Manos privadas concentran casi 80% de estaciones de TV en Venezuela

Stella Calloni – www.aporrea.org

Trasfondo

La agitación internacional de medios de comunicación masiva contra la decisión del presidente Hugo Chávez de no renovar la concesión otorgada desde hace más de 50 años a Radio Caracas Televisión (RCTV), intenta evitar “que cambie la grave desigualdad en el uso del espectro radioeléctrico en Venezuela, a pesar de ser considerado un bien de dominio público en el país” señalaron funcionarios venezolanos a este periódico.

También advirtieron sobre el carácter desestabilizador de la campaña “tergiversando la naturaleza constitucional de la decisión”, como dijo el ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información (Minci), Willian Lara.

Sostuvo también que se “tergiversa una decisión soberana y se intenta cuestionar la administración del Estado en áreas estratégicas, tal y como lo establece el texto constitucional en el mantenimiento de nuestra soberanía nacional”.

De acuerdo con los datos del ente regulador de La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) del pasado 27 de enero, 78 por ciento de las estaciones de televisión en VHF son utilizadas por el sector privado, mientras que sólo 22 por ciento por el sector público; y en la banda UHF 82 por ciento son operadas por privados; 7 por ciento por el sector público y 11 por ciento por operadores de servicios comunitarios.

El poder mediático

En el Libro Blanco sobre RCTV publicado por el Minci un grupo de investigadores demuestran la enorme concentración en manos privadas de los medios radioeléctricos de Venezuela, como se vio en el llamado “golpe mediático” (de Estado) el 11 de abril de 2002.

Gustavo Hernández, citado en ese libro, advierte que no se puede llamar “mixto” al sistema de radiofusión que impera en el país, cuando hay una “coexistencia en desigualdad” del régimen privado-competitivo y del público gubernamental.

Esto sucede desde que los gobiernos de Eleazar López Contreras (1936-1941) y Marcos Pérez Jimenes (1946-1958) otorgaron 27 permisos de radiodifusión sonora y cuatro de televisión a sectores privados, respectivamente.

Los dueños reales del espectro radioeléctrico venezolano son las plantas RCTV y Venevisión que “concentran 85 por ciento de la inversión publicitaria en medios de comunicación en el país, tienen 66 por ciento del poder de transmisión, dominan las redes transmisoras y de difusión de la señal y controlan 80 por ciento de la producción y elaboración de mensajes y contenidos que se difunden en Venezuela”, señala Hernández.

La investigación revela la estructura interna de los principales grupos del poder mediático encabezados largamente por la Organización Cisneros (ODC) Venevisión “un holding con tendencia global e inversiones en distintas áreas económicas”. Sólo la industria del espectáculo, le reportó ganancias de cinco mil millones de dólares anuales.

ODC “tiene participación importante en Chilevisión (Chile), Caracol (Colombia), el Caribe (Caribean Communication Network) además de Venevisión, y es el mayor accionista de la cadena estadunidense Univisión y la señal de Galavisión para el público de habla hispana en Estados Unidos.

También en Aol Latinoamérica, junto con América On Line, uno de los principales proveedores de Internet, controlando importantes portales. Además es dueño de 80 empresas a nivel nacional e internacional en sectores todos estratégicos.

Conformado por Gustavo, Ricardo y Marion Cisneros la mayoría de sus empresas “no posee accionistas directos, sino que a través de razones sociales amplía enormemente el espectro de compañías que maneja” que van desde productoras de discos, Pepsi Cola, cosméticos, Pizza Hut, y otra cantidad en todas las cuales posee más de 50 por ciento de acciones.

El grupo Cisneros controla además 47.5 por ciento del canal de señal abierta Vale en su relación con capitales extranjeros, participando así en otras empresas, como FM Center Concesionaria, cuya Junta directiva forma parte de ODC.

En segundo lugar se ubica 1BC.RCTV que -señala el informe- se conoció como grupo Phelps en los años 20. En 1929 se constituía como holding empresarial Sindicato Phelps. En 1930 incursionó en comunicaciones, apoyado por RCA -productora de aparatos radiofónicos que Phelps distribuía en Venezuel- fundando la 1Broadcasting Caracas (1BC), la primera emisora comercial en el país. En 1936 asume la nominación de Radio Caracas Radio (RCR) y en 1953 aparece Radio Caracas Televisión (RCTV).

El grupo, encabezado por Peter Bottone, principal accionista, Marcel Granier Haydon, integrantes de la familia Phelps y otros “posee más de 80 por ciento del capital Social de cinco empresas que operan en Venezuela” como RCTV, FM, RCR, Recorland y Linea Aérea Aerotuy.

Las empresas donde el grupo no posee el ciento por ciento, están asociadas a la razón jurídica extranjera Coral Sea Inc. “Coral Pictures, ubicada en Miami, comercializa a nivel mundial 1BC y en menor potencia posee la misma estructura de concentración de propiedad que ODC”.

En el tercer puesto se cita al Grupo Nuñez, Zuluaga, Mezerhane&Ravell, Globovisión. Sus dueños encabezados por Luis Teófilo Nuñez Arismendi y otros poseen 89.9 por ciento del capital social del operador de señal abierta Globovisión y Monserrt S.A el resto. Inició operaciones en 1994 y es el primer operador especializado en información en Venezuela, además vinculado con prensa escrita, nexos bancarios, turísticos, cuyas acciones pertenecen a la empresa extranjera Humboldt Internacional Limited, con una cantidad de agencias de publicidad asociadas.

En el cuarto lugar los investigadores ubican al Bloque de Armas Meridiano TV -encabezados principalmente por Andrés Armando y Martín De Armas Silva- cien por ciento operador de TV del mismo nombre que tiene además un fuerte poder en las industrias de entretenimiento, siendo el resto del capital social de Overseas Trading Investment. S.A. que a su vez tiene periódicos y revistas de deportes, entretenimiento y la empresa editorial Primavera SA que imprime textos escolares y revistas varias.

Siguiendo este esquema está el Grupo Imagen La Tele, encabezado por Fernando Fraíz Trapote, Elías Tarbay Assad y otros cuatro socios, varios de los cuales están, a su vez, en la Junta Directiva de la Operadora Cablevisión SA, “a pesar de que cien por ciento de las acciones pertenecen a la extranjera Telecom Trading Corporation , vinculada a Airtel”.

Este grupo “es operador de TV señal abierta UFH la Tele que inició operaciones en diciembre de 2002″ y está vinculado a diversas empresas, entre ellas de publicidad.

Finalmente se cita al Grupo Camero Televen integrado por Inversiones Cuatro Treinta CA, registrada en el estado de Guárico con 94.4 por ciento y asociada a Marbrid empresa con sede en Panamá (3. 5 por ciento). Tiene relaciones con el periódico Quinto Día, entre otros.

Aunque resumido este es el esquema del poder mediático que impera en Venezuela, que forman parte del poder económico con multimillonarias ganancias incrementadas ahora con aportes desde Washington en la guerra sucia informativa contra el gobierno venezolano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.