General

Déficit informativo sobre el cambio climático

May 29 2008

Por Mario Lubetkin (*)

ROMA, May (IPS) Para un sector de la opinión pública el agravamiento del cambio climático es la mayor amenaza que enfrenta la humanidad,mientras el resto lo sitúa en el segundo o tercer grado de gravedad. Pero no hay humano medianamente informado que lo considere por debajo de esa aterradora clasificación.

Cabe por lo tanto que nos preguntemos si en este asunto los medios de comunicación están cumpliendo un papel a la altura del desafío y si están asumiendo la misión de generar conciencia sobre la magnitud del problema.

En términos generales y en el aspecto cuantitativo si examinamos los medios a lo largo de los últimos tres decenios, es evidente que el espacio dedicado a los temas ambientales han aumentado significativamente aunque es claro que dista de ser suficiente. Lo logrado es mérito indudable de los miembros de la comunidad científica que, tachados al inicio como indeseables profetas de desventuras, supieron explicar, convencer y orientar al público y a los medios de
comunicación en particular.

Pero el espacio dedicado actualmente a los temas ambientales es mayormente el resultado de una actitud pasiva de los medios, que reflejan las denuncias y las consignas de los científicos pero no suelen ir más allá, aunque por cierto hay incomiables excepciones. Y si esto ha infundido justificada preocupación en algunos sectores de la opinión pública, no se ha traducido ni en mínima parte en el cambio de comportamiento masivo que será necesario para revertir una situación que se agrava progresivamente.

En efecto, el Protocolo de Kyoto adoptado en diciembre de1997 estipula el compromiso de reducir las emisiones de gas invernadero en 5 por ciento para el año 2012. Pero esas emisiones no se han contenido sino que han aumentado desde entonces. Además, existe consenso sobre la insuficiencia de los objetivos del Protocolo de Kyoto (aún no
ratificados por los Estados Unidos y otros países), y por ende de sellar -y aplicar rigurosamente- acuerdos de mayor impacto ambiental.

Esa meta no se podrá alcanzar sin una presión firme y constante de la ciudadanía informada y responsable sobre los gobiernos y las empresas e impulsando una más efectiva acción de la sociedad civil. Y es impensable que la ciudadanía asuma esa función si no es informada, orientada y estimulada por los medios de comunicación.

Desde el enfoque del periodismo ambientalista, la misión de los medios debe incluir los aspectos siguientes:

-Informar objetivamente sobre los peligros relacionados con el cambio climático sin caer en una suerte de terrorismo ecológico.

-Hacer comprender que la protección ambiental no es adversa al desarrollo económico y que los dos conceptos se armonizan en el paradigma del desarrollo sustentable.

-Difundir las iniciativas y las propuestas sobre estrategias tendientes a determinar una reducción de las emisiones en los países desarrollados, mientras el aporte de los países en desarrollo consistirá en adoptar estrategias más sostenibles que no afecten el crecimiento económico continuado al que tienen derecho inalienable.

Este es un aspecto fundamental y al mismo tiempo es un tema conflictivo, ya que requiere estrategias y tratamientos diferentes entre los países industrializados y los que aún no han alcanzado la industrialización y el desarrollo. Los primeros, mediante un consumo intensivo de energía que en sus orígenes fue ineficiente y altamente contaminante, son los responsables del estado actual de cosas y deben reducir sus emisiones significativamente, mientras los segundos necesitan aumentar su consumo de energía para desarrollar sus economías.

Para que este aumento sea compatible con los objetivos de Kyoto y de los instrumentos que se adopten sucesivamente, los países industrializados deben cooperar ampliamente con los países en desarrollo para ayudarlos a incorporar tecnologías limpias y eficientes mediante sostén financiero y tecnológico. Esta diferenciación estratégica entre norte y sur es resistida por sectores influyentes de los países industrializados, lo que requiere una labor de esclarecimiento y de persuación por parte de los medios de comunicación.

-Relacionar la sustentabilidad ambiental con la lucha para erradicar la pobreza y el hambre en el mundo. En el contexto de los Objetivos para el Desarrollo del Milenio la erradicación de la pobreza figura en el objetivo 1 y la sustentabilidad ambiental en el objetivo 7. Esta relación es indisoluble ya que los cambios climáticos penalizan
principalmente a los más pobres.

-Los medios deben destacar a través de la información las buenas prácticas ambientales pero sobre todo deben propiciar un cambio cultural y de comportamiento de largo plazo. Como dice el académico de la Universidad de Pekín Chai Szu Kiang, hablar de cambio climático es pensar en las próximas generaciones y ser capaces de transformar esta crisis en una oportunidad.

Aunque es justo reconocer que en las últimas décadas la cantidad de espacio dedicado a los asuntos ambientales ha aumentado, también es justo esperar que ahora los medios de comunicación pasen a una fase cualitativamente superior, lo que supone que los periodistas abandonen una actitud de reflejo informativo, y actúen activamente sobre la opinión pública y los factores de poder para inducirlos a cumplir con los objetivos fijados por la comunidad internacional para alejar el espectro del cambio climático. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Mario Lubetkin es el Director General de la agencia informativa Inter Press Service (IPS).