General

Unanimidad iberoamericana sobre Enrique Iglesias

May 30 2005

COMUNICA

El hasta ahora presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, «un líder por excelencia», asumirá la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) en julio.

Los cancilleres de los 22 países que integran la Comunidad Iberoamericana de Naciones se reunieron el 28 de mayo en Guimaraes, Portugal, teniendo como principal punto del orden del día la designación de la persona que ocupará ese cargo y con ello pondrá en marcha un organismo que marcará «un punto de inflexión» en las Cumbres, según el ministro español, Miguel ?ngel Moratinos.

Desde un punto de vista formal, los cancilleres lo que hicieron fue aprobar ofrecerle el cargo a Iglesias, en vez de designarlo. La explicación está en que el presidente del BID cuando se habló con él al respecto en la XIV Cumbre (San José de Costa Rica, 2004) pidió que se esperase para oficializar el asunto a que él comunicara a la Asamblea del BID su decisión de no continuar en la Presidencia hasta culminar su mandato dentro de dos años. Y, sobre todo, que el cambio de Presidentes no alterase el funcionamiento normal de la dirección del Banco.

Tan claro fue el planteamiento que el canciller de Costa Rica, Roberto Tovar, declaró a Comunica que en Salamanca se designaría a Iglesias.

Además, en la reunión preparatoria de la Cumbre celebrada en Sevilla el 20 y 21 de abril, Iglesias no solamente asistió sino que además pronunció un discurso en el acto de clausura, cuyo contenido es un verdadero programa de acción iberoamericana. Allí planteó que la Comunidad Iberoamericana debe actuar con una «vocación universal» y jugar un papel decisivo en la tarea mundial de «humanizar la globalización».

Pero en Guimaraes no todo fue consenso, ya que ante la falta del mismo quedaron sin designar las personas que ocuparán la Secretaría General Adjunta y la Secretaría de Cooperación (que absorberá a la actual SECIB), que serán designadas en septiembre, cuando los Cancilleres se reunirán en Nueva York, durante la celebración de la Asamblea anual de la ONU.

Para la Secretaría General Adjunta, la Argentina y Brasil propusieron a la brasileña María Elisa Berenguer, pero ante la falta de consenso resolvieron dejar el tema para septiembre.

En todo caso, como dijo el canciller portugués, Diogo Freitas do Amaral, aunque la SEGIB todavía no tiene todas sus funciones bien definidas, algo está claro: su primer objetivo es organizar adecuadamente las Cumbres. Por su lado, Moratinos insistió en que la SEGIB será una «estructura permanente para institucionalizar las Cumbres».

Freitas do Amaral subrayó que la SEGIB «es uno de los saltos cualitativos más importantes de los últimos años» en la cooperación iberoamericana. Ahora, añadió, el espacio iberoamericano «pasará a tener una organización internacional y una estructura permanente de apoyo» lo que contribuirá «al fortalecimiento de la Comunidad Iberoamericana y a asegurarle una proyección internacional».

Lucha contra la pobreza, una prioridad

Los cancilleres reunidos en Guimaraes confirmaron algo que extraoficialmente había anticipado la cancillería española: por primera vez en los quince años de Cumbres la que se realizará en Salamanca no tendrá un lema central, algo que se venía planteando desde hace tres o cuatro años y que se aplazaba de año en año.

La razón de prescindir del tema central, explicó Moratinos, es facilitar que los debates de los mandatarios se puedan centrar en cuestiones de actualidad. No obstante también anticipó que, a su entender, esas cuestiones se volcarán hacia los problemas del desarrollo y el combate de la pobreza.

Hay que luchar contra la pobreza, subrayó el canciller español, porque su persistencia socava la consolidación de la democracia y atenta contra los Derechos Humanos.

Asimismo se analizarán los programas de cooperación y se prestará especial atención a la ayuda a los países de renta media, cuestionada por algunos países industrializados y el programa de canje de deuda externa por educación, propuesto por el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero y acogido por unanimidad en la Cumbre de San José de Costa Rica.

En la reunión de Guimaraes participaron los ministros de Exteriores de Andorra, Argentina, Bolivia, Colombia, España, Honduras, México, Nicaragua, República Dominicana, Paraguay, Portugal, Uruguay y Venezuela y vicecancilleres y embajadores que representaron a los otros nueve países que integran la Comunidad Iberoamericana de Naciones.

Iglesias será designado Secretario General Iberoamericano con un mandato de cuatro años, renovable por otros cuatro y no podrá sucederlo una personalidad de su mismo país. Él tiene la nacionalidad uruguaya, aunque nació en Arancedo, España. En Uruguay fue presidente del Banco Central y ministro de Relaciones Exteriores. También fue secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), secretario general de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Fuentes de Energías Nuevas y Renovables y en 1968 presidió la conferencia interministerial de Punta del Este, origen de la creación de la Organización Mundial del Comercio. En 1988 fue designado presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cargo que dejará en julio.

Seguramente teniendo estos antecedentes en cuenta y su conocimiento personal del Secretario General, Moratinos subrayó que Iglesias es «un líder por excelencia» y «un gran iberoamericano». (Comunica/29-05-05).