General

Huracán Iván augura lo peor

Sep 21 2004

Stephen Leahy

TORONTO, sep (IPS) – El huracán Iván, esa poderosa tormenta que mató a por lo menos 120 personas en el Caribe y en el sur de Estados Unidos, podría ser apenas uno de los primeros en una serie de fenómenos climáticos devastadores atribuibles al recalentamiento planetario.

?Debemos esperar más huracanes tropicales y ciclones a medida que la Tierra se vaya recalentando?, alertó el científico James McCarthy, profesor de oceanografía en la estadounidense Universidad de Harvard.

Vastas zonas oceánicas del planeta se acercan a los 27 grados centígrados, e incluso superan esa temperatura en verano, lo que aumenta las probabilidades de este tipo de tormentas, dijo el experto a IPS.

Cuando el agua se calienta a tal grado, la evaporación es mayor y propicia la formación de huracanes y ciclones de gran intensidad.

En los últimos 100 años, la Tierra se calentó unos seis grados centígrados, según el informe presentado en 2001 por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), organismo científico internacional que estudia el vínculo entre la actividad humana y el recalentamiento.

Tras atender informes de más de 2.500 científicos de unos 100 países, el IPCC concluyó que la emisión de dióxido de carbono y otros gases actúa como una sábana que impide a gran parte de la energía solar que alcanza la Tierra abandonar la atmósfera y disiparse luego en el espacio.

La energía retenida es absorbida por los océanos y por los continentes, recalentando el planeta y causando el llamado ?efecto invernadero?.

El dióxido de carbono es liberado en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles como los derivados del petróleo, el gas y el carbón. Algunos gobiernos se resisten a reducir esas emisiones por presiones de sectores vinculados con la industria, el transporte y la energía, advierten ambientalistas.

Una de las pruebas del recalentamiento de las aguas planetarias es que el nivel mundial de los océanos y mares aumentó 3,1 centímetros en los últimos 10 años, señaló el jefe de la Sección de Análisis Climático del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de Estados Unidos, Kevin Trenberth.

Se calcula que el nivel del mar del planeta aumentará unos 50 centímetros para 2100.

Pero el aumento de la temperatura de océanos y mares del planeta no es uniforme. El Atlántico norte y el Pacífico norte son los que se calientan más despacio, en tanto que las aguas del Caribe se calentaron rápidamente en los últimos años.

?El recalentamiento planetario crea condiciones favorables para la formación de huracanes, y cada vez más fuertes. Esa es la conclusión lógica, aunque pueda ser un poco polémica?, alertó Trenberth.

Luego de pasar por Cuba, el huracán Iván alcanzó la categoría cinco en la escala de Saffir-Simpson, el grado máximo de velocidad y de capacidad destructiva para una tormenta.

La velocidad de los huracanes de esa categoría supera los 250 kilómetros por hora. El Iván llegó a superar los 320 kilómetros por hora, convirtiéndose en el sexto huracán más potente en los registros del Atlántico.

En 12 días, Iván mató a 70 personas en el Caribe y a otras 50 en Estados Unidos. El daño total es difícil de calcular, pero algunos señalan que solo en Estados Unidos las pérdidas ascienden a 10.000 millones de dólares.

Ahora se acerca el Jeanne, que en Haití ya mató a 90 personas y a otras nueve en República Dominicana.

Sin embargo, las estadísticas sobre huracanes que golpearon Estados Unidos revelan una disminución de la intensidad de las tormentas en los últimos 50 años.

La mayoría de los huracanes no han llegado a tierra firme, y en los últimos 25 años, gracias a los satélites, se previnieron con anticipación y de esa forma se redujeron los daños.

Pero hay abundante evidencia de un aumento de fenómenos climáticos graves en la última década en todo el mundo, dijo McCarthy.

En 1998, el huracán Mitch mató a cerca de 20.000 personas en América Central. Más de 4.000 murieron en China ese mismo año por inundaciones. Al año siguiente, Bangladesh sufrió unas las peores inundaciones de su historia, al igual que Venezuela.

Europa fue azotada por inundaciones sin precedentes en 2002, y una ola de calor también única en 2003.

?Los registros sobre el clima ahora cambian cada vez más rápido. Estamos en una era de sucesos climáticos sin precedentes?, subrayó McCarthy.

El científico señaló que los patrones históricos del clima son cada vez más inservibles para predecir el futuro, pues el recalentamiento planetario ha cambiado las condiciones de la atmósfera y los océanos.

?En 30 o 50 años, el clima de la Tierra será por completo diferente?, pronosticó.

Lo que no ha cambiado en Estados Unidos es la falta de interés en el cambio climático, señaló el periodista Ross Gelbspan, ganador del premio Pulitzer y autor de dos libros sobre el tema.

Se necesita una urgente reducción de al menos 70 por ciento de los gases invernadero para minimizar el impacto en el ambiente, sostuvo Gelbspan.

El periodista lamentó que, a pesar de los últimos huracanes, el recalentamiento planetario sigue fuera del radar de la campaña electoral estadounidense.

Gelbspan atribuyó este desinterés al poder de las industrias.

?Las industrias del petróleo y del cobre en Estados Unidos reciben más de 20.000 millones de dólares al año en subsidios. Imagine lo que se podría hacer si ese dinero fuera invertido en energías limpias?, señaló. (FIN/2004)

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: «Lo que los muros hablan, los medios callan». Roberto Savio