General

OMC en Ginebra: Movilización ciudadana para vigilar y resistir

Jul 28 2005

Sergio Ferrari

ALAI-AMLATINA 7/2005, Ginebra.- Con una concurrida
movilización de protesta campesina de fondo, la Organización
Mundial del Comercio (OMC) inició en Ginebra este miércoles 27
de julio y por tres días la reunión de su Consejo General.

Si oficialmente los organizadores tratan de bajarle el perfil a la
importancia de esta cita y es presentada como una “etapa
preparatoria más? hacia la Cumbre ministerial de la OMC de
diciembre próximo en Hong Kong, los adversarios de la OMC no
bajan la guardia.

No olvidan que hace un año, en esta misma ciudad helvética, en
“otra reunión más?, los representantes de las más grandes
potencias comerciales del mundo relanzaron, sorpresivamente, el
“Ciclo de Doha?, postergado después del profundo fracaso de la
Cumbre de Cancún. Un golpe de mano un tanto amargo para la
mayoría de los países del Sur y del movimiento alter mundialista
en su conjunto. Un proceso casi “clandestino? sin ninguna
participación de la sociedad civil, como lo señala Alessandro
Pelissari, secretario general de ATTAC Suiza.

Aunque parezca una cita técnica y formal, el Consejo Ministerial
define como objetivo principal de este encuentro de 72 horas,
precisar las modalidades y los criterios del acuerdo marco
impuesto con vehemencia hace doce meses.

Tal como lo señala en entrevista con el periódico independiente
suizo “Le Courrier?, el investigador filipino Joseph Purugganam
lanza una advertencia clara: “El acuerdo (de 2004) era ya muy
desfavorable para los países en vías de desarrollo. Sus
reivindicaciones se reflejaban sólo en forma muy vaga…Todo lo
contrario de las exigencias de los Estados Unidos y Europa…?

El representante de “Focus on Global South?, uno de los
promotores de la campaña que promueve el abandono del Ciclo de
Doha, señala que mientras los países ricos insisten en continuar
subsidiando sus agriculturas, países como Filipinas o Indonesia
tratan que se protejan productos de base, como el arroz, del cual
depende la sobrevivencia de millones de familias.

Movilización campesina

El tema agrícola está en el centro mismo del debate actual en el
seno de la OMC. Y así lo entienden organizaciones campesinas
de diferentes países que se convirtieron en las últimas horas en
Ginebra en la punta de lanza de la protesta anti-OMC.

Un grupo de la Unión de Campesinos de Noruega, llegó este
martes 26 a Ginebra luego de haber recorrido más de 2000
kilómetros en una marcha casi sin precedentes que comenzara 40
días antes.

Apoyados por sus pares helvéticos y delegaciones de Japón,
Corea y otras nacionalidades, los agricultores noruegos entregaron
este miércoles 27 una petición a los responsables de las
negociaciones agrícolas en la sede misma de la OMC.

Por su parte, una coalición de más de 70 redes y organizaciones
de todo tipo (ONG, sindicatos, organizaciones sociales, etc.)
manifestaron en la puerta misma de la OMC para expresar no sólo
la resistencia al contenido de las negociaciones sino también
advertir a los negociadores que los movimientos sociales no bajan
la guardia y siguen vigilando cada paso de ese organismo con
extrema atención.

El Consejo de los Pueblos

Esta amplia red de organizaciones contestatarias convocó, en
paralelo del Consejo Ministerial de la OMC, a un “Consejo General
de los Pueblos?, que se reúne también en esta ciudad hasta el
sábado 30. Dicha iniciativa se propone, en un ambiente distendido
y “festivo? – acorde al ritmo del verano europeo – convertirse en un
“Observatorio? que vigile las negociaciones y un “espacio abierto?
de debates y discusiones sobre las mismas.

Entre los principales promotores se encuentran Vía Campesina y
la Coordinación Campesina Europea, el movimiento ATTAC de 13
países del continente, el Foro Social de la región Lemanique,
diversas ONG y redes nacionales e internacionales (como OXFAM,
Volontari nel Mondo, la Comunidad de trabajo Suiza, Amigos de la
Tierra, la Declaración de Berna); el Comité para la Anulación de la
Deuda del Tercer Mundo; sindicatos y organizaciones ecuménicas
comprometidas.

Una serie de conferencias y talleres de intercambio sobre todos
los aspectos de las negociaciones de la OMC (y sus 10 años de
existencia), animan el programa de este Consejo popular, que
sesiona en la sede del Consejo Mundial de Iglesias. Conciertos y
actividades culturales diversas completan la convocatoria
altermundialista.

Idea creativa llena de originalidad, el Consejo General de los
Pueblos busca denunciar que las negociaciones que tendrán una
significativa repercusión estratégica para miles de millones de
personas en el planeta, se realicen casi en secreto y sin
participación alguna de la sociedad civil internacionales. Una
especie de “impunidad? en el ejercicio del poder planetario
inaceptable desde la perspectiva altermundialista.

Convocatoria única y unida que, sin embargo, deja abierta un
segundo nivel de debate. ¿La reforma de la OMC o la abolición
pura y simple de esta organización? Discusión no saldada frente a
la cual se alzan una serie de posiciones y sensibilidades
diferentes. Por el momento, lo esencial y aglutinador, es la lucha
contra una OMC “clandestina?, contra los acuerdos “secretos? y
contra el consenso impositivo de los países enriquecidos.