General

Soldados Muertos… Sueños Muertos

Ago 20 2007

Por Mumía Abu-Jamal

Si hay algo que los soldados no necesitan saber es que, «La Guerrra es un Infierno».

Atraídos al ejército por la reducción de trabajos en las fábricas, por la falla del sistema educativo y por la promesa de tener dinero para la Universidad, este, así llamado «ejército voluntario,» está atrapado en un prisma de miedo, esperanza y destino.

Para muchos, el ejército es la última esperanza, la mejor oportunidad para terminar la educación, una forma de dejar atrás la triste, desesperante realidad de la vida de todos los días en los Estados Unidos.

Miedo, porque muchos jóvenes sufrieron un profundo y descorazonador susto cuando vieron los aviones estrellarse en las torres gemelas en Manhattan; esperanza, porque, dada la desesperanza endémica en muchas comunidades rurales y urbanas, había la gran ilusión de que una accion militar ayudaría a re-establecer el sentimiendo de seguridad que se había totalmente evaporado el 11 de setiembre; y destino, esa fuerza ciega que gobierna los tortuosos caminos de la vida.

Desgraciadamente, los que detentan el poder en Washington tenían otras ideas.

Borrrachos en sus vinos de victoria y de poder ejecutivo, un cuadro de neo-conservadores arremetió con sus sueños imperiales de dominación tan lejos como sus imaginaciones pudieran alcanzar.

Naturalmente, ocurre que quisieron abarcar mucho. El resultado es un estado de desastre universal, cuyo final sólo podemos muy cautelosamente concebir.

Quienes son los soldados que han sido entrenados, que han aprendido a matar y que han sido enviados a los campos de batalla? En la «Operación Libertad Permanente» (o es en verdad «Ocupación Permanente»?), hay 37,000 soldados con uniformes norteamericanos, pero que no son ciudadanos de los Estados Unidos. Ellos tienen la esperanza de vivir lo suficiente para beneficiarse de un programa que les permitiría obtener inmediatamente la ciudadanía norteamericana, sin tener que esperar los usuales 5 años.

Treinta y siete mil soldados que no son ciudadanos de los Estados Unidos!

Esta es parte del debate sobre immigración que no escuchamos en los vociferantes corredores del Congreso norteamericano.

El mejor lugar que tiene el ejército de los Estados Unidos para reclutar soldados está en Tijuana, Méjico.

Cuando Usted escucha los nombres de los que acaban de morir en la guerra, es muy probable que entre ellos haya más de uno que no fueron ciudadanos estadounidenses. Sus apellidos hispanos muestran su ascendencia mejicana y no puertoriqueña.
Ellos no son la ideal figura de cartón que el Pentágono trató de vender en el caso de Pat Tillman.

Hombre musculoso que fué atleta profesional, que se enroló en el ejército en los días gloriosos que siguieron al 11 de Setiembre, los que lo mandaron al Cementerio Nacional de Arlington no fueron ni los de Al Qaeda, ni los del Talibán, tampoco los «terroristas» que «odian nuestras libertades».

Quienes mataron a Pat Tillman fueron norteamericanos que estaban disparando al enemigo.
Tillman, como la mayoría de nosotros, fué mucho más complejo que los periódicos y las cadenas de noticias quiseron sugerir.

Uno de sus autores favoritos fué el linguista del Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT, y crítico de la guerra, Noam Chomsky. Tillman también detestó lo que vió y vivió en el Medio Oriente.

Si estuviera todavía vivo, él probablemente estaría a la vanguardia de las demostraciones contra la guerra.
Roma, cuando estaba en sus últimos años, prometía una forma baja de ciudadanía a los bárbaros en sus fronteras que querían ir a la guerra en favor del imperio. Al Romano promedio, le prometían pan y circo.

Como Roma, el Imperio Norteamericano promete una forma baja de ciudadanía a gente en la frontera, mientras guerras se desatan alrededor de ellos y la xenofobia alcanza niveles letales. No promete pan y circo, sino Idolo Norteamericano y la oportunidad de aparecer en un programa de Televisión Real.

Mumía Abu-Jamal