General

Enigma sobre videos de muerte de brasileño en metro de Londres

Ago 24 2005

Londres, ago (PL) El enigma sobre las cintas en blanco de las cámaras que debieron filmar la entrada en el metro londinense del brasileño Jean Charles Menezes y cuando fue tiroteado por un agente, coloca hoy en una situación incómoda a Scotland Yard.

Los videos, considerados claves en las pesquisas para aclarar los pormenores del incidente del pasado 22 de julio en que un agente tiró a matar y a quemarropa a un inocente confundido con un terrorista, no aparecieron filmados por el circuito cerrado que debió recoger esa imágenes.

Las cintas en blanco provocaron una controversia entre los agentes y trabajadores de la estación de Stockwell, quienes denunciaron a la Comisión Independiente de Quejas a la Policía (IPCC), siglas en inglés, que por lo menos tres de las cuatro cámaras distribuidas en el andén no tenían ningún problema.

Según el periódico The Times también pusieron en duda la rotura de una quinta de las cámaras ubicada en el vagón, en el cual se encontraba sentado Menezes, leyendo un periódico gratuito, y donde un agente le disparó siete balas en la cabeza y uno en el hombro.

El caso es que la policía se llevó las cintas y luego las devolvió afirmando que se encontraban en blanco.

Para responder ante la IPCC, Scotland Yard aseguró que esos equipos no funcionaban, por lo cual no captaron las imágenes de lo sucedido.

Mientras, las autoridades del London Underground, responsables del circuito cerrado, también manifestaron su desconcierto ante esa afirmación al declarar que desconocían las causas de tal fallo.

Ese revuelo se desató tras demandar la familia del joven electricista abatido que se publicaran los videos filmados en la estación londinense.

La reacción de Scotland Yard lo vuelve a colocar en una posición incómoda luego de varias quejas de los parientes del joven electricista, de 27 años de edad.

Los familiares de Menezes denunciaron que sólo se les informó sobre su muerte 48 horas después y que fueron engañados pues se les dijo que el joven se comportó de forma sospechosa, que vestía una chaqueta amplia, en la cual podía portar explosivos y una mochila en la espalda.

También se les informó que el joven corrió para brincar una talanquera.

Esos argumentos fueron descartados luego de publicar el canal de televisión ITV que el brasileño tuvo un comportamiento normal, informaciones filtradas por un miembro de la IPCC, cesado poco después.

El caso de Menezes también ha puesto en la picota pública al jefe de Scotland Yard, Ian Blair, a quien se le imputó intentar impedir que las pesquisas fueran realizadas por la IPCC.

El joven era vigilado por la policía por residir en el edificio, donde vivía uno de los supuestos autores del fallido atentado del pasado 21 de julio.

http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID=%7B1056210C-C7E0-4080-896E-3AB241A1AF9B%7D&language=ES