevallos

MEXICO, feb (IPS) La importancia del voto de los inmigrantes de origen
mexicano en Estados Unidos creció como espuma en los últimos 10 años, y
pesa mucho en las elecciones presidenciales en ese país, pero también puede
pesar en las de México.

De los 38,8 millones de personas con raíces en América Latina que viven
en Estados Unidos, 25,4 millones son de origen mexicano. De ellos, 9,9
millones nacieron en México.

En las elecciones presidenciales estadounidenses de 2000, cuando fue
electo el actual presidente George W. Bush, unos 7,5 millones de los
llamados «latinos» se registraron para votar, y 5,9 millones finalmente lo
hicieron.

·Eso determina que los migrantes mexicanos sean «un imán para muchos
políticos de México y Estados Unidos, por su creciente influencia y poder
político», dijo a IPS el investigador Fabián Cáceres, de la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM).

Bush y un grupo de legisladores presentaron en enero sendas iniciativas
para regularizar la situación de los inmigrantes y otorgarles beneficios
especiales, lo que observadores vincularon al interés por captar votos
«latinos» en las elecciones presidenciales de noviembre.

El gobierno mexicano inició el mismo mes una serie de consultas con
miras a preparar un proyecto de ley que permita el voto de emigrantes desde
Estados Unidos en las próximas elecciones presidenciales que se realizarán
en 2006.

Si ese proyecto prospera, los electores que no viven en México podrían
ser de 15 a 20 por ciento del total de votantes.

Funcionarios del gobierno mexicano realizaron a fines de enero un
recorrido por 10 ciudades de Estados Unidos con alta población inmigrante
para promover esa iniciativa, y mantuvieron reuniones con las
organizaciones que representan a la comunidad con raíces en México.

El posible voto en México de emigrantes desde el extranjero comenzó a
discutirse en 1998, cuando el estatal Instituto Federal Electoral designó
una comisión para estudiar el tema.

Hoy, el gobierno y los legisladores afirman estar listos para preparar
un proyecto de ley al respecto, que estaría redactado a mediados de año, a
más tardar.

Durante los años 90, la población de origen latinoamericano en edad de
votar aumentó 25 por ciento en Estados Unidos, hasta llegar a más de 20
millones.

Según el «Almanaque de la política latina 2002-2004», auspiciado por la
Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados de Estados
Unidos, en cada uno de los estados de ese país hay comunidades latinas que
ejercen creciente influencia política.

No fue casualidad que Bush hablara español en parte de la campaña
política que lo llevó a ganar la presidencia por el Partido Republicano en
2000. Lo mismo hacen ahora varios de los precandidatos que aspiran a la
postulación presidencial del Partido Demócrata.

El presidente y los dos grandes partidos estadounidenses lanzaron en
enero planes para regularizar la actividad laboral de millones de
inmigrantes que no tienen sus documentos en regla, y hacer menos peligroso
el ingreso y trabajo de extranjeros en Estados Unidos.

Las propuestas fueron recibidas en México con aplausos, pero también
con cierto escepticismo, por quienes las consideraron meras promesas de
campaña electoral.

«Está por verse si efectivamente los proyectos sobre migración
aterrizan en hechos concretos. o si quedan atrapados en la feria de ofertas
electorales», señaló Cáceres.

Las próximas elecciones presidenciales mexicanas están aún lejos, pero
los periplos de líderes políticos locales a Estados Unidos se multiplican.
En esos viajes, la prioridad es mantener reuniones con grupos de migrantes.

«Los migrantes llegarán a estar en el fiel de la balanza en el futuro
político de México y de Estados Unidos, eso ya nadie lo niega», sostuvo el
investigador de la UNAM.

El número de mexicanos de nacimiento en Estados Unidos creció más de
100 por ciento en la última década, de 4,3 a 9,9 millones en el periodo
1993-2003, según cálculos de la Oficina de Censos de ese país.

Esos casi 10 millones son potenciales votantes de la próxima elección
presidencial en México.

Actualmente, la mitad de los mexicanos de nacimiento que viven en
Estados Unidos no cuentan con documentos de residencia, y la mayoría de
ellos trabajan en el campo, en fábricas y en el sector de la construcción.

En 2003, los emigrantes mexicanos, que en su gran mayoría residen en
Estados Unidos, enviaron a su país de origen remesas que sumaron la cifra
sin precedentes de 12.038 millones de dólares, la más alta que recibe por
ese concepto cualquier país en el mundo.

«Los inmigrantes, que antes eran despreciados y minimizados, ocupan hoy
las primeras planas y ningún político medianamente enterado puede dejar de
verlo, tanto en Estados Unidos como en México», apuntó Cáceres.
(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio