General

Steve Biko, mártir de la Conciencia Negra

Sep 20 2007

Por Pierre Prêche (*)

Estrella fugaz de la lucha por la liberación de los negros de Sudáfrica y del mundo, Steve Biko nació en 1946 en un township (asentamiento urbano creado en tiempos del apartheid para gente de raza negra en Sudáfrica, N. de T.) de la provincia del Cabo y murió a consecuencia de las torturas y tratamientos inhumanos infligidos por la policía terrorista del régimen del apartheid. ¿Coincidencia? El fundador del movimiento de la Conciencia Negra falleció el 12 de septiembre de 1977, el mismo día que su padre Mzimkhayi que también murió asesinado por un policía blanco el 12 de septiembre de 1951 en una reunión de militantes.

La vida de Steve Biko ha sido escrita, cantada e inmortalizada por el Biko de Peter Gabriel o por la película Cry Freedom (Grita Libertad, N. de T.) que al mismo tiempo descubrió a una estrella ascendente del cine en la persona de Denzel Washington. La resistencia heroica de Biko es bien conocida, su trayectoria de rebeldía contra el orden racista y segregacionista comenzó desde la escuela secundaria de la que fue expulsado por su actitud contra el establishment. Ciertamente con un padre y un hermano implicados en la causa antirracista tenía que salir de tal palo tal astilla.

Steve Biko creó el primer sindicato de estudiantes exclusivamente negro en 1969, el South African Students Organisation (SASO) e innovó el combate de liberación concentrándose en la dimensión psicológica, la conciencia de los negros, única instancia de la que según él surgiría un proceso revolucionario. Por esta razón se separó de los liberales blancos antiapartheid, para volcarse en la unificación de los esfuerzos de los propios negros entre ellos. Una actitud y estrategia que lo distinguían claramente de otros partidos comprometidos en la lucha de liberación, como el ANC. En este contexto produjo una filosofía política, un enfoque de la conciencia negra que sigue siendo actual y adaptable a los diferentes entornos sociopolíticos.

Carismático y elocuente, Biko, el militante, el antiguo estudiante de la escuela de medicina, dijo:

«Los negros están cansados de ser espectadores del juego que ellos deberían jugar. Quieren hacer para y por sí mismos las cosas que les incumben”.

«La Conciencia Negra es una actitud del espíritu y una manera de vivir, la más positiva, que tiene que emanar siempre del mundo negro. Su esencia es la realización por el hombre negro de la necesidad de unirse con sus hermanos en torno a la causa de su opresión –el color de su piel- y actuar en grupo para liberarse de las cadenas que los atan a la servidumbre perpetua».

«No necesitamos que nos recuerden quiénes somos, el pueblo indígena, pobres y explotados en la tierra donde nacimos. Esos son los conceptos que la Conciencia Negra quiere erradicar del espíritu del hombre negro antes de que nuestra sociedad sea arrastrada al caos por personas irresponsables con un equipaje cultural hecho de Coca-Cola y hamburguesa”.

«Hombre negro estás en tu derecho, estás en tu casa». (Lema de la organización SASO).

«Lo primero que tienen que entender los blancos es que sólo son humanos, no superiores. Y lo mismo los negros, tienen que entender que son humanos, no inferiores”.

«Si no vives con dignidad estás muerto, y cuando estás muerto no eres nada”.

«El arma más poderosa del opresor es el espíritu del oprimido».

«El principio básico de la Conciencia Negra es que el negro debe rechazar todos los sistemas de valores que tienden a hacer de él un extranjero en la tierra donde nació y a reducir su dignidad humana fundamental”.

«Ser negro no es una cuestión de pigmentación Ser negro es el reflejo de una actitud mental».

«Es necesario ver la verdad, es el único camino para el cambio de estas gentes que perdieron su personalidad. La primera etapa es hacer que el hombre negro vuelva en sí, inyectar de nuevo la vida en su caparazón vacío, infundirle orgullo y dignidad y recordarle su complicidad en el crimen al aceptar que lo utilicen dejando así reinar al mal supremo en su país de nacimiento”.

«Simplemente, al definirnos como negros emprendemos el camino hacia la emancipación, nos comprometemos a luchar contra todas las fuerzas dirigidas a utilizar nuestra negritud como marca de servilismo”.

El joven de 30 años que la brutalidad afrikáner arrancó a su pueblo siguió siendo muy popular y su legado de orgullo nacional negro contribuyó a forjar la Sudáfrica de hoy, sirviendo además de referencia constante de la dedicación y la lucha sincera contra el racismo.

Los acentos “fanonianos” de Biko son bastante identificables aunque él no insinúa que se haya inspirado en su hermano de lucha, el negro emblemático, pensador martiniqués y revolucionario. Hay que señalar que ambos, Fanon y Biko, formados en medicina, percibieron con agudeza la dimensión patológica del problema negro, el complejo de superioridad del blanco y de inferioridad del negro. Desde este punto de vista la Conciencia Negra puso en marcha una terapia que pretendía incidir en la actitud mental por la que el negro suscribe, cuando no reproduce, el servilismo. Un enfoque de la actitud mental que probablemente falta en la comprensión contemporánea de los comportamientos regresivos e inconsecuentes que muchos africanos, especialmente las elites, demuestran con una inquietante permanencia.

Una herencia que debe fructificar.

Gracias Biko.

(*) Periodista del equipo editorial de afrikara.com