General

VERDADES SECULARIZADAS

Ago 23 2004

Por Leonardo Boff (*)

RIO DE JANEIRO, Ago (IPS) – Las religiones, especialmente las universalistas, como el budismo, el judeocristianismo y el islamismo han sido caminos de descubrimiento de verdades profundas. No eran sólo verdades religiosas. Eran, ante todo, verdades humanas bajo lenguaje religioso. Hoy estas mismas verdades se visten con el ropaje secular de la política y de las ciencias. Poco importa el vestido. Si las verdades son verdaderas, su autor en último término es el Espíritu Santo, enseña Tomás de Aquino.

Esto vale también para la famosa trinidad que subyace en la sociedad moderna
y en cuyo nombre se hicieron la Revolución Francesa y la Revolución
Socialista: libertad, igualdad y fraternidad. Pero esta trinidad sólo estará
garantizada si le añadimos hoy una condición previa: el cuidado de la
naturaleza.

Libertad, igualdad, fraternidad y cuidado de la naturaleza son valores
continuamente negados. No por eso podemos renunciar a ellos. Si lo
hiciéramos, perderíamos el mapa del camino. Ellos representan lo que debe
ser. Funcionan como utopías. Nunca se realizarán plenamente, pero nos hacen
caminar. Se ha dicho que estos valores son como estrellas-guía. Jamás las
alcanzaremos, pero ellas iluminan la noche y orientan a los viajeros.

Si bien se mira, el nicho de estos valores han sido las religiones y, para
el Occidente, el judeocristianismo. La afirmación de que somos todos imagen
y semejanza de Dios, mas aún, de que somos sus hijos y sus hijas, está en la
raíz de la dignidad y de la inviolabilidad de la persona, fuente de los
derechos humanos. La convicción de que somos hermanos y hermanas está en la
base de la igualdad y de la democracia. El hecho de haber sido insuflados de
espíritu creador nos dio la conciencia de la libertad. Y, finalmente, la
constatación de que todos los seres, y también nosotros los seres humanos,
venimos del mismo barro de la Tierra, nos inspira la idea de la comunidad
terrenal y biótica, y de una democracia ampliada, socio-cósmica.

Lógicamente, a esta cuaternidad solemos agregarle la justicia y la equidad,
que pertenecen al discurso político actual y en tiempos pasados a las
tradiciones religiosas y espirituales de la humanidad. La justicia confiere
a cada persona ese mínimo de respeto y de medios de vida, por debajo de los
cuales nuestra relación para con ella no sería humana. La equidad vigila
para que haya una relativa proporción entre la contribución que cada cual da
a la sociedad y los beneficios que recibe de ella.

El proceso de globalización suscita la conciencia creciente de que todos
somos parte de una comunidad de destino planetario. Esta comunidad de
destino incluye a la Tierra, condición de toda vida. Los valores seminales
de libertad, igualdad, fraternidad, justicia, equidad y cuidado de la Tierra
forman el capital básico y común de toda la humanidad, capaz de inspirar
prácticas humanitarias, políticas de integración, formas de producción más
benevolentes, comportamientos de respeto y de reverencia ante la grandeza y
la complejidad de la naturaleza.

Tales valores convocan a cada uno a hacer su revolución molecular allí donde
se encuentre, o sea, a comenzar consigo mismo el cambio del estado de
conciencia, a inaugurar otro patrón de consumo y de relación con la naturaleza.

Si no podemos cambiar el mundo, podemos cambiar nuestro mundo personal. El
camino nuevo empieza siempre con un primer paso, que es la condición para
que otros lo sigan. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Leonardo Boff, teólogo y escritor brasileño.

—————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio