General

El consejo del Banco Mundial da luz verde a la cancelación de la deuda de 17 países

Abr 4 2006

TERESA BOUZA (EFE)

WASHINGTON.- El Consejo Ejecutivo del Banco Mundial ha dado luz verde a la cancelación de 37.000 millones de dólares (unos 30.847 millones de euros) en deuda de 17 países pobres, entre ellos Bolivia, Honduras, Nicaragua, Guayana y 13 naciones africanas.

El visto bueno del órgano directivo del Banco Mundial (BM) supone el espaldarazo final a la condonación de los pagos de la deuda, cuya entrada en vigor está prevista para el próximo 1 de julio, cuando comienza el año fiscal del BM.
El Banco ha perdonado 1.500 millones de dólares (1.250 millones de euros al cambio actual) a Bolivia, 765 millones a Nicaragua (637 millones de euros) y 1.180 millones a Honduras (983 millones de euros).
«Es un acuerdo histórico que combina una mayor financiación con la cancelación de la deuda, que ayudará a los países pobres a cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio» de las Naciones Unidas, dijo Paul Wolfowitz, presidente del BM, en un comunicado.
Fuentes del Banco han asegurado que existe un compromiso por parte de los países donantes para hacer contribuciones extra por los pagos que dejarán de percibirse durante los próximos 10 años a la Asociación de Desarrollo Internacional (IDA), la división del Banco encargada de realizar préstamos con bajos intereses. Para los 30 años siguientes los compromisos son menos firmes.
Según el Banco Mundial, existen restricciones legislativas que impiden a los países donantes tener un compromiso firme a tan largo plazo, aunque una portavoz del organismo se mostró convencida de que en su momento se alcanzará un acuerdo en esa dirección.
El Consejo Ejecutivo del Banco ha pedido a los donantes que cumplan con sus promesas.
Wolfowitz, por su parte, ha instado a la junta directiva de la IDA a actuar con celeridad durante la reunión que celebrarán el próximo mes para aprobar la condonación de la deuda, de forma que la cancelación de los pagos pueda empezar en julio, según lo previsto.

Promesa del G-8

La medida anunciada hace efectiva la promesa que realizó el Grupo de los Ocho (G-8, formado por EEUU, Canadá, Italia, Reino Unido, Alemania, Francia, Japón y Rusia) el año pasado de lograr el perdón de la deuda a los países más pobres.
El acuerdo del Banco forma parte de una iniciativa más amplia en la que también participan el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Fondo de Desarrollo Africano.
El FMI empezó en enero la condonación de deudas por 4.800 millones de dólares (unos 4.000 millones de euros). El Fondo de Desarrollo Africano perdonará el pago de unos 5.200 millones de dólares (4.334 millones de euros).
Fuera del acuerdo quedan los pagos pendientes al Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
El Banco exige a los países a los que perdona la deuda que cumplan con una serie de requisitos, entre los que se incluyen reformas económicas, como la privatización de empresas estatales en números rojos.
Varios países africanos deberán de alcanzar lo que el Banco califica como «punto final» antes de disfrutar del alivio de la deuda.
Para lograr el punto en cuestión, los países altamente endeudados deben demostrar un historial de estabilidad macroeconómica y abordar reformas estructurales y sociales.
Gran parte de la deuda de las naciones más pobres que forman parte del programa de Países Altamente Endeudados (HIPC) del BM data de la década de 1970 y 1980, cuando muchos gobernantes se endeudaron al creer que continuarían los altos precios de las materias primas.
La caída en la cotización del crudo de principios de 1970 y 1980 arrastró a las materias primas e hizo que los países pobres se enfrentaran a deudas que no podían pagar.