General

Solana: \»A los ciudadanos europeos no se les puede echar de un país europeo\»

Sep 24 2010

JUAN MIGUEL MUÑOZ – El País

El ex representante de la UE opina en contra de la expulsión de los gitanos

Madrid – 24/09/2010 – Alejado desde hace meses de la febril actividad diplomática que ha desarrollado durante dos décadas como ministro de Asuntos Exteriores español, secretario general de la OTAN y Alto Representante de la Política Exterior Europea, Javier Solana comienza a despojarse lentamente de la prudencia extrema que acostumbran a mostrar los responsables de una diplomacia. Durante la presentación del libro Reivindicación de la política (Editorial Debate), una extensa conversación con el director de opinión de EL PAÍS, Lluis Bassets, Solana abordó el asunto candente de la reciente expulsión de los gitanos de suelo francés.

«A los ciudadanos europeos no se les puede expulsar de un país europeo», criticó Solana. «Las normas europeas», añadió tajante, «están para ser cumplidas… Las normas europeas dicen que los ciudadanos europeos tienen libertad de movimientos. Todo el que quiera hacer eso [deportaciones] está haciendo algo que va contra de la ley».

Cuestión de orden

A juicio del político español, el debate que se generó en Bruselas tras la deportación a su país de cientos de gitanos rumanos fue una discusión mal planteada. «Que quede claro el orden. La primera fase es cumplir la ley, y la segunda ver si hay que criticar a alguna persona que pueda haber hecho algún comentario», afirmó en alusión a la comisaria de Justicia, Viviane Reding, y a su comparación de la medida ordenada por el presidente Nicolas Sarkozy con las deportaciones ejecutadas por el régimen nazi durante la II Guerra Mundial. Solana admitió que Reding, a la que definió como una mujer «intrépida», «quizá fue demasiado lejos».

Muy cauto se mostró respecto a la posición de respaldo a Sarkozy adoptada por el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. «Mucho más importante es la posición del Gobierno español en la práctica que cualquier declaración que se hiciera». «España», subrayó, «ha tratado este tema infinitamente mejor que la media de los países europeos».