General

Periodismo armado hasta los dientes

Jul 19 2004

por Julio Godoy

PARIS, 19 jul (IPS) Serge Dassault, famoso fabricante de aviones militares y otros productos bélicos, pretende invadir el principal canal de televisión de Francia luego de convertirse en el editor de diarios más poderoso del país.

Dassault, de 79 años, es desde el 18 de junio gerente ejecutivo de
Socpresse, la principal editorial de diarios de Francia. Así, domina Le
Figaro, el mayor diario derechista, del semanario L’Express, la revista
especializada en economía L’Expansion, y 70 diarios regionales.

Socpresse vende promedio seis millones de ejemplares por día. Le Monde,
considerado el diario más influyente de Francia, vende medio millón.

Dassault comenzó negociaciones para comprar TF1, el principal canal
privado de televisión. Los programas periodísticos de TF1 son, según
analistas, el factor más determinante para establecer la agenda política
nacional, en especial durante campañas electorales.

Unos ocho millones de personas ven los programas periodísticos de TF1
todos los días. Hace dos años, la atención prestada por este canal a un
supuesto recrudecimiento de la delincuencia contribuyó a la reelección del
presidente Jacques Chirac.

El repentino poder obtenido por este fabricante de armas y abierto
simpatizante de la derecha francesa desató un nuevo debate sobre la
influencia de las empresas privadas en la prensa.

Pocos días de convertirse en el más poderoso editor de la prensa
francesa, Dassault, amigo de Chirac, anunció que participaría en la
determinación de la política editorial de sus periódicos. Y el partido del
presidente le hizo un lugar para competir por un escaño en el Senado.

«Mis diarios deberán difundir ideas sanas», dijo el empresario, sin
especificar qué distingue, para él, las noticias sanas de las noticias
enfermas.

Algunos diarios regionales ya son un escaparate de la familia Dassault.
Su hijo Olivier es el alcalde de la pequeña ciudad de Corbeil, en la región
de Essone, cerca de París, y también controla el principal diario de la
región, Le Republicain.

Olivier Dassault convirtió el periódico en un portavoz de su sector
político, a tal punto que la oposición lo bautizó «el Pravda de Essone», en
alusión al portavoz del Partido Comunista de la disuelta Unión Soviética.

Los empleados de Le Figaro, diario conservador leal a Chirac, temen un
giro aun más pronunciado a la derecha bajo la égida de Dassault. «Tememos
lo peor», dijo un periodista.

Las declaraciones de Dassault sobre sus intenciones de influir sobre la
línea editorial de Socpresse fueron «preocupantes», advirtió el sindicato
de L’Express (SDJ, por sus siglas en francés).

Tal actitud sería «incompatible con la tradición de independencia y
libertad de expresión de L’Express», sostuvo el SDJ, que se comprometió con
el mantenimiento de tal tradición.

Los temores van más allá de las salas de redacción.

El director del diario izquierdista Liberation, Serge July, recordó en
un editorial que el Estado es el principal cliente de la industria militar
de Dassault.

«Razones básicas de democracia sugieren que a las empresas que obtienen
la mayor parte de sus ingresos de contratos públicos debería prohibírseles
ejercer influencia sobre la prensa», escribió July.

Una fusión entre Socpresse y TF1 constituiría una concentración de
medios de comunicación en manos de un imperio corporativo militar único en
Europa, advirtió el periodista. El actual propietario del canal es la
empresa de obras públicas y de telecomunicaciones Bouygues.

«El poder económico e ideológico ejerce un inaceptable control de la
prensa. El establishment político francés y las instituciones europeas
deben asumir su responsabilidad y detener este control», dijo el secretario
general del Sindicato Nacional de Periodistas, François Boissarie.

July exhortó a la Comisión Europea, rama ejecutiva de la Unión
Europea, a intervenir para detener la creación de un cartel de publicidad
que constituiría una «amenaza capital» para la competencia.

La fusión entre Socpresse y TF1 crearía un oligopolio publicitario,
pues el canal concentra más de la mitad de la facturación televisiva y los
periódicos de Dassault cerca de 20 por ciento de la de prensa.

Pero estos toques de alerta serán, seguramente, ignorados. Dassault
asumió el control de Socpress luego de que la propia Unión Europea avaló
sus intenciones. Además, el empresario es amigo de Chirac desde hace 40 años.

Fue el padre de Dassault, Marcel, quien apoyó a Chirac en sus primeros
pasos en la política.

Pero la identidad entre Le Figaro y Dassault es natural. El diario es
un bastión de la derecha desde su fundación en 1826, y ese perfil se
acentuó después de la segunda guerra mundial (1939-1945) y más aún cuando
lo compró el empresario Robert Hersant, en 1975.

Bajo la dirección de Hersant, encarcelado en 1945 por colaborar con la
ocupación nazi y condenado a 10 años de cárcel por «indignidad nacional»,
Le Figaro se convirtió en una herramienta de los intereses políticos de Chirac.

«Pida a mis periodistas cualquier cosa. Ellos lo harán», le dijo
Hersant a Chirac durante una campaña electoral.

El fallecido Philippe Habert, editor de las páginas de opinión de Le
Figaro en los años 80, se casó con Claude Chirac, hija del presidente y hoy
su asesora en materia de relaciones públicas.

Mientras, el primer ministro italiano Silvio Berlusconi controla la
televisión privada de su país y la usa para sus propósitos políticos..

A comienzos de este año, el gobernante Partido Socialdemócrata alemán
compró el principal diario izquierdista del país, el Frankfurter Rundschau,
que estaba al borde de la quiebra.

En Gran Bretaña, la familia Barclay, dueña de un imperio hotelero,
compró The Daily Telegraph, el diario formato sábana más vendido del país.
Los hermanos Barclay prometieron no inmiscuirse en la línea editorial del
periódico.
*****
+Dassault Aviation, en inglés (http://www.dassault-aviation.com/home/intro/)
+Le Figaro, en francés (http://www.lefigaro.fr/)
(FIN/IPS
——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio