General

Avanza cooperación entre empresarias españolas y africanas

Jun 29 2010

Por Tito Drago

MADRID, 28 jun (IPS) – Sólo dos por ciento de las mujeres africanas poseen cuenta corriente en un continente donde 80 por ciento de los alimentos son producidos por ellas.

Asociaciones empresariales de Europa y África se reunieron del 25 al 27 de este mes en Madrid para discutir la forma de replicar en la economía los avances en igualdad de género que se han logrado en el campo de la política.

La conducción femenina de empresas en España ya está produciendo mejorías en la situación de ellas y contribuyendo de manera importante a romper las barreras existentes, dijo a IPS la ministra de Igualdad de España, Bibiana Aído.

La ley de igualdad de género aprobada en 2007 en España con el apoyo de fuerzas de oposición, excepto el centroderechista Partido Popular, estableció que las mujeres deben ocupar al menos 40 por ciento de los lugares de las listas electorales en tramos de cinco puestos, salvo en las localidades de menos de 5.000 habitantes.

También se obliga a las empresas con más de 250 empleados a negociar con los agentes sociales planes de igualdad y prevé que, en un plazo de ocho años, los consejos de administración de las grandes compañías tengan al menos 40 por ciento de integrantes mujeres.

Un firme compromiso de cooperación entre asociaciones y empresarias europeas con emprendedoras africanas fue la principal conclusión del Encuentro de Emprendedoras Africanas y Españolas, organizado por la Fundación Mujeres y financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Más allá de los análisis a fondo, impactó un hecho relatado por la empresaria senegalesa Marie Thiaré, quien dijo que ella hace sus tarjetas de visita a mano, con un bolígrafo, porque no tiene posibilidad de imprimirlas.

Esa anécdota muestra la precariedad con que las mujeres africanas deben encarar su trabajo en la mayoría de los países y, en especial, en las zonas agrícolas.

Totalmente distinta es la situación en Europa, donde cualquier persona tiene la posibilidad de encargar tarjetas de este tipo y la mayoría disponen de computadoras e impresoras para imprimir lo que deseen.

Thiaré subrayó que en su país son las mujeres quienes están al frente de las actividades económicas, debido a que los hombres se ven obligados a emigrar –casi todos a Europa– en búsqueda de trabajos que les permitan remitir fondos para asegurar la subsistencia de sus familias.

En la inauguración del encuentro, la emprendedora africana afirmó que dar más poder a las mujeres no solo significa fortalecer el desarrollo de sus países sino que también es hacer justicia. «Las mujeres son más eficientes y usan mejor el dinero», sostuvo.

La finalidad de darles más poder a las mujeres es modificar los tradicionales repartos de papeles entre ellos y ellas, desiguales no sólo en África sino también en España, planteó.

Thiaré también destacó que el empoderamiento femenino en África fortalece el desarrollo en un continente donde 80 por ciento de los alimentos son producidos por mujeres, la mayoría de ellas trabajando de manera informal, «algo que también debe ser puesto en la lista de reivindicaciones».

Esa informalidad, dijo la secretaria de Estado de Cooperación Internacional de España, Soraya Rodríguez, se manifiesta en muchos aspectos, pero destacó uno: que en África solamente dos por ciento de las mujeres tienen cuenta corriente.

«Cuanto más pobre es un Estado, más importante es la labor de sus mujeres», planteó Rodríguez, por lo que la cooperación española integró desde 2004 las políticas de género como eje transversal, lo que permitió multiplicar por cuatro las acciones para mejorar la situación de la población femenina africana.

Un informe realizado por la Cátedra de Emprendedores de la Universidad de Cádiz, presentado este lunes en esa ciudad ubicada en el extremo sudoccidental de España, analiza a fondo los rasgos diferenciales entre las emprendedoras y los emprendedores en la península ibérica y afuera.

El estudio, basado en una encuesta realizada a 800 empresarias y empresarios y en fuentes documentales de diversos orígenes, recomienda el diseño de políticas públicas para impulsar la igualdad de género en la creación empresarial.

Un dato que llama la atención es que en 2009 solo 8,2 por ciento de las acciones emprendedoras en España fueron realizadas por mujeres, la mayor parte en el sector de la producción de artículos de consumo, seguido de la industria.

El estudio aconseja mantenerse al día sobre los emprendimientos dentro y fuera de las fronteras nacionales, acercar las instituciones financieras a los proyectos, activar la información y la formación e impulsar la constitución de equipos mixtos de emprendedores, sobre todo en la dirección de las empresas.

En el encuentro, donde participaron mujeres de España y de 28 países africanos, también se montaron un centenar de kioscos en los que las emprendedoras pusieron a la venta objetos de artesanía, productos agropecuarios, así como muebles y artículos audiovisuales y de informática, todo ello financiado por la AECID. (FIN/2010)