General

Foro de Comunicación y Participación Ciudadana

Sep 9 2004

Carlos Casares

Foro de Comunicación y Participación Ciudadadana para ejercitar libremente desde la sociedad el Derecho a la comunicación. Derecho que no se limita a la «libertad de expresión», ni tampoco a un más democrático acceso a los medios de comunicación, sino también al derecho de acceso a la gestión de todos los medios de comunicación.

Dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 19: «La radiodifusión, como palabra pública, es un ejercicio de la libertad de expresión. Esta libertad implica el derecho a recibir y emitir información y opinión, sin fronteras ni censura, a través de cualquier medio de comunicación».

Es bien importante -a nuestro juicio- el «derecho de antena» en el caso de los medios audiovisuales (radio y televisión), derecho sin el cual no pasan de ser mas que buenas intenciones, las manifestaciones sobre la «libertad de prensa y de expresión»

Estamos ante el ejercicio de uno de los derechos humanos de carácter fundamental dentro de una democracia, plenamente consagrado en la Constitución y en los pactos internacionales vigentes sobre DDHH.

Debemos vincular la Libertad de expresión, de prensa, de comunicación y el derecho a la información, con la libertad de antena. Es decir, sin acceso a los medios que la permitan, la libertad de expresión es una mera «declaración de intenciones».

La Carta de las radios comunitarias y ciudadanas de AMARC señala al respecto: «Igual que la libertad de prensa, el Estado garantizará la LIBERTAD DE ANTENA. El acceso de todos los sectores sociales, en igualdad de oportunidades al espectro radioeléctrico, con transparencia en la asignación de frecuencias y con requisitos técnicos razonables».

El espectro radioeléctrico es PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, por lo que el derecho de uso y de sus frecuencias radioeléctricas es un bien comunitario y su utilización equitativa en beneficio de toda la sociedad constituye la base que debe orientar su administración y regulación por medio de la ley, convenios, resoluciones, tratados y demás normas de carácter internacional.

También la Carta de las radios comunitarias y ciudadanas de AMARC señala: «Las frecuencias radioeléctricas no deben venderse ni subastarse, puesto que el titular de las mismas es la SOCIEDAD como tal y la finalidad primaria de los medios de comunicación es el servicio público. La libertad de expresión no puede supeditarse a quién ofrezca más dinero por ella».

Las nuevas tecnologías, en particular el Internet, abren una posibilidad cierta en la democratización y participación en las comunicaciones, mas allá del problema de base del propio sistema que no garantiza la posibilidad de compra de la infraestructura básica a grandes mayorías de la población como a otra cantidad de necesidades básicas para el desarrollo de una vida digna.

Las Radios Comunitarias pueden ser grandes o chicas, de corto o largo alcance, con baja o gran potencia. Lo comunitario no hace referencia a un lugar pequeño, sino a un espacio de intereses compartidos. Pueden trabajar con voluntarios o personal contratado, con equipos artesanales o con las mejores tecnologías. Lo comunitario no se contrapone a la producción de calidad, ni a la solidez económica del proyecto.

Comunitarias pueden ser las emisoras de propiedad cooperativa, o las que pertenecen a organizaciones civiles sin fines de lucro o cualquier otro régimen de propiedad que garantice su finalidad social de y para la Comunidad.

En esta nueva sociedad de la «pasta base», de la masificación despersonalizada, de la ausencia del compromiso personal y la propaganda para que aceptamos la mediocridad porque finalmente «es lo hay valor», nuestro objetivo es lograr un FORO PERNAMENTE para la discusión, defensa y participación ciudadana, la posibilidad de prácticas de inclusión en una sociedad que excluye a las mayorías. La comprensión de que estos derechos, como el de la palabra nos pertenecen a todos y todas, debemos ejercitarlo, como derechos del consumidor, como derechos de comunicación e información, como derechos del hombre, de la mujer y de los niños y de las niñas.

«La palabra nos aproxima, nos revela, nos desarrolla, nos hace mejores hombres y mujeres. La palabra, libremente expresada, nos humaniza» (Carta de las radios comunitarias y ciudadanas de AMARC).

Por estos motivos AMARC no lucha exclusivamente en busca de soluciones paraa las radios que hoy están operando. No es la nuestra una lucha corporativista. Se trata de la posibilidad de iniciar un proceso de construcción de políticas públicas en comunicación y tecnologías de la información y comunicación (TIC), una nueva forma de participación ciudadana en el ejercicio de estos derechos y una legislación acorde que garantice el acceso a los medios de comunicación de todos los ciudadanos y ciudadanas en igualdad de oportunidades.

No se trata de dar respuesta a un reclamo exclusivo de las radios comunitarias, sino a lo que estas mismas experiencias han despertado y demostrado: necesitamos mejorar nuestro sistema de medios de comunicación, que incluye a las radios comunitarias, pero también a la radio y televisión comercial, estatal y departamental, los medios que nacen y/o se potencian a partir del desarrollo de las tecnologías con el objetivo de profundizar la democracia.

Este objetivo, de profundizar la libertad y la democracia, exige transparencia y acceso equitativo a la gestión de los Medios de comunicación y nos enfrenta a temas de poder. Creemos que este Foro de Comunicación y Participación Ciudadadana nace con un fuerte respaldo social, de organizaciones y personas con diferentes intereses y pensamientos, diverso, abierto y con capacidad de articular este otro poder inmenso de la gente, del ciudadano y ciudadana dispuesto a defender su propia libertad, sus espacios, sus derechos y particularidades En esta pelea AMARC asume su compromiso, convencidos que este espacio de la sociedad que representamos desde la radio comunitaria, tiene en pequeña escala esta misma construcción que vemos en el FORO y objetivos comunes básicos como los planteados en esta carta fundacional que con gusto y convicción firmaremos el día de hoy.

* Carlos Casares es representante de AMARC (Uruguay)/Consejo Regional ALC Sub Región Cono. Intervención en la presentacion del Foro de Comunicación y Participación Ciudadadana, Montevideo/Recosur

—————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio