General

Golpe a la credibilidad de la ONU

Mar 30 2004

por Thalif Deen

NUEVA YORK, 30 mar (IPS) Una investigación sobre las fallas de seguridad
que permitieron en agosto último un atentado fatal para 22 empleados de la
ONU en Bagdad desencadenó la renuncia o separación del cargo de tres altos
funcionarios de la Secretaría General, y puso a prueba la ya menguada
credibilidad del foro mundial.

El secretario general de la ONU (Organización de las Naciones Unidas),
Kofi Annan, se negó a aceptar la renuncia de la funcionaria que le sigue en
jerarquía, la subsecretaria general Louise Frechette, tomando en cuenta la
naturaleza colectiva de los errores de seguridad en Iraq, según explicó.

Sin embargo, separó del cargo a Tun Myat, coordinador de seguridad en
Iraq, y pidió la renuncia de Ramón Lopes de Souza, coordinador humanitario
en ese país del Golfo.

Frechette era presidenta del Grupo Directivo de la ONU sobre Iraq
cuando la sede de la organización en Bagdad sufrió un atentado con bomba
que mató a 22 funcionarios, entre ellos al enviado especial de Annan a
Iraq, el brasileño Sérgio Vieira de Mello.

El sindicato de funcionarios de la ONU consideró que las acciones de
Annan «no satisfacen las expectativas».

«Quisiéramos que todos los responsables de las fallas de seguridad
fueran obligados a renunciar a su cargo», declaró a IPS el vicepresidente
del sindicato, Guy Candusso.

«Tenemos 22 muertos. Tenemos acusaciones de ‘gran negligencia’ e
‘importantes fallas de seguridad’. Y tenemos funcionarios responsable de
esta debacle que se jubilarán con sus pensiones intactas. ¿Es este el
castigo adecuado para un crimen?», preguntó Candusso.

La investigación sobre las fallas de seguridad fue realizada por un
equipo de cuatro miembros que presentó su informe a Annan a principios de
este mes. Luego de estudiar las conclusiones, el secretario general decidió
el lunes separar de su cargo a Myat y pedir la renuncia a Lopes de Souza.

La crisis por las fallas de seguridad en Iraq se suman a un escándalo
por abusos sistemáticos en el programa «petróleo por alimentos», que
permitía al derrocado régimen de Saddam Hussein, sometido a un embargo
internacional, vender cantidades limitadas de petróleo para adquirir
alimentos, medicinas y otros bienes humanitarios, todo bajo supervisión de
la ONU.

La Secretaría fue acusada de pasar por alto sobornos, mientras el
gobierno de Saddam Hussein se embolsaba más de 10.000 millones de dólares
derivados de la venta ilícita de petróleo.

Algunos medios de prensa revelaron que una de las empresas suizas que
se beneficiaron del programa tenía al hijo de Annan entre sus empleados.

«Sí, el trabajó para esa empresa, pero yo no tuve nada que ver con el
comité encargado de los contratos», declaró Annan a la prensa la semana pasada.

Para la ONU, las noticias desde Bagdad parecen ir de mal en peor.
Mientras la Autoridad Provisional de la Coalición, encabezada por Estados
Unidos, se prepara para partir de Iraq el 30 de junio, Washington intenta
por todos los medios transferir a la organización mundial la
responsabilidad de ese país violento y desestabilizado.

Estados Unidos pasó por alto a la ONU cuando decidió unilateralmente
invadir Iraq hace un año, arguyendo que el régimen de Saddam Hussein tenía
armas de destrucción masiva, que nunca se encontraron. Pero ahora, el
gobierno de George W. Bush precisa del foro mundial.

«Tratamos de poner este asunto (Iraq) en manos de Kofi Annan y dejar
que se las arregle», declaró un funcionario de Washington no identificado,
citado en febrero por el diario The New York Times.

Sin embargo, muchos iraquíes perciben a la ONU como un sirviente
político de Estados Unidos, y Annan tiene dificultades para convencerlos de
lo contrario.

El ayatolá Alí al-Sistani, máximo clérigo chiita que se opone a los
planes de Bush sobre un futuro Iraq pro-estadounidense, lamentó que la ONU
se haya puesto del lado de Washington cuando Annan declaró que no era
factible realizar elecciones nacionales en Iraq antes del 30 de junio.

La semana pasada, Al Sistani escribió a funcionarios de la ONU
pidiéndoles que no aprobaran una Constitución transitoria promovida por
Estados Unidos.

El ayatolá también advirtió que no cooperaría con la misión de la ONU
actualmente instalada en Bagdad para ayudar a preparar las próximas
elecciones, que posiblemente se celebren el año próximo. Un edicto
religioso o «fatwa» de Al Sistani echaría por tierra los planes del foro
mundial.

Interrogado sobre si la ONU tiene un problema de credibilidad en Iraq,
Annan dijo a la prensa: «No creo que sea tanto un problema de credibilidad
para la ONU, sino de política interna en Iraq».

Pero académicos estadounidenses y expertos de Medio Oriente discrepan.
«Parece que la ONU, bajo el mandato de Kofi Annan, no desperdicia una sola
oportunidad de perder todavía más credibilidad a los ojos del mundo»,
afirmó As’ad AbuKhalil, profesor de política de la Universidad del Estado
de California.

«La ONU fue una vez más a Iraq con un enviado especial, no en defensa
del pueblo iraquí, sino para sacar a Estados Unidos de un gran lío», dijo a
IPS AbuKhalil, autor del libro «Bin Laden, el Islam y la nueva guerra de
Estados Unidos contra el terrorismo».

«La OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) pasó por alto a
la ONU para bombardear Serbia en 1999. Estados Unidos, Gran Bretaña y
Australia pasaron por alto a la ONU para invadir Iraq en 2003», recordó
John Quigley, profesor de derecho internacional de la Universidad del
Estado de Ohio.

«Y más recientemente (el mes pasado), Estados Unidos derrocó a un
presidente en Haití, y la ONU no hizo nada para impedirlo», agregó Quigley,
en declaraciones a IPS.

Mientras, dijo, Israel comete actos de provocación cada vez más
mortíferos en los territorios palestinos, y el foro mundial se limita a
condenas verbales, consciente de que Washington bloquearía cualquier otra
medida contra Israel.

«Bajo la presión de Estados Unidos, la ONU corre el riesgo de ser
percibida como un instrumento de ese país. Mientras resista la presión,
podrá mantener algo de su credibilidad», opinó Quigley.
*****
+Informe de la ONU sobre las fallas de seguridad en Iraq, en inglés
(http://www.un.org/News/dh/iraq/SIAP-report.pdf)

(FIN/IPS/
——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio