General

QUE DIFERENCIA HACE UNA \»CONSTITUCION\»?

Nov 24 2005

Mumía Abu-Jamal

Con el voto sobre la Constitución ya pasado, el presidente de la nación y la prensa están pidiendo que se festeje, sugiriendo que Irak, el golpeado, herido, casi despedazado Irak, está en el camino dorado a la «democracia.»

Olvidemos por un minuto la tontería sobre la «democracia,» como si fuera una florcita que se puede trasplantar en el desierto. El entusiamo legalista, lleno de palabrerías con el que los norteamericanos tratan el tema de la «Constitución,» hace pensar a muchos que una vez que las palabras son escritas en el papel, el trabajo ya está casi terminado.

Así piensan muchos en esta cultura de contrato que se orienta a los negocios: papel es igual a poder; y lo que está escrito se vuelve realidad.

Pero Irak amenaza con probar que el papel, después de todo, es sólo papel.

Y algunos observadores ya están viendo no «democracia» en el horizonte, sino el horroroso espectro de una guerra civil.

Mucho de lo que se comenta en los Estados Unidos se basa en la creencia que el ejército de Irak está empezando a responsabilizarce por el peso de la defensa del país. Pero hay un serio problema con esa creencia, y es que todavía no existe tal ejército nacional en Irak.

Lo que existe, según el ex-embajador norteamericano Peter Galbraith, es una variedad de milicias regionales, esencialmente étnicas. Galbraith, escribiendo en una reciente edición de *New York Review of Books*, sostiene:

«En este país, profundamente dividido, el pueblo es leal a su comunidad no a Irak, y el ejército refleja esas divisiones. De los 115 batallones del ejército, sesenta son compuestos por shiitas y están ubicados en la parte sur de Irak, cuarenta y cinco son sunni árabes y están en las gobernaciones Sunni, y nueve son Kurdish Peshmerga, aún cuando oficialmente son descritos como parte del ejército Irakí estacionado en Kurdistán. Hay exáctamente un batallón mezclado (con tropas de los ejercitos de los principales grupos políticos) estacionado en Bagdad … La ley de Kurdistán prohibe el despliegue del ejército Irakí en territorio kurdistano sin permiso de la Asamblea Nacional de Kurdistán.» Peter Galbraith, «Ultima Oportunidad para Irak.» [«Last Chance for Iraq», *NYROB* (10/6/05), p. 22.]

Oh — y la tán mentada «Constitución»? Esta asegura la autonomía de las regiones y de los estados independientes. El gobierno central no es de ningún modo, central. En Irak, «todo el poder está en las provincias.»

Galbraith cita fuentes militares norteamericanas cuando escribe que el temor de una guerra civil es inminente.

Hace meses, escribí que las tales elecciones eran virtualmente irrelevantes.

No he encontrado razones para cambiar de opinión.

La idea de «nación» es diferente de una comunidad religiosa a otra. Lo que los mantiene precariamente juntos es la memoria de un estado nacional. Para unos, es una memoria de terror. Para otros, Irak fué el centro glorioso de la civilización.

Y como hay diferentes memorias, algunas negativas, otras positivas, estas fuerzas unen o tienden también a separar.

La idea de «nación» es evasiva, ilusoria, muy cambiante.

Con el tiempo, quizás en un tiempo sorpresivamente corto, habrán 2 o 3 Iraks. Un Irak Shi’a; un Irak Sunni; y una patria Kurda-Irakí.

Sin lugar a dudas, los «intereses nacionales» de los Estados Unidos, (i.e. «petróleo») vendrán de uno de ellos (o quizás de todos ellos!)

Después de todo, una nación ocupada por un poder extranjero no es en verdad una nación; es una colonia.

Una colonia no toma las decisiones importantes; esas decisiones las hace el poder ocupante. Esa es la verdadera definición de «imperio.»

Un imperio, para *ser* imperio, tiene que tener colonias.

Si cree que los Norteamericanos no mandan en Irak, Usted está soñando!

Pueden jactarse de un Primer Ministro; pueden hablar de su «Constitución»; pero al fín de cuentas, Irak es dominado por un poder extranjero: por los Norteamericanos.

Naciones son conquistadas para beneficio del conquistador; jamás para beneficio del conquistado!

Irak no es una excepción.

Mumía Abu-Jamal