General

Elecciones internas en el PT: el partido ante el espejo

Sep 16 2005

Pep Valenzuela

ALAI-AMLATINA 15/09/2005, São Paulo.- Querida Ana, esta
noche/madrugada cayó por aquí una tormenta, perdona la
expresión, «do c.», rayos, truenos y agua sin fin; al lado de la
Avenida 23 de Mayo, el ruido de la lluvia conseguía apagar el
estruendo permanente del tráfico; un «toró» que dicen en algunas
regiones del país. Pensé mucho en tí y, menos alegre y gracioso,
un poco en la situación del país.

No sé muy bien, sin embargo, por dónde empezar para explicarte
un poco la situación que vive Brasil en estos días, ya desde hace
tres meses que iniciara la que pasará a la historia como la crisis
del «mensalão» (algo así como sueldazo mensual). En realidad,
hay dos temas diferentes, aunque mezclados. El primero, el
«mensalão» en rigor, que es el del eventual pagamiento a
diputados, aliados por cierto, para que votasen a favor de las
propuestas del gobierno; el segundo, financiación ilegal de
campañas electorales.

Quizás, podría ser considerando la visión que ofrecen los llamados
«medios de comunicación o información de masas», no hace falta
insistir en que lo de masas no es porque sean éstas quienes los
producen o utilizan sino porque están hechos para el «consumo»,
muchas veces en el peor sentido, de las «masas», también en el
peor sentido. Por ejemplo, ayer u hoy mismo, en las, entre 13 y
16, primeras páginas de uno de los cotidianos más vendidos,
todas las noticias, viñetas y opiniones tratan de esa crisis. Una de
las líneas principales de «investigación» es sobre la eventual
implicación del Presidente Lula en esos esquemas de corrupción y
actividades ilegales. Otra, sobre la culpabilidad efectiva o no de
José Dirceu, que fuera segundo de a bordo en el Gobierno y
considerado eminencia gris de la línea política adoptada por el
núcleo dirigente del Partido de los Trabajadores para ganar las
elecciones y, después, dirigir el país desde el palacio presidencial,
palacio del Planalto; culpabilidad que, por la relación especial entre
él y Lula podría tener consecuencia obvias que remiten a la línea
anterior. Con un perfil más bajo, todo tipo de acusaciones contra
cualquier diputado, senador, alcalde o concejal del PT que
eventualmente pudiera ponerse a tiro. Transversalmente a todo
eso, el PT recibe por todos los lados: por culpable, por incapaz,
por inepto, por «leninista», por pretender el «poder por el poder», por
pretenderse más ético que los demás. Te puedes imaginar cómo
se te queda el cuerpo después de la lectura de esa sección.
Porque, además, los indicios que han venido apareciendo en las
diferentes comisiones parlamentarias de investigación, así como
las declaraciones a esas mismas comisiones y a la Policía
Federal, no dejan espacio para la inocencia de una buena parte de
los acusados. Parece que el mundo se va a acabar, que es el
caos, que el país se va a hundir…

Después, sin embargo, en la sección de economía, parece que
salga el sol sobre el país-continente: la industrias crecen todas,
las exportaciones baten récordes históricos, los bancos están que
revientan de beneficios, el consumo familiar crece, aumentan las
posibilidades de crédito y microcrédito, se crea empleo formal y
también informal… y así en este plan, liquidando deuda externa, y
a pesar de los riesgos siempre presentes de fluctuación del dólar y
movimientos en los mercados financieros. El resto del periódico,
como si fuera una especie de reedición revisada, relata la cantinela
de siempre: por un lado, un país de «caras» (título de una de las
revistas rosa más vendidas), supuestas personalidades, artistas,
cine, conciertos, bares y restaurantes con el mayor «charme», un
mundo, en fin, maravilloso; cerca de ahí, las maravillas, iba a decir
del deporte pero en realidad casi tan sólo del fútbol y de otros
deportes cuando se trata de exaltación patriótica. Ya, a
continuación, viene la sección de los secuestros «express», asaltos
a edificios «nobles» en la ciudad de São Paulo, narcotráfico y
asesinatos en las favelas de Río de Janeiro, manifestaciones de
estudiantes pidiendo billete gratis para ir a la universidad;
prostitución infantil en las calles de la gran metrópoli paulista, con
detalle de las áreas, edades, precios… y los «clasificados».

A todo esto, y aunque estoy convencido de que la experiencia y
realizaciones de este gobierno marcarán un hito histórico, el
bloque político y social que llevó a Lula a la Presidencia está
liquidado. Y quien peor parte lleva de momento en el reparto es el
PT; y no muy lejos, la Central Única de Trabajadores-CUT, el MST
y otros movimientos que vienen articulando una campaña de apoyo
a Lula, que el Presidente es el primero en ignorar, exigiendo
cambio de la política económica; pretendiendo, en definitiva, que la
situación sería peor sin él. Lo cual que no me parece muy
desatinado, como mínimo. El problema es que Lula no solamente
ni imagina o sueña que sea posible otra política económica, es
que está convencido de que estamos en el mejor de los mundos
posibles. Si fuera de otra manera, no hay ninguna ni la más
mínima señal al respecto. Pero, una parte del problema es, sin
duda, la ausencia de una auténtica y vigorosa movilización social
que pudiese obligar al Presidente a cambiar de posición.

De acuerdo con las declaraciones del entonces tesorero del
partido, Delubio Soares, él mismo y sólo él sería responsable de la
arquitectura del esquema de distribución de dinero para
financiamiento ilegal de campañas (llamado aquí «caja 2»). En
aquellos días de mediados de julio, dejaron la dirección del partido
él mismo, el secretario general, el secretario de comunicación y
hasta el presidente, el ex-guerrillero José Genoíno. Pocos días
después, para rematar la faena, el propio Lula, desde Francia,
donde se encontraba con motivo de su participación institucional
en las celebraciones del 14 de Julio, confirmó: el PT había
montado una estructura para conseguir «caja 2» para el propio
partido y para los partidos aliados, entre los cuales algunos
reaccionarios de toda la vida, como el Partido Progresista (sic.), el
Partido Liberal y el Partido Trabalhista Brasileiro. Pero, atención,
primero, él no sabía nada puesto que estaba formalmente
desligado de los trabajos de dirección desde hacía años.
Segundo, como las personas que habían dirigido el partido hasta
donde había llegado asumieron responsabilidades de gobierno, la
organización quedó debilitada y con cuadros menos formados que
habrían «cometido errores». Y, tercero, en fin, ese delito lo
cometen todos los partidos en Brasil.

En aquel momento, ganaba espacio la tesis de que Lula estaría
desligándose del PT para, primero, no ser afectado por los casos
de corrupción ya públicamente admitidos y, segundo, para
preparar una eventual opción a la reelección, esta vez ya, sin el
partido o con el partido como una organización más de apoyo a su
candidatura. De hecho, y éste es uno de los elementos clave en
el actual escenario, el «buen funcionamiento» de la economía del
que, como te he comentado, informan los «media», y un alto nivel
de popularidad del propio Lula a pesar de la tormenta en marcha,
hacen pensar a los grupos y sectores del entorno Lula que con o
sin PT el Presidente tiene potencial por sí solo para repetir. La
oposición, por su parte, se ha movido entre los que se animaron a
reclamar la destitución de Lula y trabajar para que las
investigaciones de corrupción llegasen hasta él, y los que optaron
por mantener estabilidad institucional y económica pero debilitando
lo más posible al extornero de modo que fuese impracticable
cualquier intento de reelección en la contienda del próximo año. El
resultado final de las investigaciones y la marcha de la economía
indicarán a unos y a otros los caminos posibles todavía.

Para la parte más organizada y decisiva de los movimientos
sociales y áreas de izquierda del país, esa reelección es, a pesar
de todo, el mejor de los escenarios posibles. Aunque la política
del gobierno, especialmente la económica, consiguió ganarse
críticas duras de parte de aquellos, el diálogo y la confianza entre
las dos partes continúan siendo un elemento valorado,
especialmente por los primeros, por lo menos a espera de que el
equilibrio de fuerzas pudiera cambiar de bando y favorecer a las
fuerzas de los cambios estructurales. Sin embargo, no parece que
tengan fuerza suficiente para eso y se confiarían más bien a un
buen acuerdo con el propio Lula y los sectores más progresistas
que todavía hay dentro del gobierno. A final de cuentas, toda la
«crisis» está marcada por ese carácter de representación/gestión
de conflicto, teatral realmente en muchos casos, en las
instituciones. Pero, sin reflejo o expresión fuerte en las calles o en
las esferas de la economía y social. Claro que lucha haberla hay-
la, pero no sería tanto por los rumbos de la economía y, en general
del país, sino por el control del aparato de Estado.

Supongo, Ana, que a esta altura te preguntarás: ¿y el PT, el
partido esperanza de la izquierda mundial, el partido del Foro
Social, de la democracia participativa, el partido-movimiento?
Pues, el próximo domingo se celebrará en todo el país una jornada
de elecciones para renovar todos los directorios partidarios y la
presidencia de los mismos, que se elige directamente, en los
niveles nacional, estatal y municipal. En mi opinión, creo que el
partido había conseguido conservar frescura y lozanía y mucho
potencial a pesar de lo avanzado del proceso de su paulatina
conversión en una organización electoralista, institucionalista y,
como dicen todavía algunos por aquí, un partido del «orden
establecido». Potencial y energía viviendo en las numerosas, ricas
y originales experiencias de gestión democrática y popular en
numerosos ayuntamientos y también en algún caso a nivel de
Estado. Potencial y energía en su relación con los movimientos y
organizaciones sociales de todo el país. Potencial y energía en
los valores que animaban y animan a la mayoría de los militantes,
en su propia historia. Eso, está claro que no desaparece de un día
para otro.

Con matices y diferencias, ése es el discurso de la mayoría de
candidatos. Notorias diferencias en relación a la crítica o no del
gobierno y su política, menos en relación al papel de Lula, a quien
la mayoría sigue considerando figura central para el futuro. La
novedad real en medio del proceso de elecciones directas (PED)
es la fractura del denominado Campo Mayoritario (CM), una
alianza de corrientes nacionales y regionales en torno a un núcleo
duro en el centro del cual está Lula, que viene dirigiendo
históricamente al PT. Su influencia en el partido era determinante
y su control de la estructura implacable. De hecho, desde hace
años las tendencias de la llamada izquierda petista venían
prácticamente llorando la incapacidad de controlar, dominar y
hasta aplacar la sed de poder de esa tendencia/aparato. Aunque
la red de intereses y de estructuras de poder que unía al «Campo»
era y es todavía muy fuerte, numerosas señales en este momento
muestran que hoy ya no es posible mantener el poder
incontestado de todavía hace muy poco. Sin embargo, no está
garantizado un cambio real ni tampoco la proclamada «refundación
del PT», bandera levantada por el exalcalde de Porto Alegre, Tarso
Genro, hoy presidente interino del partido, y a la que se sumaron
numerosos e importantes miembros de la mayor tendencia así
como otras tendencias de la izquierda, la Democracia Socialista
del también exalcalde de Porto Alegre y candidato a la presidencia
nacional de la organización, Raul Pont. Sinceramente, a lo que la
mayoría de lo que no es Campo Mayoritario, o salió de éste, aspira
es a que por lo menos el candidato de esa tendencia no gane en el
primer turno, forzando un segundo en el que habría alguna
posibilidad de juntas fuerzas y ganar, en primer lugar. Y, en
segundo, a que al menos la distribución de fuerzas en los
directorios sea más representativa y plural y permita realizar o
iniciar la deseada «refundación» que hasta el candidato del CM
afirmar buscar.

Con éxito mayor o menor, sea el resultado que sea, algunos
sectores de la «izquierda» ya anuncian que no será posible
continuar en el partido, más o menos abiertamente. La alternativa
más probable para la mayoría de los que salgan debería ser el
Partido Socialismo y Libertad (PSOL), creado por la senadora
expulsada del PT, Heloísa Helena y dos diputados más, Luciana
Genro y Babá. Otros ya organizaron desde hace algunos meses
los denominados Núcleos de Acción y Reflexión Socialista. A las
puertas de los actos y debates de campaña, algunos grupos
menores intentan convencer a los asistentes de que ya llegó la
hora.

Sin embargo, por un buen tiempo todavía, como mínimo, el PT
continuará siendo el mayor partido de la izquierda en Brasil. Y
conservará dentro de él la mayoría de expresiones ideológicas y
políticas que ya lo caracterizan hoy. Eso, por supuesto, no
garantiza nada a medio y largo plazo. Pero, las trabajadoras y
trabajadores brasileños, las clases populares y los movimientos
sociales necesitan de una expresión política y lo que el PT
conserva, a pesar de todo, no es un bagaje despreciable para
repensar el futuro.

_____________________________________________
Servicio Informativo «Alai-amlatina»
Agencia Latinoamericana de Informacion – ALAI
info@alainet.org
URL: http://alainet.org