General

Pocos países frenan la pandemia

Nov 21 2005

Por Sanjay Suri

LONDRES, nov (IPS) – Los países caribeños figuran al frente de los pocos que revirtieron la propagación del sida, según un informe de la principal agencia especializada de la ONU sobre esta enfermedad, presentado este lunes.

«El año pasado decíamos que, después de ?frica subsahariana, el Caribe era la región que tenía el mayor aumento», dijo a IPS Purnima Mane, directora de políticas del Programa de las Naciones Unidas para el VIH/sida (Onusida).

Pero esos países «realmente se tomaron muy en serio los mensajes de prevención», agregó Mane.

Barbados, Bahamas, Bermuda, República Dominicana, algunas partes de Haití y Cuba avanzaron significativamente en sus campañas para frenar el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante el sida, sostuvo la funcionaria.

«Pienso que la ventaja que tuvieron es que son más pequeños y, por lo tanto, fueron capaces de llegar más a la gente «, opinó. Pero también se las arreglaron para superar dificultades particulares, agregó.

«El problema es que cada isla tiene tanto contacto con la otra que es muy difícil controlar el VIH», dijo. «Así que tienen un desafío, pero los países aprovecharon sus pequeñas dimensiones, unieron sus programas, los pusieron en práctica y tuvieron impacto.»

Kenia y Zimbabwe son otros países que muestran caídas en la prevalencia del VIH en los últimos años, según el informe presentado este lunes en Ginebra, titulado Actualización 2005 de la Epidemia del Sida.

El estudio fue presentado en vísperas del Día Mundial del Sida, que se celebra el 1 de diciembre.

En Kenia, cayó de 10 por ciento a fines de los años 90 a siete por ciento en 2003, indicó el estudio. En Zimbabwe, la prevalencia de 36 por ciento entre mujeres embarazadas en 2003 cayó a 21 por ciento en 2004.

En las áreas urbanas de Burkina Faso, la prevalencia entre jóvenes embarazadas cayó de menos de cuatro por ciento en 2001 a menos de dos por ciento en 2003.

Pero el panorama mundial no es muy brillante. «El informe dice que 40 millones de personas están infectadas, lo que representa alrededor de tres millones más que en los últimos dos años».

En 2005 se infectaron cinco millones de personas y alrededor de tres millones murieron, dijo Mane.

«Geográficamente, ?frica subsahariana fue la mayor preocupación, porque incluso hoy, 60 por ciento de todas las personas que viven con sida son de esa región», señaló. Pero en los últimos dos años la nueva preocupación ha sido Europa oriental, afirmó.

«Aquí hay una fenomenal epidemia de uso de drogas inyectables, lo que se solapa con la epidemia de VIH», dijo Mane. Hay poco acceso a agujas y jeringas limpias, y esto limita los programas de prevención del uso de drogas, explicó.

«Esto se ha vuelto un problema considerable para nosotros», puntualizó.

Donde la prevalencia disminuyó, los cambios en el comportamiento para prevenir infecciones, tales como el mayor uso de condones, la demora la iniciación sexual y una menor cantidad de compañeros sexuales, jugaron un papel clave, señaló el informe.

La expansión de las pruebas voluntarias de VIH y el asesoramiento psicológico fueron otros factores importantes.

Según el informe, el acceso al tratamiento para el VIH mejoró notoriamente en los últimos dos años. «Más de un millón de personas en países de ingresos bajos y medios ahora están viviendo vidas más largas y mejores porque están en tratamiento antirretroviral», dice el estudio.

Los autores estimaron que entre 250.000 y 350.000 muertes se evitaron este año a causa del mayor acceso a estas terapias.

Pero «la cantidad de personas que viven con VIH en general continuó aumentando en todas las regiones del mundo excepto el Caribe», señaló el informe. De los tres millones que fallecieron este año por enfermedades vinculadas con el sida, más de medio millón eran niños.

El año pasado, la cantidad de casos en Europa oriental aumentó 25 por ciento, llegando a 1,6 millón este año.

En Europa oriental, pero también en Asia y en América Latina, «la combinación del uso de drogas inyectables y trabajo sexual alimenta la epidemia, y los programas de prevención se están quedando cortos en el abordaje de esta superposición», señaló el informe.

Sin embargo, incluso allí hubo un éxito incompleto.

En la ciudad india de Kolkata (ex Calcuta), el tratamiento de trabajadoras sexuales con VIH «fue muy exitoso», dijo Mane. El uso de condones entre ellas llega a 85 por ciento, y la prevalencia de VIH en este sector se redujo a menos de cuatro por ciento el año pasado, tras sobrepasar el 11 por ciento en 2001.

Pero en la ciudad india de Mumbai (ex Bombay), «algunas medidas ocasionales no fueron tan exitosas», contó Mane. Allí, la prevalencia del VIH entre trabajadoras sexuales sigue superando el 52 por ciento registrado en 2000.

Buena parte de la propagación de la enfermedad todavía responde a la ignorancia, según el informe de Onusida. En ?frica subsahariana, dos tercios de las mujeres de entre 15 y 24 años carecieron de un conocimiento adecuado sobre la transmisión del virus.

Más de 90 por ciento de los entrevistados para una encuesta en Filipinas en 2003 pensaban que el VIH podía ser transmitido compartiendo una comida, y casi la mitad de las trabajadoras sexuales de India dijeron confiar en la apariencia de un hombre para inferir si es portador de VIH.