General

Mineros de Chile, pescadores de Galicia

Sep 1 2010

Por Félix Población (*)

Desde hace tres años se sabe que el yacimiento de San José, en el norte de Chile, donde tuvo lugar el derrumbe y se extrae cobre y oro desde 1889, corría este tipo de riesgos. La mina se cerró porque la empresa no cumplía con los requisitos para facilitar la evacuación de los trabajadores. El caso es que la explotación se volvió a abrir y el accidente que ha dejado enterrados a 33 mineros ha permitido descubrir que ninguno de ellos estaba asegurado. El gerente general de la mina dice que el cierre del yacimiento en 2007 había menguado las finanzas de la empresa y por eso no se había podido pagar el seguro a los obreros.

El hundimiento del Prestige hace ocho años enlodó con 67.000 toneladas de fuel las costas de Galicia después de una pésima gestión del accidente por parte del Gobierno del que Mariano Rajoy, actual candidato a La Moncloa, era vicepresidente. En las labores de limpieza del litoral trabajaron 300.000 personas, entre las que figuraban los pescadores gallegos, obligados a cesar en sus habituales tareas a causa de la contaminación del chapapote. Se trataba de un trabajo bien pagado, 35 euros la hora, del que acabamos de saber las previsibles consecuencias a través de un informe publicado en Annals of Internal Medicine.

Nadie les previno entonces a los pescadores de que aquella tarea podía lesionar su hígado o sus pulmones, afectar a su ADN y contraer más riesgos de padecer leucemia o cáncer. Cuentan quienes se embarcaron en aquel apestoso mar de muerte sin las suficientes medidas de seguridad que el hedor del petróleo impregnó su respiración día y noche durante todas aquellas duras y negras jornadas a lo largo de seis meses.

En febrero de este año, el presidente de la Xunta de Galicia -gobernada ahora por el Partido Popular- prologó un estudio, escrito por un profesor de la Universidad de Santiago y diputado autonómico del PP, en el que se niegan los efectos económicos, medioambientales o sobre la salud que tuvo hundimiento del Prestige, según informaba este periódico.

No sé qué dirá el multimillonario Piñera en Chile cuando sean rescatados los mineros, pero si se sirve de la noticia para acicalar su imagen tan a fondo como lo hizo al saber que vivían, no sería raro que imitase a Lola de Cospedad, dirigente del PP, para quien el suyo es el partido de los trabajadores.

(*) Artículo de sección Opinión del diario «Público» de Madrid.