General

Más niños con VIH, pero mejor tratados

Ene 18 2007

Por Mithre J. Sandrasagra

NACIONES UNIDAS, ene (IPS) – La respuesta del mundo para proteger a los niños y niñas infectados con VIH sigue siendo «trágicamente insuficiente», pero esa situación comenzó a cambiar, según Unicef.

La iniciativa «Unidos por los niños, unidos contra el sida», lanzada por Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), tiene el objetivo de ubicar el «rostro oculto» de los más indefensos entre los afectados por el VIH en la agenda mundial.

El estudio titulado «NIños y sida: Un informe de inventario» evalúa la respuesta mundial a la iniciativa en el año siguiente a su inicio, en octubre de 2005.

«Hace un año no sabíamos cuántos niños recibían tratamiento, cuántos gobiernos invertían en los niños y no podíamos afirmar con ninguna certeza cuántos servicios se brindaban a los menores huérfanos por la enfermedad», dijo Peter McDermott, director del programa de sida de Unicef.

«La mayoría de los países no contaban a los niños», explicó McDermott. Pero en un año, Unicef logró establecer datos de base en cooperación con los gobiernos.

Y la agencia identificó algunas tendencias positivas.

«En el último año, hubo un amplio y creciente reconocimiento de la necesidad de intensificar y acelerar acciones hacia el acceso universal a prevención, tratamiento, cuidado y apoyo completos», indica el informe.

Jefes de Estado y de gobierno y sus representantes reafirmaron el compromiso hacia el logro de esa meta para 2010, en la reunión de alto nivel sobre sida celebrado en julio pasado en el recinto de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

En muchas zonas del mundo se han registrado progresos en cuanto a frenar la transmisión del VIH, el virus causante del sida, de madres a hijos.

Por otra parte, en varios países de África oriental y meridional, es creciente la tendencia hacia el acceso universal a la terapia antirretroviral, que detiene el desarrollo de la enfermedad en los portadores.

En Namibia, por ejemplo, la tasa de acceso al tratamiento saltó de seis a 29 por ciento de los portadores de 2004 a 2005. Y cada vez más niños que viven con VIH en todo el mundo reciben hoy los medicamentos, aunque aún son pocos.

Estos avances son consecuencia de la mejora en los análisis, a la capacitación del personal de la salud, al abaratamiento de los medicamentos y a fórmulas más simples, según el informe.

Hace dos años, Unicef manifestaba su preocupación de que varios factores impedían el acceso de niños y niñas al tratamiento. Uno era la falta de capacitación de los trabajadores de la salud en la identificación de los menores portadores. Otro, la falta de medicamentos disponibles y seguros para los niños en los países pobres, dijo McDermott.

Los precios cayeron y los medicamentos ahora son seguros para los niños y niñas, agregó.

Pero esos avances tienen grandes brechas.

En 2005, 15,2 millones de menores de 18 años habían perdido a uno o a ambos padres a causa del sida, 80 por ciento de ellos en África subsahariana. Para 2010, esa cifra se habrá elevado a 20 millones.

Además de los huérfanos, muchos otros niños y niñas están en situación vulnerable a causa del sida, entre ellos aquellos que viven con padres que son enfermos crónicos, los que viven en hogares con otros menores de padres fallecidos y aquellos que perdieron educadores u otros miembros adultos de la comunidad a causa del mal.

La educación, la enfermedad y el bienestar de los huérfanos y otros niños afectados por el sida se ven resentidos.

Los que perdieron ambos padres –sea por sida o por cualquier otra causa– tienen menos posibilidades que el resto de asistir a la escuela, según Unicef.

Para contrarrestar esta amenaza, al menos 20 países de África subsahariana delinearon planes de acción de protección a la infancia vulnerable, y varios otros están en vías de completarlos.

En Sudáfrica, el país con mayor cantidad de húerfanos a causa del sida, más de 7,1 millones de menores de 14 años en condiciones de pobreza recibían fondos del gobierno en abril de 2006.

Botswana y Namibia también aportan dinero a los niños afectados por el sida.

De los 2,3 millones de menores de 15 años con VIH en todo el mundo, unos 780.000 requerían tratamiento antirretroviral en 2005. Y apenas 10 por ciento tenían acceso pleno a la terapia, según el informe.

Aquellos que no la reciben afrontan un gris y breve futuro. Un tercio de los infantes infectados mueren en el primer año de vida, según las estadísticas de la ONU.

Unos 380.000 niños murieron por enfermedades relacionadas con el sida, la gran mayoría por infecciones tratables o evitables por la terapia antirretroviral.

Apenas siete países identificados en el informe suministran el tratamiento a al menos 20 por ciento de los niños y niñas que lo requieren: Botswana (84 por ciento), Cabo Verde (47 por ciento), República Dominicana (23 por ciento), Jamaica (47 por ciento), Namibia (52 por ciento), Ruanda (20 por ciento) y Tailandia (95 por ciento).

Una de cada 10 mujeres embarazadas en capitales de África subsahariana están infectadas con el VIH, y uno de cada tres de sus hijos recibirán el virus en el parto de mantenerse la situación tal como está ahora, según el informe.

Una de cada tres están infectadas en Gaborone, capital de Botswana, y Mbabane, la de Swazilandia, y una de cada cuatro en Maseru, Lesotho, y Pretoria, Sudáfrica.