General

LOS MODELOS ECONÓMICOS NO SON DE FIAR

Nov 22 2005

Por Hazel Henderson (*)

ST. AUGUSTINE, Nov (IPS) – El Premio en Economía 2005 del Banco de Suecia,
comúnmente conocido como Premio Nobel en Economía, fue otorgado
recientemente a Robert Aumann, de la Universidad Hebrea de Israel, y a
Thomas Schelling, de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, ambos
matemáticos y teóricos del juego.

La profesión económica ha adoptado métodos de la teoría del juego porque
ofrecen percepciones más hondas acerca del comportamiento humano. El
tradicional modelo de homo economicus ese siempre racional individuo que
lleva al máximo su propio interés en la competición con los demás- es ahora
considerado poco realista. Este desolador modelo del comportamiento humano
que ocupa el centro de la economía está demostrándose cada vez más
equivocado según muchos otros científicos.

La de economista es una poderosa profesión que ostenta una posición
dominante en las políticas públicas y en la toma de decisiones en el ámbito
privado. Sin embargo, muchos economistas admiten que sus modelos no son
dignos de confianza, raramente predicen los rendimientos y resultados
económicos y han fracasado en cuanto al desarrollo económico. Por ello me
pregunto ¿cómo hizo el Banco de Suecia en 1968 para persuadir al Comité del
Premio Nobel a fin de que aceptara otorgar un premio de un millón de dólares
para la ciencia económica? Peter Nobel, descendiente de Alfred Nobel y
abogado especializado en derechos humanos, cree que fue un esfuerzo de
relaciones públicas para legitimar a la economía como una ciencia. Nobel
agregó en una reciente entrevista conmigo: “No pienso que la economía sea
una ciencia y espero que el Premio del Banco de Suecia sea desvinculado del
Premio Nobel.?

En 2004, cuando el premio fue otorgado a otros dos economistas de la Escuela
de Chicago, Finn Kydland y Edward Prescott, por el ensayo en el que
pretendían demostrar (con matemáticas de fantasía) por qué los bancos
centrales deberían quedar libres de vigilancia política, muchos matemáticos
manifestaron su rechazo.

Los últimos ganadores del premio, Aumann y Schelling, son hábiles
investigadores del comportamiento humano y de los juegos, aunque, como los
economistas, enfocan sus trabajos mayormente en los conflictos y la
competición. Esta predisposición tanto en la economía como en la teoría del
juego trata inadecuadamente a la mitad más cooperativa, participativa y
altruista del comportamiento humano. La prueba del predominio de la
cooperación en los éxitos de la humanidad es ahora confirmada por nuevas
investigaciones científicas sobre las hormonas, incluyendo la oxitocina (que
permite la vinculación afectiva) y las células “espejo? en los cerebros
humanos, que son una base para la empatía con otros seres humanos.

No resulta sorprendente que el Premio 2005 del Banco de Suecia haya ido a
teóricos del juego. Los modelos matemáticos de Schelling se enfocaban en los
conflictos y fueron usados sin éxito- durante la guerra de Vietnam por el
Pentágono para tratar de romper la resistencia del Vietcong. Aumann también
trabajó durante la Guerra Fría y asesoró a Estados Unidos sobre la
estrategia militar de la Unión Soviética. Entre 1965 y 1968 Aumann colaboró
con el Pentágono sobre cómo jugar el “juego de póquer? armamentista con los
soviétiicos. Pero tratar de usar modelos matemáticos para calar más hondo en
el comportamiento humano puede ser tan inapropiado como usarlos en la economía.

Las nuevas investigaciones efectuadas por otras ciencias muestran cuan
complejo es en realidad el comportamiento humano. La mayor parte de las
disciplinas que estudian a las sociedades y las interacciones humanas
abarcan el entero repertorio del comportamiento humano, desde los conflictos
y la competición hasta la cooperación, la participación, la compasión e
incluso el altruismo.

¿Cómo es que la economía y la teoría del juego se entusiasmaron con la
competición? Una explicación es que las teorías de Charles Darwin fueron
pirateadas por las elites en la Gran Bretaña victoriana que vieron en “la
supervivencia del más apto? la justificación para el sistema de clases.

Una explicación más profunda es simplemente la psicología masculina. La
economía ha sido siempre patriarcal en su núcleo. Su definición de
“comportamiento racional? como la potenciación competitiva del propio
interés implica que el comportamiento cooperativo, participativo y
compasivo, así como las actividades del voluntariado son “irracionales?. De
acuerdo con esta lógica, la economía ignora todo el trabajo no retribuido
(que constituye por lo menos el 50% de toda la producción en la mayoría de
los países), al mismo tiempo que trata de “antieconómico? el trabajo de las
mujeres que crían a sus niños, manejan el presupuesto del hogar y cultivan
alimentos para su familia (lo que yo llamo la “economía del amor?).

Los teóricos del juego enfocan tales juegos competitivos de “ganar-perder? o
de “perder-perder? como el “dilema del prisionero?, en el que la falta de
confianza entre dos acusados de un crimen lleva a cada uno de ellos al peor
resultado para ambos. Sin embargo, una reciente investigación sobre
cuestiones femeninas mostró que las mujeres rechazan el “dilema del
prisionero? y obtienen el mejor resultado (un juego de “ganar-ganar?) porque
confiaron una en la otra. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Hazel Henderson, economista estadounidense, autora de Beyond
globalisation y productora de la serie televisiva Ethical Market.