General

EL MERCADO HISPANO EN EEUU, EN JUEGO

Feb 16 2006

Los grandes grupos, atentos a la posible venta de Univisión
ELMUNDO.ES

MADRID.- Univisión, el principal grupo de comunicación en español de EEUU,
estudia su venta o fusión. La empresa busca una gran operación que realce
su valor y ponga fin a una disputa entre accionistas. Atentos a lo que
ocurre, los grandes grupos de comunicación del país y la mexicana Televisa
-que ya posee casi un 10% de Univisión- aparecen como principales
candidatos a hacerse con el pastel del emergente mercado latino de EEUU,
que acumula un poder adquisitivo de 480.000 millones de dólares al año.

El buque insignia de la compañía, valorada en 10.000 millones de dólares,
es la cadena Univisión, una televisión que llega al 98% de los hogares
hispanos de EEUU a través de 62 estaciones y más de 90 emisoras afiliadas.
Además, es propietaria de Galavisión -cadena por cable con más de 5,9
millones de abonados-, TeleFutura y emisoras de radio y empresas en el
negocio de la música e Internet.

Al frente del grupo está A. Jerrold Perenchio, de 75 años, un antiguo
agente de estrellas de Hollywood que, pese a no hablar ni una palabra de
español, supo ver el potencial del mercado hispano. Según los datos
publicados por ‘The New York Times’, en 1992 se puso al frente de un grupo
de empresarios, entre los que se encontraba Emilio Azcárraga, fundador de
Televisa, para comprar Univisión y 13 estaciones en español propiedad de
Hallmark por 500 millones de dólares.

«Gran contribuidor» a la causa del presidente Bush y al Partido
Republicano -como lo ha definido el periódico neoyorquino-, cuenta con el
11% de las acciones de la compañía. El venezolano Gustavo Cisneros tiene
en sus manos un 5,5% y la empresa mexicana Televisa, otro 9,4%. Es
precisamente este último uno de los grupos que aparece en las ‘quinielas’
de los interesados por hacerse con el grupo si finalmente se pone en venta.

Televisa, el mayor productor de contenidos en español del mundo, es uno de
los principales proveedores de las exitosas telenovelas que emite
Univisión y cuenta con un contrato de exclusividad para seguir haciéndolo
hasta 2017. Ambas mantienen un enfrentamiento que, en los últimos meses,
ha provocado incluso la salida de los dos principales directivos de la
mexicana del Consejo Ejecutivo de la cadena.

Sobre la mesa, una demanda de Televisa en la que alega que la cadena le
debe la cuantía correspondiente a un programa y con la que, según algunos
analistas, desea romper su exclusividad con ella. En el fondo, la disputa
por el nombramiento ‘a dedo’ de Ray Rodríguez como número dos de la
compañía, gesto que hace pensar que Perenchio ya ha elegido sucesor.

Sin embargo, Televisa -que cuenta con 1.000 millones de dólares en
efectivo- no podría hacerse con Univisión en solitario. Necesita un aliado
con los bolsillos llenos para aumentar su participación en la compañía y
para sortear las leyes estadounidenses, que impiden a un inversor
extranjero hacerse con más del 25% de una empresa estadounidense de
radiodifusión.

Por tanto, el grupo mexicano -que acaba de entrar en el mercado español a
través de su participación en La Sexta-, necesitaría un socio ‘local’. «Si
el comprador es Televisa, la única manera de que este acuerdo funcione es
que una empresa privada de inversión entre a escena y negocie la tenencia
del 51% de la copañía», declaraba un analista de Sanders Morris Harris a
la agencia Reuters.

El diario mexicano ‘El Universal’ ponía de manifiesto esta semana que el
atractivo de los medios en español supone «una rara oportunidad de
crecimiento, en un momento en el que el público tradicional de la radio y
televisión estadounidense está dividido por la competencia que representan
Internet y el cable».

Según un estudio citado por el periódico, los diez millones de familias
hispanas de EEUU serán 13,5 millones en 2010 e ingresarán 670.000 millones
de dólares, lo que supera la tasa de crecimiento de otros grupos étnicos.

Los gigantes News Corporation, de Rupert Murdoch, Time Warner y CBS
también se cuentan entre los potenciales interesados en Univisión, que ha
dejado en manos del banco suizo UBS el asesoramiento de la operación.

Todos ellos deberán enfrentarse a la Federal Communications Commission, el
órgano que regula el sector de las comunicaciones en EEUU, y que limita al
40% el número máximo de hogares al que puede llegar un operador. Según
‘The New York Times’, tanto la compañía de Murdoch como la CBS podrían
estar dispuestas a vender algunas estaciones para cumplir con ese
requisito.

Pero aún hay un inconveniente más. Según los analistas de TheStreet.com,
el principal obstáculo en la venta de Univisión será su precio. El propio
Murdoch señalaba el pasado miércoles que no estaría interesado en la
compañía si el precio fijado es de 40 dólares por acción, una cifra que la
prensa ha manejado en los últimos días. Si es así, para TheStreet.com ni
siquiera una gran compañía se lanzará sobre el grupo en solitario.