General

Virtudes y defectos de la globalizacion

Feb 24 2004

por Gustavo Capdevila

GINEBRA, feb (IPS) Una de las definiciones más provocativas de la globalización es la del ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, quien sostuvo que «en realidad es otro nombre para el papel dominante de Estados Unidos».

De ese tenor y a veces igualmente irritantes son muchas opiniones escuchadas en los últimos años, que ubicaron al fenómeno entre los temas debatidos con mayor ardor en la agenda política de actualidad, reconoció la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, identificó los dos tipos de
pareceres más extendidos en la materia.

Unos ven a la globalización como una fuerza irresistible y provechosa
para repartir la prosperidad económica entre los pueblos del mundo. Para
otros, es el origen de todas las calamidades contemporáneas, resumió.

Halonen y el presidente de Tanzania, Benjamin William Mpaka, comparten
la presidencia de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la
Globalización, creada hace dos años por la OIT con la misión de transformar
la apasionada polémica en un diálogo.

Con los dos Jefes de Estado han colaborado otros 19 miembros de la
comisión, procedentes de distintas partes del mundo y de ámbitos diversos,
entre ellos gobiernos, partidos, parlamentos, empresas nacionales y
transnacionales, sindicatos, universidades y grupos de la sociedad civil.

La labor de esa comisión, que esta semana ha llegado a su fin, abarcó
también la elaboración de propuestas sobre las condiciones necesarias para
que los beneficios de la globalización puedan alcanzar a un número mayor de
personas.

Por esos contenidos, que incluyen un diagnóstico del aspecto humano de
los efectos de la globalización y un esbozo de políticas que se consideran
respuestas adecuadas, la aparición del dictamen de la comisión ha
despertado expectativa internacional.

La presentación del documento, denominado «Por una globalización justa;
crear oportunidades para todos», se efectuará este martes en Londres, con
participación de los dos copresidentes de la comisión y del director
general de la OIT, el chileno Juan Somavía.

El texto del documento, mantenido por la OIT en la mayor reserva, será
distribuido en los tres idiomas de trabajo de la Organización de las
Naciones Unidas (ONU): español, francés e inglés. Un resumen del informe se
divulgará de manera simultánea en las otras tres lenguas oficiales del foro
mundial: árabe, chino y ruso.

Mpaka adelantó esta semana, en medios de prensa africanos, que el
informe se ocupa de «percepciones y de hechos».

El trabajo trata de identificar formas innovativas que permitan otorgar
coherencia, sustentabilidad y refuerzo mutuo a los objetivos económicos,
sociales y ambientales de la globalización, dijo el presidente tanzanio.

A su vez, Halonen anticipó en noviembre algunos aspectos de la visión
de los miembros de la comisión, quienes sostienen en principio que «el
rumbo actual de la globalización debe cambiar».

Ese reclamo de la comisión se funda en la comprobación de que «la
presente situación (de la globalización) no es ética, ni es políticamente
factible» mantenerla.

Muy pocos comparten sus beneficios, y son demasiados los que carecen de
voz en su diseño y de influencia sobre su trayectoria, explicó la
presidenta de Finlandia.

Los miembros de la comisión aspiran a convertir la globalización en una
fuerza para acrecentar la libertad y el bienestar de hombres y mujeres, y
para aportar democracia y desarrollo a las comunidades, explicó.

De las precisiones de los dos copresidentes y de comentarios de otros
miembros de la comisión se desprende que el documento de la OIT asume la
posición de un sector mayoritario que considera irreversible el fenómeno..

El texto, que constituye la primera contribución de un organismo
independiente internacional al estudio de la globalización, contiene sin
embargo propuestas para mejorar el polémico proceso.

La comisión ha estado integrada también por el economista Giuliano
Amato, ex primer ministro de Italia; la académica brasileña Ruth Cardoso,
dirigente de asociaciones de lucha contra la pobreza, y la economista y
parlamentaria egipcia Heba Handoussa.

Otros participantes fueron la abogada Eveline Herfkens, ex ministra de
Desarrollo de Holanda, la asesora financiera Ann McLaughlin Korologos, ex
secretaria (ministra) de Trabajo de Estados Unidos, y el economista Lu Mai,
secretario de la Fundación China de Investigaciones para el Desarrollo.

La diplomática rusa Valentina Matvienko, actual gobernadora de San
Petesburgo, el economista indio Deepak Nayyar, vicerrector de la
Universidad de Delhi, y el empresario japonés Taizo Nishimuro, presidente
del consejo de administración de Toshiba Corporation, formaron parte del grupo.

Otro empresario, el francés Francois Perigot, presidente de la
Organización Internacional de Empleadores; un político tailandés, Surin
Pitsuwan, ex ministro de Asuntos Exteriores, un ex presidente de Uruguay,
Julio Sanguinetti, y el economista peruano Hernando de Soto, presidente del
Instituto para la Libertad y la Democracia de Lima, fueron miembros de la
comisión.

Junto con ellos trabajaron el economista estadounidense Joseph
Stiglitz, Premio Nobel de Economía 2001; el sindicalista estadounidense
John Sweeney, líder de la Federación Estadounidense del Trabajo-Congreso de
Organizaciones Industriales (más conocida por sus siglas en inglés,
AFL-CIO), la mayor central sindical de su país, y la activista indígena
filipina Victoria Tauli-Corpuz, directora de la Fundación Tebtebba.

La lista se completa con la escritora maliense Aminata Traore, una de
las organizadoras del primer Foro Social Africano, el dirigente obrero
Zwelinzima Vavi, secretario general del Congreso de Sindicatos de
Sudáfrica, y el científico y legislador alemán Ernst Ulrich von Weizsacker,
presidente de la comisión del Bundestag (parlamento de Alemania) sobre la
globalización de la economía mundial.
*****
+OIT ((http://www.ilo.org/public/spanish/index.htm)
(FIN/IPS/

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio