General

Cristianos tienden puentes con el Islam

Feb 23 2006

Por Silvio Ferreira

PORTO ALEGRE, Brasil, feb (IPS) – Diálogo es la palabra más mencionada en la novena Asamblea del Consejo Mundial de Iglesias, que finalizará este viernes en Brasil tras 10 días de debates marcados por los conflictos que provocó la publicación de caricaturas de Mahoma originalmente en diarios europeos.

«Lo más importante es avanzar en el diálogo, no debemos gritarnos unos a los otros, sino dialogar. Como solía decir mi padre, no debemos alzar la voz, sino mejorar nuestros argumentos», manifestó Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz y arzobispo emérito de la diócesis anglicana de Ciudad de Cabo, Sudáfrica.

La preocupación por la tolerancia y la democracia religiosa estuvo presente en prácticamente todos los debates y talleres llevados a cabo por los cerca de 3.300 participantes en la Asamblea del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), iniciada el 14 de este mes en la Pontificia Universidad Católica de Porto Alegre, la capital del meridional estado brasileño de Río Grande del Sur.

La crisis surgida tras la publicación de 12 caricaturas del profeta Mahoma, en un diario conservador danés el 30 de septiembre, fue uno de los asuntos más discutidos en este encuentro.

Es que las caricaturas, reproducidas en otros diarios europeos y de otras partes del mundo, provocaron violentas manifestaciones de protesta en muchos estados de población mayoritariamente musulmana en los últimos meses, dejando decenas de muertos.

La ola de violencia es atribuida en general a la intolerancia religiosa. Pero «estamos obligados a destacar, sin embargo, que los conflictos que ocurren hoy en el mundo son, antes todo, políticos», dijo Tutu en rueda de prensa, recordando la invasión de Estados Unidos y sus aliados a Iraq.

«La religión es muchas veces usada como subterfugio para otros problemas que no tienen que ver con la religiosidad», recalcó a IPS Margot Käsmann, obispa de la Iglesia Evangélica Luterana de Hannover, en Alemania.

Es tarea de las iglesias cristianas europeas establecer y estimular el diálogo con las similares de Estados Unidos, como un camino para neutralizar la política intervencionista del gobierno de ese país de George W. Bush, sostuvo el inglés Colin Williams, arquidiácono anglicano de Lancaster y secretario general de la Conferencia de Iglesias Europeas.

«Tenemos que apoyar las iglesias en Estados Unidos, ayudar en lo posible para buscar el diálogo y la paz, sin violencia y contra el intervencionismo», dijo a IPS.

Por su parte, el armenio Aram I, moderador del CMI, también lamentó la confrontación que para muchos oponen civilizaciones. «Hoy no hay más barreras en el mundo, todos estamos en comunicación y debemos vivir como una comunidad, aceptando los demás como son», recomendó.

Los conflictos tienen origen en dos situaciones distintas, según Elias Crisóstomo Abramides, de la Iglesia del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, creada por la comunidad griega en Turquía. Una está vinculada a las invasiones políticas y militares de países, como las ocurridas en el Caribe, en Afganistán y más acá en el tiempo en Iraq.

La segunda tiene como punto de partida las diferencias entre el mundo cristiano y el islamismo. «Como somos una iglesia cristiana nacida en Turquía, rodeada de musulmanes por todos lados, tenemos el compromiso de buscar la mediación de ese conflicto», señaló Abramides. «El respeto y el diálogo son claves para alcanzar el camino de la paz», comentó a IPS.

Los líderes religiosos presentes en Porto Alegre, por otro lado, no ahorraron críticas a las caricaturas del diario danés. «La viñetas desataron el incendio, la cuestión actual es saber cómo apagarlo. Cristianos y musulmanes deben trabajar juntos para promover el diálogo», sentenció el secretario general del CMI y reverendo de la Iglesia Metodista de Kenia, Samuel Kobia.

El presidente de la Congregación Israelita de Sao Paulo, el rabino Henry Sobel, divulgó un manifiesto en el encuentro ecuménico, destacando la importancia de la libertad de expresión como un principio fundamental de la democracia y un derecho incuestionable del ser humano, que debe preservarse siempre. Pero también el respeto a las demás personas.

«Si no la acompaña el respeto al próximo, sin embargo, ella (la libertad de expresión) puede hacerse destructiva», matizó. «La única manera de construir un mundo más pacífico es buscar comprender el punto de vista ajeno y respetar lo que es sagrado para el otro», sostuvo.

Todas esas observaciones recuerdan también los problemas enfrentados por los cristianos en su propio mundo y que constituyeron temas de la Asamblea.

El CMI reúne 348 iglesias, como la luterana, la calvinista, los ortodoxos y pentecostales. Son 550 millones de fieles en el mundo, ya que los católicos, más numerosos, no están integrados.

La división de los cristianos entre tantas iglesias pone el CMI ante un grave desafío. «Lo que separa los cristianos es el hecho de que unos piensan ser mejores que los demás, debemos primero aceptarnos y entendernos mutuamente para que podamos unirnos», acusó el reverendo Ezamo Murry, representante de Iglesia Bautista del Noreste de India.

«Nos separan diferencias dogmáticas y normativas», lamentó Dioskoros Hagos, representante de la Iglesia Ortodoxa de Eritrea, observando que Jesucristo significa la unión por medio de la Iglesia establecida por su sangre.