General

AMBIENTE: UN EJEMPLO DE RESPONSABILIDAD EMPRESARIAL

Jun 28 2010

Por Carlos Brito (*)

LOVAINA, Jun (IPS) Las empresas están volviéndose más conscientes de desafíos tales como el cambio climático, la escasez de agua y la dependencia de los recursos finitos. No hay duda de que nuestros recursos naturales deben ser usados sabiamente, con un énfasis en aliviar nuestro impacto en el planeta.

La responsabilidad ambiental es importante para las compañías, no sólo porque es el camino correcto para operar sino también porque es el pilar fundamental de su estrategia comercial a largo plazo.

Cada vez más empresas están respondiendo al desafío. Ya sea en la agricultura, en la venta al por menor, en la manufactura, en el embotellado o en las fábricas de cerveza, grandes y pequeñas industrias a lo largo y ancho del mundo están haciendo lo suyo para la conservación de los recursos naturales, reconociendo que todos deben dar su aporte.

En Anhauser-Busch InBev, nosotros seguimos el rastro de nuestros impactos ambientales tan de cerca como cuando controlamos los datos sobre nuestro comportamiento financiero. Como la más grande fábrica de cerveza del mundo que somos, estamos sumamente conscientes de las necesidades de recursos naturales de nuestra cadena de suministros, en particular del principal ingrediente de nuestros productos, el agua.

El uso eficiente del agua es esencial para un continuo y sostenible crecimiento de nuestro negocio en todo el mundo, por lo cual nos hemos puesto una meta ambiciosa para bajar las cifras de nuestro uso de agua y llevarlas a 3,5 hectolitros de agua por cada hectolitro de producción para fines de 2012, lo que representa un 30% de reducción por unidad de producción con respecto a 2007 y permitirá ahorrar suficiente agua como para llenar 25.000 piscinas de medidas olímpicas.

Tenemos confianza en que podremos llegar a esta meta dados los grandes avances que hemos hecho ya en algunas de nuestras fábricas de cerveza en diversos países. En Estados Unidos, por ejemplo, nuestra fábrica de Cartersville, Georgia, está ya por delante de nuestro objetivo de 3,5 hectolitros. Y nuestra cervecería de Wernigerode, Alemania, puso ya la medida de nuestras posibilidades de reducción de uso de agua, al alcanzar un promedio anual de 3,09. Asimismo, nuestra fábrica de Jaguariuna, Brasil, ha bajado el uso de agua en un 9% de 2007 a 2009, ahorrando así más de 1 millón 700 mil hectolitros de agua.

Para Anheuser-Busch InBev, nuestro nuevo objetivo en el ahorro de agua es una de las más agresivas entre las varias metas ambientales globales que anunciamos en marzo último como parte de nuestro propósito de ser la «Mejor compañía cervecera en un mundo mejor» y de nuestro compromiso para estimular un consumo responsable de bebidas como la nuestra, la sostenibilidad ambiental y el compromiso de la sociedad con el ambiente.

Además del objetivo de reducción del uso de agua en nuestras fábricas hemos puesto la meta de alcanzar un 99% de reciclaje y reutilización y un 10% de reducción de las emisiones de dióxido de carbono y del uso de energía por hectolitro de producción para fines de 2012.

También estamos trabajando en cuestiones ambientales fuera de los muros de nuestras fábricas con nuestros proveedores y nuestros amigos en las comunidades. Cada año, en el Día Mundial del Ambiente, una iniciativa de las Naciones Unidas, nuestras fábricas de cerveza y otras instalaciones de la empresa llevan a cabo cientos de actividades de diverso tipo en defensa del ambiente en muchos países, entre ellas limpieza de ríos y días de uso de la bicicleta para ir al trabajo, así como campañas de reciclaje.

Aunque quizás no haya acuerdos en cada uno de los asuntos ambientales, debemos todos dar nuestra contribución a favor de un progreso efectivo en cuanto a preservar los recursos naturales y proteger al mundo en el que vivimos. Utilicemos las oportunidades de ayudar a hacer realidad el sueño de un mundo mejor para nuestra generación y las generaciones que vendrán. (FIN/COPYRIGHT IPS)

(*) Carlos Brito, CEO Anheuser-Busch InBev. Esta columna es parte de una serie de artículos de opinión y de entrevistas sobre la responsabilidad social y ambiental patrocinada por Anheuser-Busch InBev.