General

Por un gol en 2015

Jun 16 2010

Por Laure Pichegru

JOHANNESBURGO, jun (IPS) – La Copa Mundial de la FIFA 2010 en Sudáfrica parece ir en rumbo opuesto a los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el Milenio: mientras se desarrolla el torneo, ni un solo niño o niña de este país acude a la escuela.

Por supuesto, es temporal: las vacaciones del invierno austral han sido extendidas para que los colegios se mantengan cerrados durante las competiciones.

Pero hay 43 millones de niños y niñas en África subsahariana que en ningún momento del año pueden estudiar, según el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo, esto es, más de un tercio de los 115 millones de niños en el mundo que no concurren a un colegio.

Muchos millones más tratan de estudiar en situaciones pésimas: edificios inadecuados, maestros con exceso de trabajo y clases superpobladas.

La adopción de programas para una educación universal ha incrementado el número de niños y niñas en los salones, pero permanecen muchos otros problemas.

En Kenia, el número de asistentes a escuelas primarias se duplicó desde 2003: 80 por ciento de los niños en edad de estudiar están ahora matriculados. Pero, como el gobierno no tiene medios económicos para pagar y capacitar a nuevos maestros, los salones de clases están superpoblados y la calidad de la enseñanza ha decaído.

En Sierra Leona, las autoridades contrataron a más maestros para afrontar el alza de la matriculación. Pero ahora el Departamento de Educación afirma que no puede pagarles.

«Aun cuando los jóvenes accedan a la enseñanza en África, no es una enseñanza de calidad», afirmó Salim Vally, portavoz de la sudafricana Red de Participación Pública en Educación (PPEN, por sus siglas en inglés).

Junto a sindicatos y otras organizaciones de base, PPEN es uno de los 20 grupos africanos que sumaron a la campaña 1GOAL.

Lanzada en 2009, la iniciativa tiene la misión de usar el campeonato de la FIFA (Federación Internacional del Fútbol Asociado) que se desarrolla en Sudáfrica como plataforma para presionar a los líderes mundiales a que cumplan los Objetivos del Milenio para 2015.

Garantizar la enseñanza primaria universal y darle oportunidades educativas a niñas y adolescentes en todos los niveles son dos metas clave para África.

«Nos estamos uniendo en una sola voz para garantizar que la educación sea una prioridad», dijo Alex Kent, jefe de 1GOAL en Sudáfrica.

«Queremos asegurar que se apliquen políticas, que se utilice el dinero, que las niñas tengan oportunidad de aprender», añadió.

El acceso a la educación es particularmente desigual en Sudáfrica: «Los ricos tienen una enseñanza de calidad, pero la vasta mayoría de los niños y niñas no. Sólo siete por ciento de nuestras escuelas tienen una biblioteca, y el hábito de leer es muy importante», dijo Vally a IPS durante una marcha el 10 de este mes en Johannesburgo.

«Si podemos ser sede de la Copa Mundial, que cuesta más de 60.000 millones de rands (7.800 millones de dólares), seguramente podemos proveer a nuestras escuelas de bibliotecas, libros importantes y maestros bien capacitados», añadió.

Mthunzi Gcinumthetho, alumno de 18 años de la Escuela Albert Street, en el populoso barrio de Soweto, afirmó: «El gobierno nos sigue mintiendo a los estudiantes. Nos dice que está protegiendo los derechos de cada escolar. Pero no es verdad, porque el tipo de escuelas que encuentras en el distrito central de Johannesburgo no son iguales a las de Sandton».

A los colegios de Sandton, una zona rica de la municipalidad de Greater Joburg, no les falta nada: bibliotecas, computadoras, maestros. Pero en muchos centros educativos de Soweto, cinco o seis niños tienen que compartir el mismo libro de texto.

«Aquí en Sudáfrica tenemos las mejores y las peores escuelas en el mundo», dijo Kent. «Queremos asegurarnos de que se apliquen políticas contra la desigualdad. Queremos que todos los países africanos vuelquen 20 por ciento de su presupuesto en educación. Queremos que contraten y capaciten a más maestros».

Justo antes de que terminen las vacaciones de invierno austral y se reanuden los estudios, el presidente sudafricano Jacob Zuma se reunirá con otros jefes de Estado y de gobierno en una cumbre sobre educación que se realizará el 7 de julio en Ciudad del Cabo.

En el encuentro se buscará adoptar un plan de acción para lograr una matriculación universal y que tendrá como meta 2014, año en que la Copa Mundial se celebrará en Brasil. (FIN/2010)