General

LA SABIDURIA DE LOS VIEJOS

Jul 26 2004

Por Ronnie Muñoz Martineaux (Periodista y escritor chileno)

Alguna vez leí un antiguo proverbio que señala con increíble sabiduría: «cuando se muere un anciano es como si se quemara una biblioteca».

Tal aserto desmiente el argumento de la inutilidad de quienes
han recorrido instancias esenciales de vida y que nada tendrían
que aportar a la sociedad al bordear la dura experiencia del ocaso.

Porque, no sólo los museos guardan las huellas fundamentales de
la humanidad, sino que en la mente, experiencia y sabiduría de un
anciano late la historia de una vida, la inmarcesible huella oral
y todo el conocimiento de los tiempos

Hay abuelos- y los hemos tenidos todos- que son refugios de la sabiduría y de cuya experiencia es obligatorio beber. Ellos, como dijo un escritor español: «vivirán, sin duda, mientras no pierdan la costumbre de vivir». Por ello nos duele una seudocultura que exalta la juventud como valor excluyente de las virtudes de los mayores.

En las más notables culturas del mundo, los viejos teman un lugar intelectual de privilegio. Desde los ancianos de la antigua Grecia, hasta el Senado Romano, la sabiduría de la senectud tenia un sitial de trascendencia. En China – hasta el día de hoy – los ancianos gozan del mas extraordinario respeto.

Lo mismo en Isla de Pascua, en donde existe un respetado «Consejo de Ancianos» que dirime asuntos muy importantes de su vida cívica. Como escribe el periodista español Faustino Alvarez: «lo bueno que tienen las personas d edad, que asumen con naturalidad su situación vital, es la libertad en el pensar y el desinterés en el decir. No saben que es «lo políticamente correcto», ni falta que les hace. Han alcanzado una situación que, pese a los achaques físicos o a las humillaciones que les infringe una sociedad injusta, actúan como quien nada tiene que perder, y si acaso algo que ganar: una penúltima vuelta del camino en el mismo discurso ante el nieto mozo o ante el Ministro de Defensa…»

Así resulta que en la mayor parte de los hogares que compartían una misma casa, en la que tradicionalmente los abuelos aportaban su sabiduría y experiencia, los padres se preocupaban de trabajar y aportar los recursos materiales; y los niños iban creciendo orientados por esas dos generaciones, por las cuales eran moldeados.

Sabido es que los gitanos – aun hoy – proclaman a los abuelos como los verdaderos guías y senadores de toda su organización social. En ello se igualan a los esquimales que mucho respetan a sus mayores, a los pascuences y a todos los seres humanos que, en diversas latitudes, continúan la tradición de respeto a quienes poseen canas que surcan cabelleras y barbas.

Por todo lo anterior resulta aleccionador el párrafo de Andre Maurois que citamos seguidamente: «se envejece cuando se siente que es demasiado tarde, que la partida esta jugada, que la escena pertenece en adelante a otra generad6n. El verdadero mal de la vejez no es el debilitamiento del cuerpo: es la indiferencia del alma.

Pero contra esta indiferencia podemos y debemos luchar. Los hombres que envejecen menos a prisa son los que han conservado razones de vivir. Se podría creer que una vida agitada, de grandes emociones, luchas, estudios, investigaciones, fatigas, gasta a un ser. De hecho, lo contrario parece ser la verdad. Envejecer es sólo una mala costumbre ; el hombre ocupado no tiene tiempo de adquirirla». ¡Sin comentarios!

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio