General

Solucion esta en culpar a la CIA

Feb 3 2004

Análisis de Jim Lobe

WASHINGTON, feb (IPS) El gobierno de Estados Unidos se embarcó en una
estrategia de dilaciones, malherido por el derrumbe de sus argumentos
prebélicos sobre las supuestas armas de destrucción masiva del régimen de
Saddam Hussein.

El presidente George W. Bush confía en que desviará la atención de sus
colaboradores acusados de exagerar los informes de inteligencia sobre la
amenaza iraquí en las vísperas de la invasión lanzada el 20 de marzo pasado.

Con ese fin, tratará de concentrar el debate al respecto en supuestas
fallas de los organismos de inteligencia estadounidenses y de qué modo
éstos podrán ser mejorados en el futuro.

El gobierno confía retrasar así hasta después de las elecciones de
noviembre las conclusiones de una comisión presidencial que analizará el
fiasco.

«Esto es control de daños. Bush quiere que esto salga de la portada de
los diarios y que la comisión no diga nada hasta que él sea reelecto», dijo
un asistente del Congreso legislativo.

Por suerte para Bush, el gobernante Partido Republicano controla
comités clave del Congreso. El presidente también cree que podrá contar con
David Kay, cuyas declaraciones luego de su renuncia como representante del
gobierno en la búsqueda de armas masivas en Iraq dejaron mal parada a la
Casa Blanca.

«Estábamos equivocados en casi todo» respecto de los arsenales de Iraq
y la supuesta reconstitución del programa de armas nucleares de Bagdad,
admitió Kay. Esa afirmación puso al gobierno, en principio, a la defensiva.

Pero, al absolver al gobierno de la acusación de presionar a la
comunidad de inteligencia para que exagerara la amenaza armamentista
iraquí, Kay arrojó un salvavidas a Bush.

Para veteranos analistas de inteligencia, más que un salvavidas es un
salvamentiras.

Los expertos creen, de hecho, que la comunidad de inteligencia cometió
serios errores, pero acusan al gobierno de haberlos alentado y, aun peor,
de exagerar las declaraciones para que la amenaza iraquí sonara más ominosa.

«¿La inteligencia moldeó la política o la política moldeó la
inteligencia?», preguntó Melvin Goodman, experto en la Unión Soviética de
la Agencia Central de Inteligencia (CIA) durante la guerra fría y actual
profesor de la Escuela Superior de Guerra.

Kay «se equivoca» al afirmar que el gobierno de Bush no presionó a la
comunidad de inteligencia, según Goodman y otros veteranos del ambiente del
espionaje que mantienen vínculos con los agentes en actividad.

«Hablé con analistas de la CIA y de la Agencia de Inteligencia de
Defensa (DIA, perteneciente al Departamento de Defensa), y todos ellos
afirman haber sufrido una tremenda presión», dijo Goodman a IPS.

El secretario (ministro) de Defensa, Donald Rumsfeld, llegó a crear una
oficina al margen de los canales de inteligencia formales para analizar
información «cruda», con la misión de consolidar sospechas sobre el vínculo
entre Saddam Hussein y la red terrorista Al Qaeda.

La existencia de ese organismo, según Goodman, supuso una forma poco
convencional de presionar a los agentes. «Cuando Rumsfeld no pudo obtener
lo que quería, creó la oficina», explicó.

Vincent Cannistraro, ex jefe de la oficina de la CIA especializada en
antiterrorismo, recordó que el vicepresidente Dick Cheney realizó
reiteradas visitas a la sede de la agencia, en lo que, dijo, fue un
elemento adicional de presión.

El experto en armas de destrucción masiva y en Iraq del Departamento de
Estado Greg Thielmann también atribuye al gobierno parte de los errores de
inteligencia.

«Todos sabían que la Casa Blanca era sorda a cualquier dato que no
sustanciara sus acusaciones. Ese clima es improductivo para la labor
intelectual», dijo, en una entrevista telefónica.

«La Casa Blanca nunca buscó la verdad, sino argumentos a favor de la
guerra, evidencia que apoyara las conclusiones a las que ya habían
llegado», agregó Thielmann.

Esta opinión es ampliamente compartida por legisladores del opositor
Partido Demócrata en los dos comités de inteligencia del Congreso que
investigaron con la mayor reserva en los últimos meses la labor de las
agencias especializadas.

Pero los comités están divididos según la pertenencia partidaria. Los
republicanos han insistido en que las fallas corresponden exclusivamente a
la comunidad de inteligencia, mientras los demócratas aseguran haber
acumulado evidencia sobre la interferencia y las constantes presiones del
gobierno sobre las agencias.

Esas presiones fueron ejercidas especialmente por altos funcionarios
del Pentágono, por Cheney y por su jefe de Estado Mayor, I. Lewis Libby.

Pero los republicanos controlan los dos comités, lo cual les ha
permitido limitar el alcance de las investigaciones e impedido a los
demócratas obtener evidencia adicional.

Los legisladores opositores se muestran preocupados por la posibilidad
de que una comisión designada por Bush limite las investigaciones en lugar
de facilitarlas. Creen que su agenda puede ser diseñada para facilitar la
reelección del presidente.

«Uno no puede tomar la seguridad nacional y decir. ‘bueno, aguantémosla
un año, hasta que terminen las elecciones'», dijo a la cadena televisiva
Fox News el representante demócrata en el Comité de Inteligencia del
Senado, Jay Rockefeller.

El gobierno ya está presionando a la comisión para que la comisión que
investiga los atentados del 11 de septiembre de 2001 a publicar su informe
final seis meses antes de las elecciones o, de lo contrario, esperar al año
próximo.
(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio