General

PENA DE MUERTE: LUZ VERDE A LA MORATORIA UNIVERSAL

Jun 11 2007

Por Elisabetta Zamparutti (*)

ROMA, May (IPS) Durante el último Consejo de Asuntos Generales de la Unión Europea (14-15 mayo) el gobierno de Italia y la presidencia alemana de la UE recibieron el mandato para presentar una propuesta de moratoria universal de las ejecuciones capitales, de solicitar el apoyo de otras naciones y de negociar la modalidad de discusión con la presidencia de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Esta decisión es un paso adelante en la campaña decenal de 14 años de Que Nadie Toque a Caín y del Partido Radical para obtener que la Asamblea General apruebe la moratoria universal de la pena de muerte.
Aunque desde hace tiempo existen las condiciones para obtener ese resultado, la UE hasta ahora lo había obstaculizado.

El 16 de abril Marco Pannella, Sergio D’Elia y otros militantes radicales iniciaron una huelga de hambre a ultranza en apoyo a la moratoria que influyó en la decisión de la UE de poner fin a una larga serie de dilaciones y reforzó la posición del gobierno italiano de llevar a cabo lo que en reiteradas ocasiones el Parlamento italiano (unánimemente) y el Parlamento Europeo (por gran mayoría) reclamaban: que la Asamblea General de la ONU pueda aprobar la propuesta de la moratoria universal y con ello ampliar la esfera de la intangibilidad de la dignidad humana.

La resistencia de los países europeos a conceder a otros los mismos derechos que han conquistado para sí mismos -en este caso la abolición de la pena de muerte- ha sido ardua de superar.

En 1994 una propuesta italiana de moratoria fue rechazada en la Asamblea General por sólo 8 votos (faltaron los votos de 21 gobiernos europeos que se abstuvieron). En 1999 la UE presentó una propuesta de resolución que retiró en el último minuto. Según Francesco Fulci, que era entonces embajador italiano ante las Naciones Unidas desde Bruselas «nos llegó la orden, a todos los embajadores europeos, de suspender toda iniciativa.».

En el 2000 el gobierno de Silvio Berlusconi fue blanco de duras polémicas por no haber cumplido con el mandato de presentar la propuesta de moratoria a la Asamblea General. En julio del año pasado la Cámara de Diputados italiana solicitó unánimemente al gobierno de Roma que presentase a la Asamblea General la propuesta de moratoria, pero Italia y la UE optaron por una declaración -desprovista de valor
formal- que presentaron el 19 de diciembre.. .

El 2 de enero de este año el gobierno italiano declaró su compromiso de empeñarse a que la presente Asamblea General de la ONU coloque en su orden del día el tema de la moratoria universal de la pena de muerte. Lo hizo después de que Marco Pannella, que había comenzado una huelga de la sed en contra de la ejecución de Sadam Hussein, inmediatamente después de la muerte del dictador la convirtiera en una huelga de hambre por la moratoria.

Sin embargo, el Consejo de Asuntos Generales pospuso una vez más la presentación de la propuesta de moratoria y continuó recogiendo apoyo para la declaración, que ya han firmado 92 gobiernos. Entretanto, la iniciativa para la presentación de la propuesta de moratoria recibía un constante y creciente apoyo, lo que finalmente inclinó al Consejo a respaldar la propuesta de moratoria.

Las condiciones para vencer existen desde hace tiempo. Según las previsiones de Que Nadie Toque a Caín, la propuesta de moratoria será aprobada por la Asamblea General; recibirá entre 104 y108 votos positivos, entre 61 y 68 votos negatiivos y entre 16 y 20 abstenciones.

Gracias a la campaña no violenta de Que Nadie Toque a Caín y del Partido Radical se ha logrado el acto políticamente decisivo de preparar un texto de resolución de moratoria y a la iniciación, por parte del gobierno italiano y de la Presidencia de la UE, de la búsqueda de co-patrocinantes de la propuesta. Este último aspecto responde a la necesidad de evitar que una iniciativa de tal importancia quede exclusivamente en manos de la UE, relegando así la universalidad de la moratoria a un viejo esquema que no es digno del objetivo que se persigue.

Las próximas semanas serán decisivas para el alcance de la aprobación de la moratoria universal de las ejecuciones capitales por parte de la Asamblea General en curso. Por ello, luego de la suspensión de la huelga de hambre por 36 horas para celebrar el resultado obtenido por el gobierno italiano en el Consejo de Asuntos Generales, Marco Pannella, Sergio d’Elia y sus compañeros decidieron proseguir con la huelga de hambre. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Elisabetta Zamparutti, editora del informe anual sobre La Pena de Muerte en el Mundo de Que Nadie Toque a Caín y dirigente del Partido Radical.