General

SOLO LA ONU PUEDE PARAR LA CATASTROFE EN IRAK

Mar 23 2004

Por Flavio Lotti (*)

ROMA, Mar (IPS) – Las discusiones sobre la eficiencia de las Naciones
Unidas para la solución de conflictos y particularmente el debate actual
acerca de su capacidad para reparar los desastres provocados por la
guerra en Iraq, reconstruir el país y conducirlo a la democracia, suelen
omitir el heecho fundamental: la debilidad o la fuerza de la ONU dependen
solamente de la voluntad y la consiguiente atribución de facultades por
parte de sus Estados miembro, comenzando por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Precisamente, la intervención de la ONU, dotada de las facultades y recursos
apropiados, es el camino obligado para poner freno a la violencia
imperante, para evitar el peligro de una guerra civil, para quitar espacio
y respaldo al terrorismo y para proteger los derechos humanos de los iraquíes.

Recientemente, bastó el envío de una misión de la ONU que discutió con
todas las partes iraquíes los modalidades para la realización de elecciones
libres, para que se despejaran nuevas e importantes perspectivas en base
al diálogo y el consenso.

Los iraquíes son los primeros en exigir la intervención de la ONU para
acelerar y guiar la devolución de poderes soberanos a esta nación ocupada,
así como la organización de elecciones libres y democráticas.

El comportamiento hasta el presente de las potencias responsables de la
guerra ha demostrado que saben destruir, pero no son capaces de construir
ni la libertad, ni la paz, ni la democracia. Prepararon óptimos planes de
guerra y pésimos planes de paz.

La resolución de los graves problemas locales e internacionales creados por
la guerra no puede prescindir de su gestación y de su conducción:

– Esta guerra se ha realizado en inequívoca violación del derecho
internacional. Ha sido, por lo tanto, un hecho ilegal.

– La ocupación, consecuencia de un acto ilegal, es asimismo ilegal.

– La guerra ha sido justificada mediante manipulaciones y engaños,
invocando peligros y motivaciones falsas e inconsistentes.

– La guerra ha logrado el fin del régimen de Sadam Husein, pero ha sumido
al país en el caos y en la violencia. Para el pueblo iraquí los
sufrimientos no sólo no han concluído sino que en algunos aspectos son aún
más graves. En este sentido la guerra no ha terminado, sino que continúa
en nuevas y terribles formas.

El Iraq de la llamada «posguerra» ha sido transformado en el principal
campo de batalla de la guerra. No se trata de una entre otras guerras sino
de la guerra de las guerras: la de Estados Unidos contra el terrorismo, la
que se libra contra la ocupación estadounidense, la de los fundamentalistas
contra la ocupación estadounidense y la interna por la conquista del poder.

Este cuadro alarmante muestra el enésimo fracaso de la opción militar. La
guerra no es un instrumento útil para «mejorar el mundo». No resuelve los
problemas, los agrava. Tapa un agujero y destapa otros diez.

Los actividades de las potencias ocupantes para la reconstrucción no han
aportado hasta ahora ningún beneficio palpable a la población iraquí. El
plan de reconstrucción estadounidense, que se define como orientado a
instalar una «democracia de mercado libre», ha sido muy eficaz en la
destrucción -de las instituciones existentes y de las fuerzas armadas,
así como en la privatización de las empresas estatales- mientras ha
fracasado completamente en la construcción de un nuevo Estado
democrático. Asimismo, el concepto de seguridad de las tropas de
ocupación y su aplicación -en parte delegada a empresas privadas y a
mercenarios- no atiende las necesidades de la población
civil.

El resultado es que cunde en la población el sentimiento de inseguridad,
de humillación, de frustración y de descontento. Se refuerzan los
grupos religiosos, étnicos y tribales. Se difunde la criminalidad
organizada. Se propaga la devastación de la sociedad iraquí, se
profundiza la fragmentación y se avanza hacia la balcanización de Iraq.
¡Y a todo esto se le llama el «pasaje de la dictadura hacia la libertad»!

Es indispensable un cambio urgente y radical de política que consista en
otorgar centralidad, credibilidad y sostén a la intervención de las
Naciones Unidas en Iraq. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Flavio Lotti es secretario general de la Mesa Redonda por la Paz.

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio