Halliburton recluta mercenarios en Colombia

Por: El Tiempo

Son oficiales y suboficiales recién retirados, que ganan 18 millones de pesos al mes y un seguro por 150 millones de pesos.

Un grupo de 25 de ellos se encontraron, el pasado jueves dos de diciembre, en un lujoso edificio ubicado en la Avenida Chile, en el norte de Bogotá.

Días antes, cada uno había recibido en su casa una llamada telefónica en la que un coronel retirado los invitaba a una reunión en la cual les haría una tentadora oferta laboral. También les pidió absoluta confidencialidad.

Aunque muchos de los citados se conocían entre sí por haber participado o liderado operaciones de orden público, cuando se encontraron en el sitio se preguntaron con cierta extrañeza cómo habrían conseguido sus teléfonos privados y datos sobre sus vidas. Todos, además, tenían experiencia en mando de tropa.

Una vez allí, fueron recibidos por el coronel retirado que rápidamente les explicó de qué se trataba: viajar a la convulsionada Irak.

En tono pausado, y tras destacar el nivel de preparación de la fuerza pública colombiana -debido a la experiencia por la guerra contra guerrilla y paramilitares-, les dijo que la misión era custodiar oleoductos y gasoductos, y escoltar personal de empresas privadas en Bagdad, Mosul, Faluya y Basora.

Es decir, deben estar preparados para cualquier agresión.

“La oferta es muy buena”, asegura uno de los oficiales retirados que estuvo presente en la reunión y que pidió el anonimato. “No acepté porque ahora soy empresario en el área de seguridad”, agrega.

EL TIEMPO corroboró su testimonio con fuentes gubernamentales.

“Sabemos que ya se fue el primer grupo de colombianos”, confirma un alto funcionario de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada. Añade que desde hace unos días esa entidad tiene conocimiento del reclutamiento de “capital humano colombiano”. “Su experiencia en combate del terrorismo, el crimen y la delincuencia organizada está siendo aprovechada en Irak”.

Asistentes a la reunión aseguran que la oficina a la que fueron citados es de Halliburton Latinoamérica, filial de la petrolera Halliburton Co., dirigida durante 5 años por el hoy vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, y blanco de polémicas, entre otras cosas, por obtener el contrato más grande para apagar incendios petroleros en Irak, provocados por seguidores del derrocado régimen de Saddam Hussein.

Efectivamente, Halliburton es señalada en E.U. como una de las 30 compañías en el mundo dedicadas a este tipo de reclutamiento junto con Blackwater USA, especialista en combate urbano; y Dyncorp, que apoya labores de fumigación de narcocultivos en Colombia.

Pero sus voceros en Colombia negaron tajantemente cualquier vínculo con este reclutamiento aunque dijeron conocer casos de personas que se han marchado al Medio Oriente, incluso ex empleados suyos: “Aquí llaman a preguntar pero no tenemos nada que ver con el tema (…) Nosotros sí hemos enviado personal operativo y administrativo a Irak, pero es de nuestra planta”.

También manifestaron su malestar porque alguien esté usando su nombre para realizar esta tarea. Con todo, un colombiano que trabajaba para una filial de Halliburton en estructura petrolera fue muerto de un balazo en Irak hace un año. La propuesta

Lo concreto es que ese jueves, tras oír la propuesta, varios de los presentes decidieron levantarse de la reunión al considerarla riesgosa para sus vidas.

Muchos de quienes se quedaron vienen siendo sometidos a rigurosos estudios médicos y de seguridad. Otros, ya alistan maletas para viajar a Bagdad a mediados de enero, y un puñado partió hace apenas 48 horas.

“El viernes viajaron 16″, asegura el oficial retirado que accedió a hablar con este diario.

Las condiciones ‘laborales’

A quienes aceptaron embarcarse se les pagará 7.000 dólares mensuales (unos 18 millones de pesos). El contrato inicial fue pactado por un año, con la posibilidad de prorrogarlo 6 meses.

En él también se dice que cada tres meses tendrán vacaciones en la ciudad de Europa que elijan y que se les otorgará un seguro de vida por 150 millones de pesos.

No obstante, en una de las cláusulas se les advierte que si deciden abandonar la misión antes del tiempo pactado, tendrán que reintegrar hasta el último dólar.

Este diario también tuvo conocimiento de que una empresa nacional firmó un contrato para blindar al menos 50 carros que serán usados por ejecutivos de petroleras y por funcionarios iraquíes.

“Son blindajes categoría 6 y especial, las más resistentes”, reconoce un vocero de la empresa que exigió que el nombre de esta se mantuviera en total reserva por razones de seguridad.

Y aunque desde principios del año, medios de la talla de ‘Time’, ‘The New York Times’ y ‘The Guardian’ revelaron el reclutamiento de personal civil y de militares retirados para reforzar a las tropas aliadas en Irak, así como el apoyo logístico de empresas especializadas, esta es la primera evidencia que se tiene de estas actividades en Colombia.

Se calcula que en la actualidad este ejército privado -en el que también hay chilenos, españoles, surafricanos, irlandeses y ahora colombianos- alcanza los 10 mil efectivos, cerca de uno por cada 10 marines.

Gran parte de este personal integra el llamado primer anillo de seguridad de Irak, y aunque la prensa mundial ha registrado secuestros y decenas de bajas en este ‘ejército’, debido a sus diversos orígenes y diferentes vías de contratación, nadie cuenta con una estadística al respecto.

La estrategia ha sido considera por analistas internacionales como un mecanismo para ahorrar a los gobiernos las impopulares bajas militares.

Similar percepción hay en Colombia.

“Tengo conocimiento de que algunas empresas norteamericanas están haciendo este reclutamiento. Cada vez es más frecuente que los gobiernos utilicen a este tipo personal para desempeñar ciertas labores de riesgo y así evitar que sus nacionales o los miembros de sus fuerzas militares sean afectados por el conflicto. Además, nuestra mano de obra es calificada y por eso muy atractiva”, asegura el politólogo Alfredo Rangel.

Esta noticia fué publicada originalmente en: El Tiempo

——————————————————————————–
‘Other news’ es una inciativa personal, que tiene el fin de proprocionar material que tendria que estar en los medios, y no esta por los criterios comerciales de la informacion. Esta abierta a recibir contribuciones de todos. Su area de trabajo es informar sobre temas globales, relaciones norte-sur, y gobernabilidad de la globalizacion. Su lema es una frase aparecida en el muro de la vieja aduana de Barcelona, a comienzos del 2.003: “Lo que los muros hablan, los medios callan”. Roberto Savio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.