General

Lamy provoca un acuerdo decepcionante en Hong Kong

Dic 19 2005

Focus on the Global South

El trío conformado por la Unión Europa, Estados Unidos, y Pascal
Lamy fue exitoso en su intento de obligar a los países en
desarrollo a aceptar una Declaración Ministerial que priva aún más
del desarrollo a los países del Sur.

Luego de 6 días de negociaciones ásperas, el último día de la
Ministerial de Hong Kong terminó con la adopción de un texto con
muchas fallas que no refleja lo que habían demandado varios
países en desarrollo en los últimos cinco días. Las resistencias
de países como el G90, Venezuela, Kenia y Cuba fueron
sistemáticamente minadas por la inmensa presión ejercida por el
mundo desarrollado. Venezuela y Cuba registraron su reserva
sobre los componentes del Acuerdo sobre Productos no Agrícolas
(NAMA, por sus siglas en inglés) y los servicios en el texto de la
plenaria final. Su estatus legal todavía no está claro.

«Este texto es una receta para el desastre, y muchos países en
desarrollo no podrán convencer a sus pueblos que han regresado
con un buen acuerdo. La intención de la última reunión del G20
dirigida por Celso Amorin de Brasil y Kamal Nath de la India era
lanzarse reconocimientos mutuos para así encubrir el hecho que
habían alcanzado un acuerdo que provoca un desastre», dijo el
Dr. Walden Bello de Focus on the Global South.

Al acordar reducir los aranceles en sus mercados agrícolas,
industriales y de servicios, la aprobación del texto por parte de los
países en desarrollo es un fracaso para el desarrollo y una victoria
para la globalización corporativa.

En el tema de subsidios a la exportación, la UE está logrando un
alto rédito, a cambio de hacer nada. Una gran porción de los
apoyos de la UE están dirigidos a subsidiar las exportaciones.
Sin embargo, sólo una pequeña parte está clasificada como
subsidios a la exportación. La mayoría caen dentro del espacio
legal-OMC denominado «Caja Verde» que se ha escapado de
imposiciones en las actuales negociaciones.

«El G20 ha traicionado a los países en desarrollo. Ellos bien saben
que no hay recortes reales en los apoyos domésticos y en los
subsidios a la exportación por parte de la UE o los Estados
Unidos en base a este texto. Este es apenas un ejercicio de
cambio de cajas y los subsidios de la UE a las exportaciones se
lo realizará de otra manera en el rango de 55 mil millones de
euros por año,» dijo Aileen Kwa de Focus on the Global South.

«India y Brasil han conducido a los países en desarrollo al engaño
a cambio de acceso a los mercados agrícolas para Brasil y
servicios de contratación externa (outsourcing) para la India».

A pesar del paquete totalmente vacío sobre agricultura, el mundo
en desarrollo ha sido obligado a tragarse la píldora amarga del
acceso agresivo a servicios de Mercado. El texto sanciona el
lanzamiento de negociaciones sectoriales, lo cual obligará a los
países en desarrollo a proveer a los inversionistas extranjeros con
los mismos derechos que los proveedores locales. Esto
constituye un candado para su capacidad de desarrollar sus
propios sectores de servicios. El G90 junto con los países como
Venezuela y Cuba peleó una valiente batalla para preservar la
naturaleza flexible de GATS pero fueron desbaratados por Brasil y
la India que se unieron a Estados Unidos y la Unión Europea.

«Se evidencia una vez más que la OMC no puede subordinar las
metas estrechas del acceso al mercado y la liberalización
comercial a las preocupaciones legítimas del desarrollo», dijo el
Dr. Bello.

En la medida que llegaban las noticias de la adopción de la
declaración a las calles de Hong Kong donde los agricultores
mantenían una vigilia, se sentía la clara voluntad de continuar la
lucha al regreso en cada país.

«Lo único que obtuvo el mundo en desarrollo fue una fecha vacía
para terminar los subsidios a cambio de un mal acuerdo en el
resto de la agricultura, un mal acuerdo en la industria y un mal
acuerdo en los servicios». (Traducción: Helga Serrano)