General

Una hoja parroquial de Valencia asegura que las víctimas de malos tratos \’provocan con su lengua\’

Feb 17 2006

* Dice que el varón no pierde los estribos por dominio, sino porque ‘no aguanta más a la provocadora’
* El Arzobispado de Valencia dice que el texto ‘no refleja el sentir de la Iglesia’
* CCOO pide que se procese por ‘apología del terrorismo’ al autor del texto

EFE

VALENCIA.- Un artículo publicado en la hoja parroquial ‘Aleluya’, que
se distribuye en la mayoría de las iglesias valencianas, asegura que
«más de una vez» las víctimas de malos tratos «provocan con su lengua»
y considera «peor» los abortos que la violencia contra las mujeres.

Este artículo está firmado por un colaborador, Gonzalo Gironés, un
catedrático de Teología jubilado, que añade que «el varón,
generalmente, no pierde los estribos por dominio, sino por debilidad,
no aguanta más y reacciona descargando su fuerza que aplasta a la provocadora».

En ese texto, Gironés afirma que en el año 2005 hubo 63 mujeres muertas
a manos de sus parejas en España y añade que «por cada mujer muerta a
manos de un hombre, hubo 1.350 niños asesinados por voluntad de sus
madres. Es peor».

La publicación lleva impreso en caracteres destacados bajo su cabecera
las palabras Arzobispado de Valencia, pero esta institución ha
asegurado en un comunicado que su único órgano oficial es el Boletín
Oficial del Arzobispado de Valencia y que la única publicación
informativa que promueve es el semanario ‘Paraula’.

No obstante, ‘Aleluya’ se distribuye en la mayoría de iglesias
valencianas y lleva siempre en su portada la carta pastoral del arzobispo de Valencia.

La nota del Arzobispado rechaza los términos en que se expresa el
artículo y recuerda que «en nada reflejan el sentir de la Iglesia
frente a este tipo de situaciones absolutamente injustificables».

Recuerda el Arzobispado que la postura de la Iglesia sobre los malos
tratos «ha quedado expresada en numerosas ocasiones», incluso por el
arzobispo, Agustín García-Gasco.

Según el comunicado, García-Gasco afirmó en su homilía del pasado 9 de
junio, ante la Asociación de Amas de Casa Tyrius en la Catedral de
Valencia, que «detrás de todos los episodios de la llamada violencia de
género hay un fracaso educativo esencial: se trata de hombres que no
han cultivado, ni siquiera de una manera mínima, el respeto por la mujer»